Inicio » Secciones » Cosplay » Los problemas de ser mascota en Japón

Los problemas de ser mascota en Japón

mascota (2)

Japón puede parecer el paraíso de las mascotas. Un lugar en el que la gente es bastante friki, adora los dibujos y no se sorprende si ve un orondo Pikachu por la calle. Sin embargo, la realidad es bien distinta, y es que las infraestructuras del país del Sol Naciente no están adaptadas a estas especies, que lo pasan muy mal en sus quehaceres cotidianos, especialmente por una cuestión de tamaño.

mascota (1)

mascota (1)

mascota (2)

mascota (3)

mascota (3)

mascota (4)

mascota (5)

mascota (6)

mascota (7)

mascota (8)

mascota (9)

mascota (10)

mascota (11)

mascota (12)

mascota (13)

mascota (1)

Vía: Kotaku

Acerca de... Amorin Uzuki

Alfonso I. Amorín es doctor en Historia por la Universidade de Santiago de Compstela . Es un friki de los videojuegos, fan de las series de HBO, la música épica y la cultura japonesa. Actualmente a vueltas con Skyrim, Bayonetta 2, The Witcher y Rogue Galaxy. A petición popular por fin me he hecho un Twitter.

Tal vez te interese

nintendothemepark__banner-auto-cropping

Llegan los parques de atracciones de Nintendo

Poco a poco nos va llegando información del próximo proyecto de la Gran N, que ...

mask

¿Reconoces todo el repertorio del vendedor de máscaras?

El vendedor de La Máscara Feliz es uno de los personajes más emblemáticos de The ...

7 Comentarios

  1. Estos japos están como una puta cabra XD

  2. Juancho Anastacio Xolulo

    Me soprende que siendo tan listo, siga haiendo gente tan bruta como para trabajar de botarga.

  3. En méxico esta el duelo eterno entre las botargas del Dr Simi y la vaquita de Alpura. Siempre que se encuentran deben enfrentarse.

    • Esos dos son enemigos naturales

  4. Es una verguenza que representado al menos al 30% de la población japonesa estas mascotas no tengan servicios minimos o instalaciones adecuadas a sus necesidades. ¿Donde esta PETA cuando hace falta? ¡¡¡Las mascotas frikis tambien tienen derechos!!!

  5. No se llevan el reconocimiento que merecen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *