, ,

El Doomhammer de WoW es ahora real

Ese tremendo martillo, usado por el personaje Thrall en el popular World of Warcraft, es sin duda una de las armas más representativas del juego de Blizzard. Era un un objeto de ficción del que seguramente hubiese alguna recreaciones a escala, pero que ahora, por cortesía de que Harrison Krix, que ya nos deleitó con un espectacular rifle de Mass Effect, ha cobrado forma en el mundo real, con un tamaño y un detalle que le hacen honor sin ninguna duda. Un trabajo de artesanía para quitarse el sombrero.

A continuación, además de más imágenes del objeto terminado, tenéis unas cuantas del proceso de creación del mismo, que le da si cabe más mérito:

Vía: Kotaku

16 comentarios
  1. Coliuto
    Coliuto Dice:

    Precioso. Una maldita belleza. Quiero mil xD

    Oh, yo diría que Thrall también usaba este martillo en el Warcraft III.
    No es nuevo del WoW

    Responder
  2. Elnickquesea
    Elnickquesea Dice:

    @Krauser Al menos no le paso al martillo como a los pandaren, que los sacan de Kung-Fu Panda siendo mas antiguos que la película (WCIII).

    Responder
  3. ICEC00L
    ICEC00L Dice:

    Tiene muy buena pinta y tienen razón, Thrall ya lo usaba en Warcraft III, que por cierto, es un juegazo y no deberían menospreciarlo en absoluto, empero de la gran audiencia que posee WOW.

    Responder
  4. Elnickquesea
    Elnickquesea Dice:

    Nota curiosa: El lobo del martillo representa al clan de Thrall, Lobo Gelido, el cual es una de las facciones que lucha por el control del Valle de Alterac contra unos enanos ebrios. A Thrall lo reemplaza como jefe de la horda Garrosh Hellscream, el primer jefe de la horda que tiene en contra todos los jugadores del mundo XD.

    Responder
  5. RIkus
    RIkus Dice:

    Esta muy curradp el martillo, pero el año pasado vi la Frostmourne hecha de madera entera y con 1 detalle que acojonaba.

    @sinuhloa
    Desde cuando eso es un noticion, es una desgracia, otra pelicula que no ire a ver al cine.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *