, ,

Querer a un asesino

El Viaje de Chihiro es una de esas películas que uno tiene que ver un mínimo de tres veces para poder captar todos los detalles y maravillarse de la sutileza con la que el Estudio Ghibli es capaz de disfrazar una lección de principios. Cada una de sus producciones encierra un mensaje que el espectador tiene que tratar de discernir como buenamente pueda. Y es que no siempre se consigue profundizar o entender del todo cualquiera de las cintas de la productora nipona. Personalmente aún no estoy del todo seguro de qué representaba el carismático Sin-Cara, pero supongo que algún día volveré a ver la película y daré con la tecla.

La película tiene momentos mágicos, algunas escenas inolvidables (aquel travelling entre las flores) pero sobre todo tiene una frase lapidaria que sale de la boca del personaje con más maña de toda la película, es decir, Kamajii. Para el que no lo recuerde, Kamajii era el tipo achatado y bigotudo que se consideraba a si mismo como el esclavo de las calderas que calientan los baños del balneario donde se desarrolla la mayor parte de la historia. Sus intervenciones son pocas, pero hay una que seguro se quedó clavada en el corazón de muchos. No deja de ser una cursilada petulante muy típica, pero con el debido procesado cerebral (es decir, 2 minutos pensando), pueden obtenerse increíbles conclusiones. Con la profunda voz que sólo sabe poner Pepe Mediavilla, Kamajii dice: “No se puede vencer al poder del amor”.

La frase en cuestión requiere de un correcto destilado para sacarle todo el jugo y quedarse con una idea refinada que puede resultar útil a la hora de comprender mejor el mundo. Primero hay que arrancarle las piruletas de corazones que tiene incrustadas en su superficie, para luego proceder con martillo y cincel picando la gruesa capa de azúcar aglutinado. Una vez retirada la dulce corteza nos encontramos con el espeso manto de merengue. Empalagoso a más no poder, es recomendable removerlo con una buena excavadora (una bagger 288 a ser posible) y tirarlo a un pozo de lava. El núcleo exterior de caramelo queda expuesto en toda su densidad. Para retirarlo es recomendable el uso de una aspiradora industrial lo suficientemente potente que facilite la limpieza del núcleo interior, es decir, el amor.

El Núcleo, es una de esas películas que marcan un antes y un después en la historia del cine. Su genial puesta en escena y sobre todo su impecable asesoría científica lograron tejer un film de proporciones épicas que encandiló a las masas y sobre todo a la NASA (al igual que Armageddon). El argumento central de la película se basaba en que un grupo de intrépidos “terranautas” ha de dirigirse al interior del planeta para hacer que el núcleo terrestre gire de nuevo mediante el uso de unas bombas nucleares estratégicamente colocadas. Si el núcleo deja de girar, la Tierra perdería su capa protectora y nuestro querido planeta se calcinaría por culpa del sol.

Si se hace uso de la útil herramienta de enlazar o juntar ideas y lo aplicamos a El Viaje de Chihiro y a El Núcleo, se puede deducir que el mundo se mueve por amor. Una idea de nuevo cursi y descabellada pero que a fin de cuentas tiene más de verdad que cualquiera de esos programas absurdos del “corazón”. Y es que por amor se han hecho y se hacen cosas sin sentido y descabelladas, cosas que sin el amor por el medio serían impensables e incluso vergonzosas. Pero el amor es como una especie de inhibidor de vergüenza o (a veces) de principios que hace posible cosas como dar serenatas guitarra en mano bajo un balcón o pedir la mano del ser querido en medio de miles de personas. A otros les funciona como catapulta a esforzarse al máximo o como una excusa para trabajar dando lo máximo que se pueda. También sirve como excusa para que una raza alienígena no nos vaporice.

Por amor se hacen y se deshacen entuertos, se escriben y cuentan historias, se trabaja, se come, se juega, se hacen esfuerzos, se lee, se ahorra y se perdona. Casi todo en el fondo se hace por amor, bien sea queriendo a una persona, un arte, una ciencia o al poderoso caballero Don Dinero (muy mal amante). El amor también nos toca a nosotros los jugadores, que a pesar de seguir teniendo la lacra del frikismo, en el fondo somos todo corazón. Unos juegan por la avidez de una historia que le haga pensar, otros por el gusto de enfrentarse a un rival ya esté a su lado o a 2000 kilómetros y algunos juegan por el placer de desconectar la mente de las preocupaciones diarias.

Un servidor escribe estas líneas por el amor que procesa hacia un medio de expresión como es el videojuego. De una manera diferente al modo que tiene el cine o la literatura de contar historias, hay videojuegos que llevan al jugador (y por extensión al personaje) por la tortuosa senda de la línea argumental que puede poner en tela de juicio los principios morales del que sujeta el mando. Es en las situaciones extremas donde la verdadera naturaleza del ser humano sale a la luz, donde se puede ser bueno o malo, pero, ¿Se puede ser bueno matando y malo queriendo? ¿Se puede querer a un asesino?

Como se decía en Minority Report, “no hay nada más dañino para el tejido metafísico que un asesinato“. El quitar la vida a otro ser humano es el acto más deleznable que existe y nunca debe de ser justificado. A pesar de esto, se puede llegar a querer a un asesino, a una persona que le ha quitado la vida a otra por los motivos que sea y mediante métodos poco éticos. El ser humano es así de paradójico, capaz de mandar un cacharro a los confines del sistema Solar y que siga funcionando, y capaz de conceder el premio Nobel de la Paz a un presidente que así por las buenas declara “guerras humanitarias”.

Un perfecto ejemplo de esta “paradoja amor-muerte” es el ya fallecido Comandante Richard D. Winters, quien durante la Segunda Guerra Mundial comandó la Compañía Easy, 2º Batallón, del 506º Regimiento de Infantería de Paracaidistas. A muchos les sonará por ser el protagonista de gran serie Hermanos de Sangre, donde se cuentan las andanzas y malos momentos de dicha compañía. A lo largo de los capítulos vemos como el Comandante Winters da buena cuenta de todo nazi que se le ponga en medio. Nazis que son personas humanas como él, son sus preocupaciones, temores, gustos y con una familia esperándolo en casa. Pero la guerra acabó y el Comandante Winters volvió a casa, se casó y tuvo 2 hijos. Formó una familia en la que todos sabían que el cabeza de familia había matado a tiros a otras personas, pero aún así lo querían.

Curiosamente, Hermanos de sangre está frágilmente relacionada con el mundo de los videojuegos y además viene de perlas para el tema que se trata en estas líneas. Concretamente, el Comandante Winters y Ezio Auditore comparten la misma voz, para ser precisos la de Luis Reina, un habitual en el mundillo del doblaje de videojuegos. Pero Ezio es un ejemplo introductorio para nosotros los jugadores. Muchos le tenemos cariño al personaje, la vida no le ha tratado nada bien y encima de todo ahora está mayor y le pueden dar un flechazo a la primera de cambio. Su condición de maestro de la Hermandad de los Asesinos hace que los guardias no lo tengan muy bien visto y opten por intentar descuageringarlo, a lo que Ezio responde intentando pasar desapercibido. Cuando no lo consigue tiene que pasar por la hoja oculta a todo soldado que se tercie. Ezio mata a gente, a soldados, y sin embargo seguro que está en el top 10 de personajes favoritos de más de un jugador.

Otro famoso personaje de videojuegos al que se le podría poner el título de Asesino en Serie es nada más y nada menos que el carismático Nathan Drake. El protagonista de la genial saga Uncharted puede que tenga sus manos permanentemente sumergidas en un barreño de sangre, ya que bien con sus manos o haciendo uso de cualquier arma u objeto arrojadizo, pasa por la picota a todo el que se le ponga por delante, bien sea pirata o miembro de una organización paramilitar (los bichos no cuentan). Piratas o mercenarios son personas al fin y al cabo, que quizás están ahí por una equivocación o porque tienen que mandar dinero a casa como sea, hasta que llega el cazafortunas en cuestión y hay que emprenderla a tiros sí o sí. Desgraciadamente la vida del mercenario/pirata es muy perra y al final siempre se acaba criando malvas. Pero al menos hubo alguien que tuvo la entereza de decirle a Nathan Drake lo que era, un asesino. No fue otro que el siniestro y acongojante Lazarevic, el malo malísimo de la segunda entrega de la saga, que le espetó entre ceja y ceja que no eran tan distintos cuando le preguntó, ¿A cuántos hombres ha matado hoy señor Drake? Esto provoca que el jugador se quede con un algo en la cabeza, pensando que quizás el odioso de Lazarevic no esté tan equivocado.

De otro modo, hay personajes de videojuegos que tienen una familia que, directa o indirectamente sabe que su padre/madre tiene que segar la vida de la gente para lograr sus objetivos, bien sea salvar el mundo o conseguir sacar las manchas de grasa. Sam Fisher es el perfecto ejemplo de padre modelo, atento con su familia y que quiere a su hija más que a nada en el mundo. Durante el desarrollo de la saga Splinter Cell, se intuye que su hija Sarah, sabe lo que su padre hace y lo apoya totalmente. Sí, su padre es un asesino, pero a pesar de todo pone un plato de comida en la mesa y tiene las mejores gafas para ir al baño de noche. Ya en la última entrega de la saga, se demuestra que Sam Fisher es el padre del año, y si para serlo es necesario marcar y ejecutar, ahí está él para conseguirlo.

Lara Croft tampoco se queda atrás, a pesar de que también se las tiene que ver con animales de la más diversa índole, no le hace ascos coser a tiros al primer hombre armado que se le cruce en el camino. Pese a todo, muchos jugadores la tienen encumbrada como la heroína suprema del mundo videojueguil, cuando a fin de cuentas es una asesina, como muchos otros personajes del gremio. Nico Bellic, Cole McGrath, los chicos de la Bad Company, John Marston, el comandante Shepard etc. Todos ellos matan a gente en sus respectivos videojuegos pero muchos jugadores les tienen cariño.

Menos mal que los videojuegos son sólo eso, videojuegos. Sus personajes no son más que fantasmas digitales con su carisma y su personalidad, y gracias a ellos muchos hemos pasado grandes momentos y nos han llevado por los rincones más oscuros de la mente para hacernos pensar algo más de la cuenta. Pero esto no se limita sólo al mundo del videojuego, ya que tanto en el cine, literatura, cómic y diversos medios de expresión, siempre habrá personajes que nos lleven a estos extraños pensamientos.

Ser un héroe es duro. Hay que soportar hordas de enemigos, caídas, tiros, perdidas de seres queridos, armas encasquilladas, algún que otro tanque y/o bicho gigante. Pero ser un enemigo estándar es más complicado, es por eso que siempre que pienso en este tema, la línea de pensamiento siempre acaba en el mismo sitio, recordando al esbirro del ejército privado del Doctor Maligno que murió vilmente aplastado por una apisonadora que conducía el histriónico Austin Powers.

40 comentarios
  1. Dr.Tenma
    Dr.Tenma Dice:

    Te juro que mientras leía la nota me acordaba de Austin Powers y al final veo que encajaste el video, ergo, me cagaste el comentario xD

    Excelente nota por cierto 😀

    Responder
  2. sinuhloa
    sinuhloa Dice:

    Muy reflexivo todo. Este articulo se merece ser grapado en la frente de la gente que piensa que los gamers somos gente poco inteligente que no nos paramos a cuestionar nuestra afición y estamos hipnotizados por la pantalla.

    Responder
  3. bluegames98
    bluegames98 Dice:

    Yo he visto la película de El Viaje de Chihiro. Ya no me acordaba ni de que existía.

    Es algo extraño lo de querer a un asesino, pero… no lo quieres por haber matado a alguien, si no por que lo querías ya de antes (o al menos, eso creo).

    ¿Creéis que se debería crear un articulo de “Asesinos de los videojuegos”?

    Curiosidad: En el manual japonés de Super Mario Bros. (NES) ponía que había que “matar” a los Goomba. En la versión americana se cambio por “derrotar”.

    PD: A pesar de la modificación del manual, cogimos la mala costumbre de decir “matar”.

    Responder
  4. Dancob
    Dancob Dice:

    Yo personalmente tenia el método de “pasa corriendo y no mates a nadie al menos que sea total y absolutamente necesario” en la mayoría de juegos.

    Me pase el Bioshock solo para salvar a las Little Sisters, a las que todos ven como monstruos.

    P.D @bluegames9: Ten en cuenta que hasta Mario y Sonic son asesinos de criaturas, el articulo tendria 1000 paginas mínimo XD

    Responder
  5. UnTipoBipolar
    UnTipoBipolar Dice:

    @pb ,seguro que te refieres a este video http://www.youtube.com/watch?v=cEojI5-IueI

    Y la diferencia de un asesino y un Asesino-Héroe, que son a los que nosotros queremos, es que se tiende a demonizar y a estereotipar el enemigo.
    Quiero decir el coronel ese mató a Nazis. Y a nosotros en la emnte no se nos forma la imagen de una familia unida y pacifica, sino de un soldado psicopata que mata a judios en camaras de gas. Empatia cero.
    Nathan Drake mata a piratas y mercenarios que arrasan ciudades con sus tankes y helicopteros. Son los Malos. Matarlos es algo necesario.
    Ezio? Más de lo mismo. Pelea para elminar a los borgia, unos chupasangres elitistas que intentan controlar el destino de miles de personas.

    Como veis es imposible empatizar con el enemigo y hay mil formas de hacerlo con el héroe, ya sea por sus remordimientos, su lucha contra su “oscuridad interior”, o que el fin superior y Bueno justifique todo lo demás.

    En resumidas cuentas, es muuuuuy fácil empatizar con un asesino. Entre otras cosas, depende de la imagen que des, de la imagen que de el otro, etc…
    Al final, todo se resume en política y marketing

    Responder
  6. darth revan
    darth revan Dice:

    simplemente magnifico el informe.

    No puedo evitar pensar en el fallout 3, mas específicamente en su expancion “The pitt” en el cual (riesgo de spoiler) unos esclavos te contratan para robar una cura contra la radiación que se encuentra en mano de sus esclavistas. Hasta ahí todo bien, el problema es que dicha cura es un bebe (la hijita del capo esclavista) la cual es inmune a la radiación. Nunca un videojuego me puso ante semejante dilema, o robaba a la bebe (y mataba a sus padres y a cuanto dios se me pusiera delante) o la dejaba ahí y traicionaba a los esclavos.

    Simplemente hay que recordad que el bien y el mal son terminos subjetivos y la senda que creamos mejor siempre es la mas dificil. como dijo uno de mis heroes, el comandante shepard ” Y yo voy a hacer exactamente aquello para lo que me trajiste de vuelta. Voy a ganar la guerra, y lo haré sin sacrificar el alma de nuestra especie. (Shepard al Hombre Ilusorio sobre el final de Mass Effect 2)”

    Responder
  7. LibreDelSur
    LibreDelSur Dice:

    Excelente artículo, @NEO_VON, de lo mejor que he leido en mucho tiempo. Concuerdo con la mayoría de las ideas que has expuesto, y me parece genial que se incentive mediante el artículo a reflexionar estas cuestiones que no nos preguntamos muy seguido

    Responder
  8. Neo_Von
    Neo_Von Dice:

    @darth revan, en el DLC La llegada de Mass Effect 2 (en mi modesta opinión el mejor), lo que Shepard tiene que hacer para joder a los segadores es jodidamente problemático, pero aún así lo hace y carga con las consecuencias. Mientras tanto yo sostenía el mando pensando detenidamente en lo que acababa de pasar. Un capítulo adicional que recomiendo encarecidamente a todo fan de la saga, y mira que a mi los DLC me dan urticaria.

    Responder
  9. Tharrik
    Tharrik Dice:

    “No existe nobleza en la muerte de un hombre. Pero noble es el camino que nos lleva a luchar por defender a otros.”

    Responder
  10. Solidface
    Solidface Dice:

    Genial artículo! 🙂

    Solo una pequeña (pequñísima) pega, que sin ser importante para el desarrollo del texto, no puedo evitar que me chirríe (mea culpa): “El Núcleo”,desde mi punto de vista, tiene un asesoramiento científico nulo, por no decir que es una película más tirando a mala que a otra cosa…

    Aparte de esto, enhorabuena por el artículo 😉

    Responder
  11. Eldan
    Eldan Dice:

    Cuando leí “No se puede vencer el poder del amor” pensé “No se puede ser más moñas” pero acto seguido me encuentro con una imagen de Wander y la princesa y ahí ya me ganaste. Es inevitable pensar de vez en cuando en esos esbirros y en sus anónimas vidas, así como en los avatares por los que pasan los cientos y cientos de resignados soldados de los juegos de estrategia cuyas vidas sólo valen un puñado de recursos, un puñado de números dentro de una estadística. Al fin y al cabo, esto lleva ocurriendo desde Super Mario ¿no? Porque cuando un Goomba es aplastado, seguro que pasa a mejor vida…

    Ah, por cierto… y la referencia a Austin Powers, finísima oiga!!! xD

    Responder
  12. Oram
    Oram Dice:

    Genial artículo, te felicito.
    Justo ayer veía ese pedazo de película llamada Batman Begins, y pienso en la parte cuando Bruce se niega a matar al hombre en el templo de Ra’s al Ghul. Batman no puede convertirse en aquello que más odia, un asesino.

    El asunto es cuando se mata por un bien universal mayor, quiero creer que en los juegos matamos por salvar la humanidad y no para satisfacer nuestras necesidades personales.

    Responder
  13. ICEC00L
    ICEC00L Dice:

    Muy buen informe. Creo que en realidad los videojuegos son ideales porque nos ponen en situaciones que cotidianamente no vivimos y que nunca jamás en nuestra humilde existencia vamos a poder vivenciar, tales como estar en medio de un tiroteo en la segunda guerra mundial, pelear mano a mano en las calles de New York haciendo todo tipo de crímenes o siendo un supersoldado en el espacio matando alienígenas.

    Pienso que amamos al asesino porque representa una forma de ser que es contraria no solo a nuestras leyes sino también al propio Derecho Natural, inalienable y personalísimo de todo ser. En mi caso soy un fanático de War, el jinete rojo, que se mueve durante todo su juego por sed de venganza y no tanto por restablecer el orden y todo lo demás. En el momento en que nos topamos cara a cara con Straga (enemigo que nos vence al comienzo) es un momento inolvidable: masacrar a ese maldito es algo espectacular, ver cuando sufre es muy gratificante y produce un cierre, no solo en la historia propia de War si no en la propia busqueda de redención del jugador.

    Repito nuevamente, muy buen artículo @NEO_VON, te has vuelto el filósofo del videojuego últimamente. Hay que amar al videojuego pero sin olvidarse de amar a los que nos rodean.

    PD: la foto que pusiste de Los Simpsons realmente me emociona, pues ese capítulo refleja mucho el amor que Homero le tiene a Maggie aunque no lo parezca.

    PD2: @bluegames98 muchas gracias por el reconocimiento que le has hecho al Blog, leí tu comentario en la entrada anterior y realmente se agradece que entre las páginas web se haga un reconocimiento al esfuerzo que conlleva hacer este blog. Seguramente @Jimmy o alguno de los muchachos va a hablar de eso, pero en estos momentos seguro están ocupados en sus temas personales. Espero que sepas entender 🙂 .

    Responder
  14. Feno
    Feno Dice:

    @Dancob: si, yo también aveces aplico esa norma, en especial cundo . esa escena de austin powers es la que debería ganarse el oscar, pero me toco verla en latino, no me la aguanto en españolete, lo siento si ofendí a alguien

    Responder
  15. Jmfgarcia
    Jmfgarcia Dice:

    Seria bueno tambien retomar la otra cara de la moneda, aquellos escasos heroes que realmente sienten el peso de cegar una vida, como Solid Snake “”I’m not a hero, never was, never will be” http://www.youtube.com/watch?v=v6xbZ45qBnY.

    Tambien esta el caso del protagonista de Bioshock 2, en donde ademas de decidir si salvar a las Little Sisters o sacrificarlas por sus egoistas propositos, tambien tiene la oportunidad de perdonarle la vida a personas completamente indefensar o asesinarlas a sangre fria.

    Por cierto, ya que mencionas a Lara Croft, en el primer juego se muestra bastante renuente a matar a otros seres humanos, aunque al final tiene que hacerlo. Despues de la partida del creador original de Tomb Raider es cuando se convierte en una vil mercenaria (por que arqueologa no es, destruyendo el patrimonio de la humanidad para robar antiguos tesoros y asesinando fauna protegida, lol). http://i30.tinypic.com/20t2kg4.gif

    Y en el otro extremo tenemos al Agente 47, que si es un asesino en toda regla, pero que curiosamente, a diferencia de la mayoria de los “heroes”, trata de matar al menor numero de victimas posibles.

    Este tema tiene mucha tela de donde cortar.

    Responder
  16. Profesor_stein
    Profesor_stein Dice:

    @Feno ¿por que en todos los lugares de internet en donde se puede dejar un comentario salta siempre un sudamericano criticando el doblaje español aunque no tenga nada que ver con el tema? En serio explicamelo ¿ganais dienro con eso?¿quereis imponernos vuestros doblajes como una forma sutil de invasionl? ¿es un compromiso racial o algo asi?

    Y luego sueltas “lo siento si ofendí a alguien” joder es evidente que intentas ofender si no, te guardarias el comentario.

    Buen articulo, perdonad este comentario que no tiene nada que ver con el pero es que ya estoy harto de que, por ejemplo viendo videos en youtube me lo estropeen estos trolls sin nada mejor que hacer

    Responder
  17. Feno
    Feno Dice:

    @Profesor_stein en serio no quería ofender a nadie, no me gusta ser un maldito troll fastidioso, solo me quería sacar una espinita enterrada, si te sirve de consuelo no todos los doblajes de España me parecen feos, a mi me han gustado los de south park o de videojuegos como metal gear

    Responder
  18. Momar
    Momar Dice:

    Lo siento, pero es que después de leer “El Núcleo” y “genial puesta en escena” en la misma frase me impide seguir leyendo. El resto puede ser maravilloso y digno de imprimirse junto a “El Banquete” de Platón (si no sabéis por qué, leéroslo), pero es que no.

    Responder
  19. mindmaster
    mindmaster Dice:

    Pocas veces se a planteado esa duda sobre los heroes de videojuegos y son pocos los juegos que te permiten decidir entre matar a los enemigos o dejarlos vivir.

    Responder
  20. .teri
    .teri Dice:

    @UnTipoBipola

    Quien no haya visto o leído “El niño con el pijama de rayas” que lo vea o lea. Nazis haciendo su vida normal, pero nada de empatía con el que no piensa como ellos o los que no son de “raza pura”.

    Responder
  21. Manu
    Manu Dice:

    Como han dicho por ahí arriba, frase de Dexter, pero desde luego que ¿porque no de esa frase te surgió la idea de este artículo? Es lo de menos, ¿Pixfans ya no mola? Genial artículo amigo 🙂

    Responder
  22. Reset Reboot
    Reset Reboot Dice:

    Sobre los comentarios de la peli El Núcleo, yo veía derramarse el sarcasmo a borbotones… XD (leedlo otra vez, anda!)

    Respecto al tema central que nos toca… la disyuntiva moral es buena, en el sentido de, vale, eres un asesino… ¿pero qué te mueve a ello? Porque si validamos sin pensar mucho el hecho en si y no el porqué lo hacemos, corremos el riesgo de convertirnos en el nazi al que el héroe acabará matando, porque creíamos que nuestra idea era mejor, nuestro objetivo superior al suyo.

    La idea principal es ¿luchas hasta las ultimas consecuencias por una idea? Y si es así ¿Cómo lo justificas? Esas dos preguntas son siempre necesarias para saber de qué bando estas y a quién recordará la historia como héroes o como enemigos. Y no siempre esta tan claro.

    Responder
  23. Printing Host
    Printing Host Dice:

    Hence, you can save your time and money in the long run when you put your printing needs into their capable hands.

    Regardless of the size and scale, any company will benefit
    from business printing. It is in our own control to make use of the
    bumper stickers proficiently to have the ideal result.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *