, , , , , , ,

Magic Sword [Pixelbits]

Magic Sword: Heroic Fantasy

CAPCOM, 1990 / Plataformas, Acción / 1 – 2 jugadores (co-operativo)

Seguramente sea uno de los diseñadores adjuntos de videojuegos más menospreciados; su nombre: Yoshiki Okamoto. Tras los primeros escarceos dejando buenas obras en Konami, en su segunda etapa pasó por CAPCOM y finalmente en 2003, se lanzó al mercado con un estudio independiente, Game Republic. Sin duda, la fase que más engrosó su curriculum vitae sería la llevada a cabo desde 1984 en CAPCOM, y baste recordar en su haber proyectos como 1942 (1984), SonSon (1984) para más tarde llevar a cabo Final Fight (1989) y Street Fighter II (1991).


Magic Sword: Heroic Fantasy

De Final Fight, Okamoto junto a sus compañeros, y como buen alquimista aficionado, muy probablemente echó varias gotas al bálsamo para coger el tinte que todo brawler debería tener, pero gran parte del compuesto final provendría de la fina esencia de Gaunlet (Atari, 1985) y su la locura aleatoria de niveles, la insinuante salvia de Golden Axe (SEGA, 1989) y las refinadas hierbas del suntuoso juego de rol creado por Gary Gygax y Dave Arneson, Dungeons & Dragons (Tactical Studies Rules, 1974). Una vez preparada la poción, y bajo la atenta mirada del hada mágica; el bárbaro, de nórdicas maneras, se pone en camino junto a su aliado, que le acompañará en la larga jornada siendo de gran ayuda e importancia en Magic Sword. Clérigos, ninjas, magos, amazonas, bárbaros, ladrones… dispuestos a recibir órdenes y ser el mercenario idóneo que todo caballero quisiera tener, un fiel compañero de fatigas en el que apoyar la cabeza en los momentos más complicados y conseguir experiencia codo a codo. Por eso es tan importante ser un estudioso de la hechicería, obtener los componentes adecuados, elaborar un mejunje a la altura de las circunstancias y tomarlo con el compañero para recobrar la vitalidad.

Magic Sword: Heroic Fantasy

Magic Sword: Heroic Fantasy es una apología a la fraternidad, en la que atravesamos toda suerte de espacios grotescos -grutas, cavernas y castillos de grandes torreones-, plagados de criaturas pérfidas que en lugar de introducirnos de lleno en un videojuego, nos encamina a las más intrigantes partidas de Dungeons & Dragons, RuneQuest (Chaosium, 1978) o Castles & Crusades (Troll Lord Games, 2004). Si lo tuyo no es la aventura, te has equivocado de juego.

Pixelbits es una sección destinada a recomendar, de forma breve y concisa, clásicos del arcade que en su día se pudieron disfrutar en los salones, y a los que aún hoy vale la pena darles una oportunidad.

12 comentarios
  1. MarioTGP
    MarioTGP Dice:

    Me agrada la idea de recomendar juegos buenos que pasaron desapercibidos en su tiempo sin embargo en todo el articulo no encontré argumento alguno que me hablara sobre el juego en si (gameplay, dificultad, música, historia, etc) solo un montón de palabras rebuscadas que parecen sacadas de un anuncio en una revista, de nuevo, excelente idea, pero puede tener mejor contenido

    Responder
  2. gaylormoon
    gaylormoon Dice:

    @MarioTGP La sección Pixelbits no es una sección de análisis, en palabras del propio mischievous_boy en el primero de estos articulos “No obstante, este tipo de artículos cortos, responderán a la premisa de recomendar, de manera rápida y concisa una serie de juegos que estaría bien revisar en el M.A.M.E.” es decir, una breve reseña.
    Si quieres un breve análisis ya te lo hago yo.
    Gameplay-Aventuras, plataformas, el personaje principal va matando monstruos y engendros a espadazos, en un entorno 2d (ya lo ves en el video) durante el juego va obteniendo llaves que abren celdas, dentro de las cuales se encuentran prisioneros una serie de personajes secundarios que pueden unirse al principal para darle cobertura, ayudarle con algun poder especial y similar….
    Dificultad: No es demasiado dificil, pero eso si, es larguiiiisimo, creo recordar que son 50 pisos (pero hay algun pasaje oculto que te permite ahorrarte algun tramo)
    Musica: Pues no destaca especialmente, tiene eso si, muchas melodias distintas (normal, para aderezar taaanto nivel) pero no tiene (en mi modesta opinion) melo´días tarareables de esas que pasan los años y te acuerdas.
    Historia. El malo de turno se ha hecho con el “obe negro” un objeto de oscuro poder y quiere usarlo para dominar el mundo. se ha instalado en lo mas alto de la mas alta torre y alli espera culminar sus planes, nuestros héroes salen a detenerlo y de paso a rescatar a los mercenarios que fueron antes que ellos y que cayeron prisioneros.
    y si quieres saber más… ya sabes, el MAME espera ansioso que tengas un rato libre, este juego no te decepcionara, pero puede cansar tanto nivel de mecánica idéntica.

    Responder
  3. xxSwingxx
    xxSwingxx Dice:

    Pobre Yoshiki Okamoto, con lo que él ha sido, y actualmente está en paradero desconocido y perseguido por la mafia a la que le debía pasta…

    Responder
  4. lupoperro
    lupoperro Dice:

    Aquí haré de troll: Prohibido meterse en este juego!
    Gracias a él: gasté infinidad de monedas de cinco euros!
    No es la originalidad en persona en argumento; pero si daba la posibilidad de rejugabilidad según que secundario usaras, podías usar distintos recorridos y por tanto dificultad según el color de los pisos.
    Jugarlo, os entretendrá!

    Responder
  5. mischievous_boy
    mischievous_boy Dice:

    @MarioTGP: Te lo ha dicho muy claramente @gaylormoon. No analizo ningún juego, para eso tienes el vídeo, para que juzgues tú mismo. Yo te digo las razones por las que jugar, no si es bueno técnicamente o no.

    @gaylormoon: Muchas gracias, al menos tú lo has entendido del principio 😉

    @xxSwingxx: ¡Cuidado! Yoshiki Okamoto se ha encargado de Dragon Ball: Origins (2008) y Majin and the Forsaken Kingdom (2010): dos buenos sleepers.

    Responder
  6. lupoperro
    lupoperro Dice:

    a Ralk: razón llevas. Yo también me he reído de mi gazapo.

    Monedas de cinco duros quería decir. Las 25 ptas. de toda vida. De todas formas, lo importante de todo esto es que le eches unas partidas al juego del que hablamos!

    Responder
  7. ICEC00L
    ICEC00L Dice:

    Me encanta este juego @mischievous_boy, hace un tiempo me lo pude pasar finalmente junto a un amigo codo a codo como dices. Esta genial porque es muy largo, tiene muchos niveles la torre y llegar al último piso es toda una odisea. De los más divertidos de esa época dorada, disfrutable cien por cien gracias a M.A.M.E..

    PD: @gaylormoon gracias a Dios que aun hay lectores acérrimos como tu, que mantienen la esencia de las entradas y comprende el sentido último de la cosa. Pixelbits es como dijo el propio @mischievous_boy, te propongo un título para que vayas corriendo y prendas M.A.M.E. de forma inmediata.

    Responder
  8. mumakil
    mumakil Dice:

    muy buena reseña, me gustaria decir un par de cosas:
    DE NEGATIVO: sobretodo la repeticion de niveles (algunos eran iguales pero “reflejados” de derecha a izquierda). En conjunto, habia demasiados, demasiado parecidos, y eso hacia que fueses “a saco” sin aprenderte secretos, etc. Lo mismo pasaba con los bosses (esos dragones con el color cambiado una y otra vez) Creo que esto lo ha mencionado Gaylordmoon y alguien mas. Tambien que la musica molaba, pero los efectos de sonido se le solapaban y la interrumpian sin parar(por ejemplo el gruñido del prota)

    COMO BUENO: todo lo demas; divertidisimo “a dobles” y muy originales los pets; molaba hacerse con el Caballero o el Draconiano. El mago estaba over pero era muy fragil, y a nivel alto eran muy buenos el ninja, el clerigo o el troglodita.

    El troleo maximo a dobles era cuando gastabas una llave de platino, se abria una puerta con un Pet o Companion que molaba, y tu colega pasaba rapido y te lo robaba xDDDD

    Responder
  9. Kurono
    Kurono Dice:

    Vaya, este juego lo tengo en mi emulador de SNES, no le había hecho mucho coco ni al juego ni al artículo, de casualidad ahora lo estoy jugando y de pura coincidencia estaba revisando viejos artículos de pixfans. Se me hace bastante entretenido, pero supongno que la versión arcade será una obra maestra.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *