Inicio » Destacados » Artículos destacados » Cuando el Club Nintendo molaba

Cuando el Club Nintendo molaba

carnetclubnintendo

En 1989 nació el Club Nintendo para Europa. En plena época dorada de la NES y coincidiendo con el año de lanzamiento de Game Boy, la compañía nipona creaba un servicio muy llamativo en aquel entonces que permitía un trato más cercano con los clientes, y que se convirtió en un recurso que aún hoy despierta nostalgia a los jugadores de la época. Hoy, justo el día que Nintendo ha decidido cerrarlo después de 25 años.

Sí, porque el Club Nintendo se ha mantenido desde entonces, aunque ha pasado por etapas muy diferentes con características muy diferentes. Quizá es cosa de que nos vamos haciendo viejos, pero los que vivimos todas estas estas etapas casi seguro nos quedaremos con la primera, y es difícil no recordarla con cariño, cosa que ahora no es tan habitual. No creo que sea solo el tópico del “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Por un lado, para su época aquello resultaba algo relativamente innovador, porque no estábamos tan acostumbrados como ahora a “tratar” con la compañía que nos vendía los productos (ahora a veces hasta nos bombardean), y el mero hecho de tener un carnet como el de la imagen ya era un motivo de satisfacción para los chavalines de la época que no tenía precio (En Galicia a principios de los 90 sin un carnet del Club Nintendo y otro del Xabarín Club no molabas). Por otro lado, con el tiempo se fue perdiendo el “carisma” que la idea tenía en su época inicial, y se convirtió en una fría aplicación en la que conseguir algún que otro regalo canjeando puntos, pero no se veían a chavales en el año 2010 diciendo orgullosos que eran socios del Club Nintendo, se había convertido simplemente en un “estar registrado”, como en otras tropecientas páginas.

RevistasClub

Uno de los alicientes de la época dorada del Club Nintendo era la revista que te enviaban a casa. De periodicidad bimestral y pocas páginas, era un regalo que se apreciaba mucho, coleccionábamos los números y lo ojeábamos una y otra vez para decidir entre esos juegos que acababan de bajar de precio y de los que nos podríamos pedir uno para nuestro cumpleaños, o aprovechábamos esos trucos que nos permitían aprovechar nuestros juegos de diferentes formas. Yo todavía guardo todas y cada una de las mías como oro en paño, y fue una pena el día que dejaron de mandarla en 1995.

Inscripcion

Pero aún había otro punto que hacía del Club Nintendo algo muy especial. Antes de la época de Internet, atascarse en un videojuego podía ser una puñeta, porque no era sencillo encontrar una guía y a veces no quedaba otra que intentarlo hasta desistir sin poder obtener ayuda. Pero el Club Nintendo instauró un servicio telefónico al que podíamos llamar para preguntar por problemas que nos habían hecho atascarnos en un juego, que resultaban de especial utilidad para juegos de RPG, que a veces entre el inglés y la complejidad ya no sabíamos qué narices nos tocaba hacer para seguir la historia. Hoy en día puede parecer una memez, pero en aquel entonces lo flipábamos con esa posibilidad, que nos podía salvar más que un videojuego. Todavía recuerdo la sensación de estar al teléfono con el mando en la mano mientras una operadora me guiaba por algún terrible laberinto.

Pero el tiempo hizo desaparecer también este servicio, que dejó de tener sentido con Internet, y el Club Nintendo perdía otro de los aspectos que lo convertían en algo cercano, y desde entonces quedaría relegado simplemente a una web en la que registrar nuestros puntos y conseguir regalos. Tampoco es que me quejara, y saqué algunas cosas interesantes, pero no tenía nada que ver.

Estatua

Personalmente tengo un poco de mal recuerdo porque en una época que estuve bastante tiempo sin registrar nada y sin entrar a mi cuenta cambiaron el sistema y se cepillaron todos los puntos que tenía, que eran muchos y que casi me habían dado para hacerme con esta figura de Link que era una de las piezas más cotizadas. Pero al margen de mi pataleta personal, que sería culpa mía por no estar más atento (aunque yo creo que estas cosas se pueden “convertir” automáticamente para no tocar las narices al usuario y no pasa nada), la gente se ha quejado durante años del escaso interés de muchos de los obsequios, su alto precio y la facilidad con la que se acababan las cosas más interesantes.

Ahora, su historia se termina, Nintendo pone fin al club (espero que no como una excusa para resetear las estrellas de la gente antes de instaurar otra cosa similar) y ha prometido que creará un programa de recompensas que veremos en qué se concreta.

Y para terminar, no me he podido resistir a compartir esta imagen de nuestros colegas de El Pixel Ilustre, que resume bastante bien la idea de la poca generosidad de los regalos de estos últimos años.

CAMISETA-CLUB-NINTENDOLR

En fin, Club Nintendo, descansa en paz.

Acerca de... Amorin Uzuki

Alfonso I. Amorín es doctor en Historia por la Universidade de Santiago de Compstela . Es un friki de los videojuegos, fan de las series de HBO, la música épica y la cultura japonesa. Actualmente a vueltas con Skyrim, Bayonetta 2, The Witcher y Rogue Galaxy. A petición popular por fin me he hecho un Twitter.

Tal vez te interese

NES

Los mejores juegos de NES [Top Pixfans]

Ha pasado ya mucho tiempo desde que nuestros lectores votaron por sus juegos favoritos de ...

beakman

Beakman vuelve con un cameo en Youtube

Algunos escucharán el nombre de Beakman y no les sonará de nada, pero para otros ...

34 Comentarios

  1. Yo no fui del Club Nintendo, pero ya me hubiera gustado… eso de que te dieran las soluciones de los juegos era una pasada. Descanse en paz.

  2. Fernando Chegüe

    Yo recuerdo que ese servicio nunca llego a México, siempre que compraba una consola veía toda la publicidad y siempre quise ser parte del club, dichosos los que lo disfrutaron.

  3. Acá en Chile nosotros sólo teníamos una Revista Club Nintendo, que básicamente era la versión local de la Nintendo Power más secciones diseñadas exclusivamente en Chile. Después Club Nintendo Chile se convirtió en Club Nintendo Latinoamérica (administrada por mexicanos) y nunca volvió a ser lo mismo :c.

    • Yo llevo años intentando conseguir aunque sea escaneadas un par de revistas del Club Nintendo a las que le tenía un especial cariño porque venía con una guía del Secret of Mana que me fue de muchísima utilidad. Curiosamente una de ellas es la de Metroid que sale en la foto del artículo xD

      Las revistas del club nintendo en Mexico y Chile parece que tuvieron más seguidores, hay hasta blogs que las cuelgan escaneadas (menos las que yo busco snif) como este http://scanclubnintendo.blogspot.com.es/

      • Pues yo las tengo (las españolas), aunque ahora mismo no sé su emplazamiento exacto. Si estás interesado puedo mandártela escaneada 😉

      • No sé si podré pasar links a otras páginas pero por las dudas te dejo esto que encontré hace un tiempo.

        http://www.identi.li/index.php?topic=313803

  4. Curiosamente todo el tema del racaneo empezó a partir de DS y Wii, cuando Nintendo empezó a ganar dinero a expuertas. Con Gamecube y la Advance me pillé 2 camisetas de zelda (Wind Waker y Twilight, un muñeco de Luigi, una guía de mapas de pokémon y algunas cosas más que a saber qué fue de ellas.

  5. Muy buen artículo, me has tocado la fibra sensible con lo de la operadora… ¡qué tiempos!

    Esperemos que el nuevo servicio de Nintendo sea mucho mejor que el actual, no es muy difícil de mejorar la verdad.

  6. Yo entre en el Club Nintendo en el 98 cuando me regalaron por mi cumple la Game Boy Pocket y lo de poder preguntar por correo era de lo mejor, quitando la espera, ya fuese para saber como continuar cuando estabas atascado o preguntar sobre juegos que iban a salir, etc.
    Ahora a ver si de aquí a que acabe consigo algo decente

  7. @amorin: te entiendo. Aún recuerdo cuando tenía los casi 15000 puntos (si mal no recuerdo) que valía la estatua de Link y van los señores de Nintendo y me dicen que mis estrellas habían caducado. Jamás había usado los puntos porque estaba reservándolos para algo que me gustara de verdad y me vienen con esas…
    Bravo Nintendo, bravo.

  8. Cuando tenia 8 o 9 años y me quedaba atrancao en los juegos, les mandaba cartas pidiendo soluciones con 4 o 5 dibujos para compensarles las molestias! Ellos ni las leían ni se que harían con los dibujos. Pero me mandaron una camiseta del Mario party, un quit de pegatinas del Zelda y otro pa tunear mi N64!!! Me encantaban jajaja

  9. Aún recuerdo esa época. Y conservo alguna de esas revistas. La verdad, era una iniciativa bonita que nunca llegó a transformarse en algo verdaderamente útil o relevante. Más tarde, cuando “Club Nintendo” pasó a los kioskos me compraba algún número si llevaba algún poster interesante. pero por dentro era el mismo timo que es hoy en día: un panfleto de publicidad que pagas tú mismo. Los regalos del club Nintendo nunca fueron nada del otro mundo, especialmente comparados con lo que había en UK, USA o Japón. O sea que… a ver qué nos enseñan ahora y Buen viaje Club Nintendo, fué más o menos bonito… 😉

  10. Con todas las ventajas que tenía ser socio de un club, y ni siquiera soy socio de ninguno. 🙁

  11. Yo nunca fui parte del club, ni supe muy bien como funcionaba, lo que sí es que un amigo conseguía las revistas de nintendo power (en inglés) de vez en cuando (en puestos de revistas también las vi), y bueno, nos emocionábamos un montón viéndolas aunque no entendíamos ni la mitad de lo que decía, pero era bueno ver revistas de videojuegos.

  12. [PIXFANS]_fan_FUN

    No sé cómo funcionaba en España en 1989 si es que lo llevaba Spaco S.A. o algo pero aunque no tuve ninguna consola Nintendo hasta la Game Boy Advance recuerdo los vídeos de la Hobby Consolas en los que se presentaba el club Nintendo de España (o por lo menos la parte de Erbe Software) en los que se mostraba una oficina “molona” con móviles (de los que colgaban) de Batman y con simpáticas operadoras que te ayudaban a pasar las fases del Super Mario World. Y sí molaba tener el carnet del club Nintendo como el de Canal + Junior -o que sé yo- el de Megatrix XD.

    Mi relación con el Club “moderno” en cuanto a juegos comprados de GBA y NDS se reducen a dos camisetas: Una de Metroid Prime Hunter DS de diseño molón pero calidad horrenda y otra de Zelda que… jamás me llegó (eso sí, los puntos volaron).

    En fin, descanse en paz el Club Nintendo.

  13. Estoy a punto de cumplir los 30 y todavía llevo el carnet del Club Nintendo en la cartera. Es exactamente igual al de la imagen, sólo que en aquel entonces (93 ó 94) lo de Erbe ya no aparecía, supongo que a raíz de que perdieran la distribución de los productos de Nintendo. Recuerdo ver que, unos años después, el color de los carnets pasó a ser plateado, aunque el diseño era básicamente el mismo.

    Cuando me hice socio, después de que me regalaran una segunda Game Boy, me enviaron una revista, pero fue la última (con la portada del Illusion of Time y que aún conservo), porque aunque en un principio decían en esa misma revista, que la iban a dejar de editar de forma temporal, nunca más se supo.

    Llegué a llamar un par de veces para pedir soluciones o códigos. Y una vez escribí preguntando, también en forma de queja, porque era tan difícil encontrar ciertos juegos o accesorios pasado un tiempo, aunque se tratara de juegos bastante comerciales. Me respondieron y aún conservo la carta. Unos años después, cuando tuve acceso a Internet, llegué a conseguir algunas soluciones, como las del Lufia para SNES o el Zelda de Game Boy. Pero jamás llegué a estar registrado en la web ni nada.

    Como tras la SNES, no volví a tener nunca una consola de Nintendo durante su periodo de vida (las he comprado años después de segunda mano), no volví a saber más del Club ni volví a hacer uso de sus servicios, pues ya ni siquiera enviaban publicidad, como solían hacer de vez en cuando y tampoco sé si con los cambios que menciona Amorin, lo mismo igual hasta dieron de baja a socios antiguos. Aunque esto último es sólo una suposición mía, sobre todo visto lo que pone en la tarjeta de registro que aparece en el artículo, pero puedo decir que yo fui socio durante varios años, al menos así lo atestiguan las cartas de publicidad (aunque tampoco fueran demasiadas) que recibí hasta la época en que salió la GameCube.

    En fin, algo de nostalgia y recuerdos sí, claro, pero aparte de seguir llevando el carnet encima, pues hacía mucho que le había perdido la pista, sólo que estas cosas siempre dan algo de pena, así que hasta siempre Club Nintendo.

    • Yo estoy igual que tu, despues de mas de 15 años, aun llevo orgullosamente mi carnet del club nintendo en mi cartera.

      • ¡Me alegra saber que no soy el único! 😀

        Por cierto, me colé un poco al decir que mi carnet es igual que el de la imagen. Es cierto que también tiene los mismos colores y demás, pero de Mario sólo aparece la cabeza y esa parte blanca va de abajo hacia arriba, con el espacio para escribir el número de socio en la parte inferior. El otro carnet al que me refería, el plateado, no era igual. Lo llegué a ver un par de veces, pero no sé por qué en mi mente aparecía como el mío, sólo que plateado en lugar de negro.

        Supongo que también habrá gente que se acuerde, pero lo del programa de puntos, ya hubo algo anterior a cuando todavía Internet no estaba en absoluto extendido. Hubo un año, no sé si el 95 ó 96, en que los juegos venían con unos puntos y acompañados de un desplegable enorme (conservo los dos que me llegaron a venir), en el que podías conseguir diferentes regalos. Los juegos de Game Boy venían con 5 puntos y los de SNES con 10. El problema es que los regalos, incluso los de menor valor, costaban una cantidad de puntos enorme y en esa época, si comprarte una novedad de Game Boy no era ya precisamente barato, mejor no hablar de las de SNES, que se iban al doble y en ocasiones casi al triple de precio (ahora me quedo estupefacto al ver juegos de PS4 por 90€). Por lo que si alguien llegó a recibir algún regalo de ese programa de puntos, debió de ser bastante afortunado, porque desde luego no era sencillo conseguir puntos suficientes con los precios de aquellos juegos.

  14. Respecto a la imagen de la camiseta, con el sistema de estrellas se podían conseguir cosas, yo me he pillado cosas como CDs de música, videojuegos, la Nintendo DS antes de que saliera al mercado e incluso un montonazo de descargables para Wii. Eso sí, hay que comprar videojuegos, no hecerse el listo querer que con dos juegos pelaos al año te regalen el oro y el moro

  15. La verdad es que yo era chico y no recuerdo si acá en Argentina hubo un Club Nintendo o algo parecido. Actualmente estoy suscrito a la página de Nintendo y recibo mails cada tanto con las novedades, conferencias y demás… pero los premios que hay son caros y en unos meses te los puedes comprar por algún sitio online en apenas un par de dólares, por lo que no vale la pena gastarse mucho comprando esas chucherías.

  16. Yo tenía un cabreo considerable con el club nintendo.

    Tres veces, TRES les envié la octavilla que venía en cada cartucho. Nunca me proporcionaron ni una mísera respuesta.

    Me sentaba especialmente mal por dos motivos:

    1) Antes comprarse un juego era un verdadero acontecimiento, por lo que esas octavillas no caian del cielo, y como NO aceptaban fotocopias, las posibilidades de solicitar el ingreso eran MUY limitadas para los chavales.

    2) Varios de mis amigos de pandilla si que recibieron respuesta y correspondiente carnet de socio A LA PRIMERA. Me lo llegué a tomar como algo personal. 🙁

  17. Cuando leí que el club cerraba sus puertas, lo primero que hice fue rebuscar en los cajones de mi cuarto. No tardé en encontrar tanto mi carnet como el sobre de la última carta que me mandaron. Por edad, no pude disfrutar de las revistas, pero sí de su amabilidad y ayuda: ellos fueron los que, sin problema alguno, me asesoraron en cómo enviarles mi GBC (que se había ido de buceo, juego de Pokémon incluido), arreglándomela sin coste alguno.

    Pero lo de internet ya no era ese club. Al menos, no desde el momento en el que empezaron a caducar los puntos. Sólo me quedó el regalo de una selección de canciones de Xenoblade.

  18. Me parece francamente mal la gente que critica a nintendo por las medidas que toma o por sus políticas de regalos. Puede que no sean gran cosa, pero es la única empresa del sector que tiene este gesto (porque es un gesto voluntario) con los usuarios, y pone merchandising exclusivo a su disposición a cambio de su fidelidad.

    Esta claro que este merchandising ha ido siendo mas caro con el tiempo, lo que es una pena, pero igualmente no tendrían por qué haberlo hecho durante tantos años. Y aquí están diciéndonos que pondrán un nuevo sistema para que no nos quedemos sin nada (y que probablemente sea igual o mas “caro” que el anterior, por desgracia) y la gente quejándose de lo rancia que es Nintendo.

    Me jode la imagen de la camiseta. No creo que nadie se comprase juegos por la tarjeta de puntos, ni creo que nadie deba exigir a Nintendo como si fuese su obligación andar regalando cosas. el sistema podría ser mas justo, pero es mejor que nada. Otras compañías deberían aprender de Nintendo lo que es incentivar y apreciar a sus usuarios.

  19. NymerosMartell

    Madre mía si me acuerdo del Club Nintendo, estábamos mis hermanos y yo como locos por conseguir la estrella 121 en el Super Mario 64 y no la encontrábamos por ningún lado, llamamos y resulta que había que pasarse el “circuito-tobogán” de Peach en menos de 20 segundos.
    Que alivio nos dió oye xD

  20. Yo tambien guardo las revistas del primer periodo del Club Nintendo… eran tiempos de ERBE… ains preciosos años 90…

  21. De pequeño no sabia de la existencia del servicio de llamadas xD y yo que ya ver la existencia del “Club Nintendo” en los papeles que venian con la caja de los juegos me resultaba muy magico.
    Al leerlo me vino a la cabeza una situación muy comica. (De buen rollo, un poco de humor).
    -Hola?Si mira, me he quedado atascado con el Star Wing, en el planeta xxx siempre me matan.
    -Pues…hombre como no vaya a tu casa a pasarte la pantalla… xDDDD

  22. Gran post! Tengo algunas de las revistas de la imagen (creo que guardadas me quedan como 3 ó 4, en una de ellas salía el Street Fighter y todo)

    El servicio telefónico era la leche. Es impensable que hoy en día se mantuviera algo así (sé que no hace falta, pero es que ese nivel de atención me sigue pareciendo impresionante). Recuerdo dar el coñazo a mi madre hasta que me dio dinero para ir a una cabina y poder “poner una conferencia” a Madrid. No era capaz de encontrar una entrada a una cueva o algo similar en el Mystic Quest y un chaval muy majo me arregló el tema.

    Las revistas se agradecían mucho, eran cortas, pero en la época pre-Internet había escasez de cosas que leer, sobre todo en provincias, y era un pequeño momentazo recibir la revista cada dos meses.

  23. Yo aun tengo ese carnet jajajajajaja, buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *