,

Las portátiles son para el verano

El verano llegó un año más. Ya sé que suena redundante que con él llegan las piscinas, las playas, las vacaciones, los chiringuitos, las barbacoas y todas esas cosas fantásticas que se le presuponen al verano y que al final, ya sean por una razón u otra no podemos disfrutar al cien por cien. Esa razón puede llamarse trabajo, exámenes, falta de pasta, o qué se yo. Y es que por muy bien que salga un verano nunca terminan de cumplirse las expectativas. O tal vez si…

La cosa es que hay algo de lo que seguro no nos libramos, afortunadamente, y es que pasamos más tiempo en la calle. Las condiciones climatológicas se apiadan de nosotros y nos dejan salir y disfrutar del buen tiempo (sobre todo por la tarde/noche), ya sean en el campo, la ya comentada playa o nuestra propia ciudad, sin ir más lejos. En esos momentos en los que estamos tumbados en la arena, descansando a los pies de un árbol o paseando por un parque no nos solemos acordar demasiado de nuestras consolas domésticas, que descansan y acumulan polvo esperando con impaciencia a que el mal tiempo nos importune y nos volvamos a acordar de ellas, resguardaditos en nuestras casas al calor de sus paredes.

Puede que muchos de vosotros no os acordéis demasiado de vuestras consolas durante estas fechas, pero un verdadero gamer no puede dejar atrás su verdadera pasión, su dosis de “ludocaína”. Es cuando con gran regocijo hacemos aún más si cabe uso de nuestras amadas consolas portátiles. Ojo, que no digo que durante el resto del año no saquemos rendimiento a las portátiles, que yo sé que jugar tumbado en la cama o en el sofá también es muy apetecible, de hecho, estos son los lugares donde más las usamos.

El tiempo te invita a salir y disfrutar de la naturaleza, y la verdad es que puestos a jugar un rato con la consola apetece más echar una partida al aire libre que quedarte en casa encerrado y convertirte en una extensión del sofá. Las consolas portátiles suelen convertirse en la época estival en nuestra fiel escudera, acompañándonos de un lugar a otro, compartiendo con nosotros mil lugares, mil batallas, a través de nuestras virtuales aventuras, y a veces no tan virtuales, porque cuando pasas siete horas en un autobús… Por eso me inspiro en el título de cierta película (Las bicicletas son para el verano) para rendir culto a estos pequeños artefactos que tan buenos ratos nos han dado, y que tantas veces nos han seguido en estas calurosas fechas.

Ahora tenemos a nuestra disposición una amplia gama de consolas portátiles donde elegir, desde Nintendo DS, pasando por PSP, hasta llegar a las potentes PS Vita y 3DS, sin olvidarnos de las últimamente tan socorridas portátiles de código abierto, como Canoo o Dingoo. Y, por supuesto, sin menospreciar a los que dicen que serán la panacea del futuro de las portátiles, los teléfonos móviles. Sinceramente, no tengo ni idea de si eso pasará algún día, pero mientras llega el momento en que pueda comprobarlo seguiré disfrutando de mi consola portátil.

Y pensar que hubo un día en el que sólo había dos opciones para optar, Game Gear y Game Boy. Eso sin contar aquellas clónicas y demás inventos chinos con Tetris en memoria y cosas así. No hay que olvidarse de ellas, que también nos regalaron muy buenos ratos. Se mire como se mire, desde el aquel día en que un hombre viajaba en metro y se fijo en como otro jugueteaba aburrido con su calculadora ha pasado ya un trecho. Esta simple escena cotidiana parece más importante de lo que parece, y es que si aquel día Gumpei Yokoi no se hubiese percatado de aquel pasajero probablemente nunca hubiese desarrollado aquella legendaria maquinita, Game and Watch. Y posiblemente años más tarde no hubiese imaginado la que es factiblemente la videoconsola portátil más popular de la historia, Game Boy.

Siendo sincero, cuando tenía en mente escribir esta entrada, desde el primer momento pensaba en Game Boy. Ya no solo por los recuerdos que puedo albergar al lado de este cachivache, o por las antológicas partidas que disfruté con ella, o por los viajes que compartimos, ni por todo el afecto que pueda profesarle. Si no por algo mucho más simple y práctico. Y es que resulta curioso como uno de los achaques que más lastró a la portátil de Nintendo a lo largo de su dilatada vida me resulte a día de hoy uno de sus puntos a favor, su carencia de retroiluminación. Si, sobre todo para estos meses, en los que la luz no es que falte precisamente, era y es la consola perfecta para disfrutar al aire libre. Resulta irónico que esta consola se mostrase más útil con la luz natural del sol y que los dispositivos actuales, con todos sus avances, sean imposibles de utilizarse con los rayos de luz solar incidiendo directamente sobre sus pantallas.

Si hacéis un poco de memoria recordaréis cómo os las ingeniabais para poder jugar con esta consola cuando estabais dentro de casa. Ya fuese al lado de una ventana, bajo una lámpara, un flexo, o como fuese. Yo también tenía un lugar favorito, era el patio de mi casa, qué mejor sitio si no, al aire libre. Porque seguramente las mejores condiciones posibles para ver la pantalla de una Game Boy fuesen en el exterior, de día, claro está, y en un lugar con sombra. Un día nublado también era perfecto, era justo la luz necesaria. Incluso cuando llovía, metido en casa, claro. En esos días jugaba en mi cuarto pegado a la ventana mientras escuchaba el agua cayendo, resultaba curioso cómo el hilo musical de la consola se confundía y acompañaba al murmullo de la lluvia contra el cristal. Pero para qué nos vamos a engañar, a mí lo que me gustaba era que hiciese buen tiempo para poder disfrutar del sol, porque incluso cuando le daba directamente el sol se veía, un poco raro, pero se veía, se podía jugar perfectamente, cuántas pantallas portátiles pueden decir eso actualmente.

Si os digo la verdad prefiero gastarme el dinero en un juego original para jugarlo en mi Game Boy que soltarle más perras a Nintendo en una descarga de Eshop para 3DS de un juego que lleva amortizado más de veinte años, que puestos a hablar me parecen un poco abusivos los precios, rondando en algunos casos los 6 euros según el juego. Aunque no sé si serán tan caros como los precios que puedes encontrar ahora mismo en Ebay por un juego de la mítica handheld de Nintendo. Esta es otra zona farragosa en la que no me voy a meter ahora. Pero puestos a pensar románticamente la sensación de tener en tus manos una genuina Game Boy con sus pilas y su respectivo cartuchito mientras buscas la iluminación adecuada y rememorar tu infancia no tienen precio.

Por todo esto quería compartir esta pequeña reflexión en voz alta y animaros a desempolvar vuestra añeja Game Boy y regalarles una segunda juventud bajo el sol veraniego. Lleváosla a la playa, al parque, a la piscina, al bosque, os dará mejor resultado que vuestros dispositivos ultramodernos. Y en cualquier caso no os quedéis enjaulados en casa y utilizad vuestras portátiles, recordad su verdadero uso, el por qué fueron ideadas, haced honor a su nombre y salid a tomar el aire, que estáis un poco pálidos de tanto jugar a la consola…

27 comentarios
  1. Demitri
    Demitri Dice:

    Casi se me cae una lagrimita con la foto de la cabecera (donde estará mi Gameboy Tocha :,( )

    Donde esté una Gameboy con un cartucho truchi con un porrón de juegos o un puñado de favoritos legales más unas pilas de repuesto (que esa es otra, la duración de las baterías de las consolas actuales) y a tirar millas en tren, bus o lo que sea.

    Un saludo.

    Responder
  2. Marlo y Claudio
    Marlo y Claudio Dice:

    Paso de llevar cualquier tecnología a la playa, paso de estar horas y horas al sol, puedo estar un rato, me baño, me seco y para casa (la piscina igual), por lo tanto no me da tiempo a aburrirme y tener que sacar la gameboy y que se llene de arena, para eso me salgo al jardín o la terraza y mucho mas cómodo, aunque desde que tengo el iphone lo uso tanto para jugar como para navegar.

    Responder
  3. angeldestructor
    angeldestructor Dice:

    Eso mismo me pasaba este verano en la playa.
    Me llevaba mi flamante 3ds y mi wiz para disfrutar de esos ratitas muertos entre BAÑOS,Pero cual fue mi sorpresa k me resultaba totalmente imposible poder ver algo y echaba de menos los mi viejuna gamer-freaks Boy allí en mi estantería de consolas retro cojiendo polvo …. espero que algunos dia consigan haacer algo para estas situaciones.

    Responder
  4. Yu-chan
    Yu-chan Dice:

    Bueno, en mi casa la Wii está bajo llave hasta el verano, así que ahora que tengo ocasión de disfrutar de Skyward Sword, a mis Game Boys les pueden dar un poco por saco xD

    Además, los viejos juegos de las portátiles los tengo recientes gracias a los emus, así que ni ganas…

    Voy a ver qué porras quiere Fay ahora…

    Responder
  5. Gaylormoon
    Gaylormoon Dice:

    Que recuerdos, las mañanas de playa, interminables, los ratos de “sal un rato del agua que llevas ahí toda la santa mañana y te vas a poner como un cangrejo” (y me ponía) y claro, en ese rato las partidas al mario land 2 y, ya de bastante mas mayor, a Pokemon azul (me lo encontre tirado en un chiringuito, creo que esto ya lo conte en el post de missingno) Hubo mas juegos pero esos son los que “marcan”. En fin, la Game boy era sinonimo de verano (el resto del año no se podia jugar tanto)

    Responder
  6. ICEC00L
    ICEC00L Dice:

    Justamente en Argentina estamos en invierno y con un invierno bastante crudo. En mi caso, ayer caí en cama producto de una gripe, y fue el momento en el que volví a darle utilidad a mi Nintendo DSLite durante unas buenas horas, encima jugando a un título de Game Boy Advance. Siempre soñé con ese momento, el estar en cama inamovible haciendo reposo y disfrutando de grandes videojuegos.

    Responder
  7. necro
    necro Dice:

    El articulo da un salto de calidad despues de la mitad, aunque no se si es por el factor nostalgia. En este caso creo que yo soy un bicho raro entre los raros y esque el Game Boy nunca me llamo la atencion, nunca me gusto. Recuerdo cuando mi papa me insistio… si, me INSISTIO para ver si queria que me comprara uno y yo simplemente le dije que no, que no lo queria y preferia un cartucho de NES. Tiempo despues yo solo me compre uno y ahi me di cuenta de mi error. Que bello aparato era (es) ese rectangulo blanco.

    Aun no entiendo esa decision de Nintendo de abandonar la marca Game Boy

    Responder
  8. AlexGR
    AlexGR Dice:

    Ciertamente, se ve mil veces mejor una Game Boy que ninguna portatil, móvil o dispositivo retroiluminado de ahora.

    ….
    A ver cuando empiezan ha hacer juegos para ebooks, que los de tinta electrónica se ven de lujo con el sol. XD

    Responder
  9. Stranno
    Stranno Dice:

    Teniendo la posibilidad de jugar en una pantalla OLED de una Vita a juegos de Game Boy no se quién, en su sano juicio, querría volver a jugar a una Game Boy, la verdad

    O qué menos que una Advance SP

    Es como jugar a juegos de Playstation en Playstation teniendo una Playstation 2, sí, se puede, pero entre la carga rápida de CD, el suavizado de texturas y la infinitamente mayor fiabilidad del lector de DVD de Playstation 2 … no tiene mucho sentido

    Yo la verdad es que jamás llevé una consola a la piscina/playa/campo, con un mínimo de iluminación apenas distingues nada en una PSP pero en una Game Boy original con un 99% de ghosting y una calidad de pantalla horrible, no se, ves la carcasa y poco más

    Responder
  10. Xtian
    Xtian Dice:

    Yo me estoy llevando la Game Boy Color a la playa y disfruto como un enano. Se ve mejor al sol que cualquier pantalla retroiluminada.

    Responder
  11. libredelsur
    libredelsur Dice:

    Aqui en Cuyo hace un par de semanas que andamos con temperaturas bajo cero. Y creanme que las portatiles tienen la misma utilidad 😀

    Responder
  12. Abel
    Abel Dice:

    No hace falta imaginarme la sensación de volver a jugar con una GB Clásica. Precisamente hace 5 minutos acabo de terminar una partida al Probotector 😛

    Responder
  13. Abel
    Abel Dice:

    Y por que seguir jugando con mi GB y no con una consola actual ? Porque adoro el tacto de la GB Tocha y porque es totalmente INCREIBLE ver como una consola de 1989 aún funciona como el primer dia.

    Responder
  14. Dark Bob
    Dark Bob Dice:

    Y qué me decís de la Neo Geo Pocket. Su pantalla a color es una maravilla que permite jugar a ports de su mítica hermana mayor con gran fidelidad gracias también a su stick.
    Aunque la época de Verano sobretodo la aprovecho para desenpolvar mis consolas antiguas: Sega Saturn, Dreamcast, Neo Geo AES, … Vicio, vicio everywhere

    Responder
  15. Burnigblade
    Burnigblade Dice:

    Pues desde la GB monocromatica no e podido jugar con ninguna otra consola portatil a pleno sol , las pantalla luminosas no sirven para usarse a plena luz XD ( cosa extraña acaso las portatiles no se hicieron para disfrutar en cualquier lugar?)

    Responder
  16. Quark
    Quark Dice:

    Ahora es cuando echo de menos aquellas tardes en las que nos juntábamos para intercmabiar Pokémon en el paseo, piscina, playa… Tiempos que no van a volver ni de broma.

    Responder
  17. KAKUN
    KAKUN Dice:

    al empezar a leer estaba pensando en si te acordarias de la el problema de la retroiluminacion, ahora mismo es lo unico que hace que deje de jugar en el 3DS, cuando estoy en la galeria de mi casa no puedo jugar bien porque parece un espejo… y tambn la bateria es algo que extraño de cuando tenia mi DS Lite… con eso me pasaba dias jugando…

    Responder
  18. eCharless
    eCharless Dice:

    Concuerdo muchísmimo contigo @necro y de hecho me pasó algo similar en la infancia, jeje. Y la verdad es que detesto jugar en una consola portátil, más soy muy adicto a los juegos y esa es la razón de que tenga portátiles. Y en realidad nunca saco mis portátiles de casa, por precaución. Ya que en más de un par de ocasiones me han intentado asaltar o me han asaltado por quitarme estas consolas.
    La verdad es que yo personalmente prefiero jugar en un lugar muy cómodo en una posición muy cómoda, y no me van a negar que con las portátiles siempre o mayormente acabas con un dolor de cuello o espalda terrible. Y no, para mí las “caseras” son para el verano, puesto que tengo tantos juegos sin tocar, a causa de la escuela y/o el trabajo. Y si salgo de viaje por placer no me llevo nunca nada que me pueda distraer de la relajación del viaje. Ya que si es viaje familiar o similar, opto por desconectar una de mis consolas caseras, me llevo un reproductor portátil de música, un libro o la LapTop, muy rara vez me llevo una consola portátil.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Pixfans nos dicen que, como las bicicletas, las portátiles son para el verano. Porque muchos salir por ahí, mucha playa por allá, pero un verdadero gamer siempre va […]

  2. […] Pixfans nos dicen que, como las bicicletas, las portátiles son para el verano. Porque muchos salir por ahí, mucha playa por allá, pero un verdadero gamer siempre va […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *