Inicio » Secciones » Análisis » El Caballero Oscuro de Arkham City

El Caballero Oscuro de Arkham City

Arkham City (1)

Camino bajo el haz de luz de una solitaria farola. Su gelidez casi seduce al cadáver que llevo en mis brazos. Demonios, Gotham vuelve estar a salvo. Avanzo, ebrio de orgullo y recuerdo. Un paso más cerca de los coches patrulla, de los supuestos agentes de la ley. Hah… ¿Qué ley? Gotham no conoce ley ni orden. Pero vuelve a estar a salvo. Los ojos del comisario Gordon piden unas explicaciones que no recibirá; y mucho me temo que lo mismo debería suceder con respecto a la curiosidad indisimulada que comienza a fluir desde el otro lado de la pantalla, en este blog alejado de los callejones oscuros que frecuento. También desconfían de mí, de nosotros. De ustedes mismos. Idioteces. Somos Batman, y no hay mácula que pueda hacer tambalear la virtud del Caballero Oscuro.

Aunque bien mirado, una vez en la intimidad de mi habitación, con la capa y la máscara arrebujadas miserablemente en una esquina o en la otra de más allá, puedo confesar —de superhéroe a superhéroe— que yo no maté al malhechor que hace un rato deposité sobre el suelo de este agujero que algunos insisten en llamar ciudad de Gotham. Ahora que lo pienso, acaso han sido ustedes… los otros Batman. Y si no es el caso, igual deberían. Especialmente, si disfrutaron —como servidor— de aquel demoledor combo de puñetazos a plena cara que fue Batman: Arkham Asylum. Las buenas gentes de Rocksteady Studios se sacaron de la manga un auténtico trallazo del cual esperé, pacientemente, una secuela que se demuestra a la altura. Pero se da el caso de que nunca destaqué por mi premura a la hora de terminar juegos, y diría que aún menos en hablar de ellos. Sin embargo, me siento casi en la obligación de recordarles, prácticamente más de dos años después de su lanzamiento, que SIEMPRE es un buen momento para enfundarse el bat-traje y echarse a las calles del juego del año 2011. Qué demonios, juego del año en que lo prueben. Hay ciertas cosas que no tienen momento ni época, y no en vano en Batman: Arkham City, al igual que en el primer Batman en que me convertí por medio de mi vetusta SEGA Master System, un tío con pistola te arruina la noche. Arruinarle el día a Batman es imposible, ya lo saben. BANG.

Arkham City (3)

Batman: Arkham City es un juego de acción en tercera persona de los de repartir contundentes tollinas y usar la cabeza —y los abundantes posibles de Bruce Wayne— para resolver puzles a golpe de gadget. Cierto, es más o menos lo mismo que hicimos en la jaula de grillos del Asilo de Arkham, pero a lo grande. Ojo con esto, que para la ocasión tenemos más y mejor Gotham, como manda la presencia de una preciosa y gigantesca ciudad amurallada en la que, contrariamente a lo que suele suceder en recintos así protegidos, el marrón se lo come el que está dentro. Una decadente y oscura trampa para los débiles. Porque las puertas del asilo se han abierto, y todo un repertorio de criminales, dementes y mafiosetes hacen nueva vida en la ciudad de Arkham. De punta en blanco y, por qué no, algo fuera de lugar, nosotros y nuestro traje de ricachón filántropo.

Dicen que el dinero no da la felicidad, pero apuesto a que mejora las probabilidades de supervivencia. No sé qué hacen ustedes cuando se ven desvalidos o les falta cambio para un refresquito, pero sí sé que Bruce Wayne únicamente tiene que llamar al mayordomo para que un avión de ultimísima tecnología le envíe el traje y parte del armamento prácticamente donde él quiere. De conseguir el resto de ítems ya hemos de encargarnos nosotros, y ya de paso no sería mala idea averiguar cómo y por qué Hugo Strange nos ha arrastrado hasta aquí, amén de aclarar qué hacen algunos de los peores villanos y archienemigos de Batman conspirando a nuestro alrededor.

Arkham City (5)

Como en casi cualquier sandbox que se precie, la libertad de exploración implica también el derecho a resolver casi cualquier entuerto a golpes, y en esto Arkham City destaca como pocos. El fabuloso sistema de combate combina golpes, amagos de QTE, parries y toda clase de cabriolas con el uso de nuestros propios objetos, propiciando un sedoso ballet de hostias que hace méritos en pos del combo y la variedad, en un auténtico homenaje a las felinas habilidades del murciélago. Entre paliza y paliza, las misiones de infiltración (en las que suelen haber armas enemigas de por medio) nos obligan a tomar un camino igualmente destructivo, pero mucho más silencioso. Detectivesco, si quieren. El cambio de tono es evidente entre los dos tipos de misiones, y sin embargo no se hace aburrido en ningún momento. En parte debido a que al paso en que Batman evoluciona también consigue nuevos gadgets (cómo no), que cambian constantemente las reglas del juego conforme el personaje mejora. Eso sí, sin romper una línea que se mantiene a lo largo de la aventura, enriqueciéndose sin perder matices.

Arkham City (4)

Sin embargo, la contundencia de los golpes no se traslada a la dificultad del juego. A las alturas a las que andamos, no creo que nadie se sorprenda de esto, pero el acertado diseño del juego no es excusa para su baja dificultad. Y es que todo el progreso en el juego viene dado de la mano, con un camino abierto que sin embargo el juego no quiere que perdamos de vista. La libertad está ahí, pero las soluciones, incluso de los enigmas del viejo Riddler, terminan por llegar con menos esfuerzo, o con una sospechosa facilidad. Como la Clarividencia de Skyrim, la senda salpicada de pétalos hacia el game over de Dead Space, o la orgía de monedas de New Super Mario Bros 2. Esto de los videojuegos se está poniendo (por norma) más fácil, y con el bueno de Batman no sucede otra cosa. ¿Acaso estamos mudando de un modelo de “te lo pongo difícil para que te resulte un orgullo el ganar” por “me ocupo de que te diviertas y te lo pongo fácil para que consumas más”? Ahí están los comentarios para que opinen.

Disfrutar de la ambigua malevolencia de Catwoman, recorrer en pleno vuelo los suburbios de Gotham como el murciélago que somos e (intentar) machacar por enésima vez al Joker son solo parte de la enorme diversión que atesora este juegazo. Y de hecho, seguramente la peor parte de terminar Batman: Arkham City será la de la espera de Batman: Arkham Origins. Poco más de un mes, según se dice, para una nueva entrega en la que podremos acceder a varios finales, y enfrentarnos a los jefes en el orden que queramos, con implicaciones en la trama. Ah, y un mapeado que dobla al de Arkham City, dividido en dos secciones. Bendito sea el mal y el caos, pues apenas queda nada para que Gotham vuelva a estar en peligro.

Arkham City (2)

Acerca de... DarkOuterheaven

Biólogo juntaletras, karateka, guitarrista y amante de lo indie en cualquiera de sus formas. Se rumorea que en una ocasión casi se terminó el Battletoads. Cuando no está pateando cosas, es fácil encontrarlo buceando entre material retro . ¡Síguelo en Twitter para ganar estupendos premios! O igual no.

Tal vez te interese

rdr2

Aquí está el esperado tráiler de Red Dead Redemption 2

Si hace un par de días nos hacíamos eco de su lanzamiento, hoy ha llegado ...

reddeadredemption2

Por fin se anuncia Red Dead Redemption 2

Uno de los mejores juegos de la pasada generación de consolas, Red Dead Reademption, ha ...

7 Comentarios

  1. Arkham City es uno de los mejores juegos que he jugado nunca. Los dos arkham son al mundo del videojuego lo que las pelis de Nolan al del cine.

    Excelente artículo, me ha encantado su estilo, transmite muy bien las sensaciones del juego.

  2. Muy buen articulo. Tengo que jugar ese juego si o si

  3. Estos son los articulos que molan de pixfans. Enhorabuena!

  4. Sobre lo de la dificultad, opino en parte como tú, parece que los juegos quieren darle todo masticadito al jugador, porque ahora lo que se lleva es más el paseo que el reto. Pero también creo que los juegos no serían tan largos si lo que quisieran fuese que acabases rápido para pasar a otro.

    Cuando era pequeño tenía mucho tiempo y la mayoría juegos me los tenía que pasar docenas de veces porque eran muy cortos. Hoy tengo poco tiempo y a veces agradezco las experiencias cortas pero intensas. Hay juegos que llevo 10 horas deseando que se terminen ya XD

    Sobre el Batman, yo jugué Asylum y me encantó, cualquier día empezaré City porque le tengo muchas ganas. Y ahora más 😀

  5. Deba ser de los pocos juegos que me he pasado en difícil últimamente, es que perdía toda la gracia del sigilo en la normal.

  6. Master Vaitor

    Primeramente yo no llamaría sandbox al City, porque de hacerlo, todo RPG con sidequests y con mapa explorable entraría en esa definición.
    Segundo, la dificultad disminuyó desde el Asylum, pero sólo en la campaña principal, los retos sí están más difíciles (dentro de lo que cabe).
    En general un juego que vale la pena jugarse.

    P.D. A jugar Wonderful 101, que ha quedado maravilloso!

  7. Entiendo lo que dices de la dificultad, a pesar de que en Batman no lo haya sentido así (llegué a morir bastantes veces incluso).

    Pides opinión y me has hecho recordar un artículo que escribí hace más de un año al respecto (si lo consideráis spam, link fuera sin miramientos 😉 ).

    http://www.nomashype.com/cuando-no-te-tose-ni-dios/

    Me ha gustado mucho el artículo, la forma de enfocarlo es sublime.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *