Inicio » Secciones » Juegos » Quince grandes recuerdos de mi vida gamer

Quince grandes recuerdos de mi vida gamer

super_mario_bros_end1

Quiero que quede claro de antemano que esta no es la típica recopilación de grandes momentos en la historia de los videojuegos. No es mi intención hablaros de los que considero objetivamente como los mejores minutos de esta industria del entretenimiento que adoramos. Ya otros se han encargado de hacerlo magistralmente, contando con prácticamente los mejores títulos de la industria y las mejores situaciones que todos conocemos o hemos vivido.

En este texto de hoy me apetece expresar mis sentimientos mas recónditos como jugador de videojuegos, surgidos como tal aquel lejano 1984 en el que mi padre me puso a los mandos del Pong que había comprado en Ceuta. Pero sobre todo quiero dialogar con vosotros, conocer anécdotas y sentiros un poquito más cerca. Comprobar como una industria considerada como una fria máquina de hacer dinero en la que lo único que importa son los beneficios es -sin embargo- capaz de generar sentimientos profundos en aquellos que se acercan a ella.

Con este motivo, hoy os voy a hablar de quince momentos mágicos que he vivido a lo largo de los años jugando a diferentes títulos. Son hechos o escenas que vienen automáticamente a mi mente cada vez que oigo la palabra “videojuego”.
Posiblemente coincidamos muy poco y muchos de vosotros opinéis que he hecho una selección pésima habiendo este minuto épico en el juego “X” de la compañía “Y”.
Lo respeto, pero el objetivo de este texto no es otro que hacer memoria sobre mis experiencias, una visión totalmente subjetiva de lo que ha sido mi vida como gamer.
Y disfrutar con vuestros recuerdos y anécdotas por supuesto, que serán un complemento indispensable para aportar calor y color al artículo.

Dejemos de lado la pose y el gafapastismo imperante en gran parte de los medios de comunicación profesionales y hablemos con sinceridad. Estos son los momentos que siempre recordaré de esta inconmensurable afición:

Target renegade (ZX Spectrum) – Último nivel

Target renegade fue uno de los primeros títulos que compré para mi querido Speccy. El número de partidas que cayeron al mismo fueron incontables, solo o bien en compañía de Josete, un buen amigo de la infancia. Juntos desarrollamos una técnica de combate efectiva que sin embargo flaqueaba en un punto importante: si nos salíamos del “salto patada” no teníamos opción ante nuestros enemigos. Y eso era un auténtico drama en el cuarto nivel, donde los rivales se agachaban y solo podían ser golpeados con puñetazos o patadas traseras.

Pero un buen día ocurrió el milagro. En una batalla épica logramos llegar al final del dichoso cuarto nivel y solo quedaba en pie un simple contrincante para hacernos frente. Aunque Josete cayó, dejo lo suficientemente tocado al enemigo para que yo culminara la heroicidad y accediera a la última pantalla del juego. Recuerdo que lo celebramos como si nos hubiera tocado la lotería, a pesar de que el primer skinhead trajeado que apareció en el nivel cinco me dejó fuera de juego. Habíamos llegado al final de Target renegade, a su última pantalla, un escenario muy colorido en el que además sonaba la melodía del menú inicial.

Poco importa que años después descubriera que no era precisamente un juego difícil y la cutréz del enemigo final -una especie de Lionel Ritchie musculado muy sencillo de batir-. Para nosotros aquello fue una aventura inolvidable. Y cada vez que llego con cuatro vidas a esa última pantalla no puedo evitar que una leve sonrisa ilumine mi cara.

Rastan Saga (Arcade) – Lago de fuego en el castillo

La obra maestra de Taito es posiblemente uno de los videojuegos más importantes de mi vida. Me encantaba su ambientación, la música y lo sencillo que resultaba de manejar. Pero sobre todo disfrutaba de controlar a la versión apócrifa de Conan el Bárbaro en sus espectaculares aventuras mientras mi padre disfrutaba de su cervecita sabatina, para después llegar los dos a casa y tener preparado un buen plato de patatas fritas con huevos. Perfect day!

Cuando pienso en Rastan Saga siempre viene automáticamente a mi mente una escena. Minuto 4:20 del vídeo. Castillo de la primera fase. Tras deshacernos con facilidad de un par de soldados subimos por una liana y eliminamos como podemos a los murciélagos. De pronto la música sube su intensidad para avisarnos del gran peligro al que estamos a punto de enfrentarnos: un enorme lago de fuego que hay que superar saltando entre lianas. Cuando alguien habla del miedo escénico mi mente se dirige directamente a esta situación. Si, se que no es difícil, pero siempre ha sido una de mis bestias negras y un momento verdaderamente insuperable, una conjunción perfecta entre sonido y acción que no dejaba a nadie indiferente.

Tehkan world cup (Arcade) – ¡Victoria final!

Tras disfrutar durante varios meses de Rastan Saga en el bar donde solía ir con mis padres, un dia el dueño del mismo decidió que había llegado el momento de cambiar la máquina. En lugar de mi querido bárbaro me encontré con un simulador de fútbol con diminutos jugadores que además se movían como las balas. Si os digo que el cambio no me gustó nada me quedaría corto. ¡Anda que no pataleé aquel día! Recuerdo discutir acaloradamente (todo lo que mi corta edad y la madurez del contrincante permitían) con Juan Antonio, gerente del bar y amigo íntimo de mi padre.

Pero transcurrieron los meses y Tehkan World cup empezó a gustarme. Cada día que pasaba jugaba mejor. Juan Antonio me invitaba a partidas con la intención de que humillara a otros parroquianos del bar con más edad pero menos hábiles. Y tras muchas monedas llegó el momento mágico de cantar victoria, tras una final durísima (en serio, ¿Que tomaban los alemanes en este juego?) en la que vencí por un pírrico 1-0 merced a un centro medido. Suficiente para dejar boquiabiertos a los amigos de mi padre que cerveza en mano me animaban. La escena final, con una música bellísima y una sencilla pero llamativa imagen estática quedó grabada a fuego en mi subconsciente. Hasta el punto de que me terminó gustando el fútbol y todo 🙂

Wonder boy (Arcade) – Escenas X-4

Aunque Super Mario Bros. es uno de mis videojuegos favoritos de todos los tiempos, he de reconocer que en mi corazoncito siempre fui más del “chico maravilla”.
A este grandísimo título de Westone/Sega jugaba todos los viernes tras salir del colegio, en la cafetería donde mi madre se reunía con sus amigas para salir un poco de la monotonía doméstica.

Puede que este hecho influyera definitivamente en mi subconsciente, pero asimilé Wonder boy a la tarde del viernes, el momento más feliz en la infancia de un niño. Y más concretamente las fases finales de cada mundo. Sería por pura asociación, pero la música que anunciaba un peligro inminente, la tensión de saber que pronto habría que luchar contra un poderoso enemigo y el tono oscuro del escenario en contraposición a la alegría de anteriores fases hicieron mella en mi juvenil mente. Estos niveles eran como un viernes por la tarde a última hora en el colegio: sabes que si aguantas un poco más te espera un premio genial.

Match Day II (ZX Spectrum) – Melodía previa al inicio del partido

Con mi Spectrum +2 recién comprado y solo un par de títulos a los que jugar, mi madre accedió a regalarme un par de juegos en una de nuestras esporádicas visitas a El Corte Inglés. Tras haberle cogido el gustillo a eso del fútbol y con ganas de más experiencias balompédicas al estilo Tehkan World Cup estaba claro que al menos uno de ellos debía ser deportivo. Me traje a casa el Indiana Jones and the temple of Doom y el inolvidable Match day 2.

Recuerdo que el primer partido lo disputé con mi tío Antonio, yo con teclado y él con mi joystick SJS1. Tras cargarlo y configurar las teclas a mi gusto -OPQASPC-, nos pusimos manos a la obra. Y entonces comenzó a sonar esta sencilla melodía que podéis escuchar a partir del minuto 0:45 del vídeo. A estas alturas os parecerá una tontería tras ver los despliegues técnicos en los títulos balompédicos actuales, pero a mi me hizo mucha gracia y quedó grabada en mi cerebro por siempre, llegando en ocasiones a sorprenderme tarareándola. La sintonía pre-partido de Canal + no inventó nada. Es más, yo hubiera usado este tono o bien su versión original.

¿Por qué este es uno de mis momentos más importantes? Por lo que introducía: puros derbys llenos de diversión, goles y piques inolvidables con mis amigotes y, principalmente, con mi primo Moisés, gran experto en este juegazo y desarrollador de la teoría sobre las “Galletas anticrisis” que en otro momento os contaré.

Out Run (Arcade) – Pueblo costero e inicio de carrera

Tuve la suerte de jugar a Out run durante varios años seguidos en un bar que frecuentábamos en vacaciones. Aunque pude ver todos los diferentes y espectaculares recorridos que la máquina nos ofrecía, mi momento favorito siempre será ese inicio de carrera tan colorido y bello por una playa paradisíaca y un tranquilo pueblecito costero.
Y es que, ¿Puede haber algo mejor que conducir un Ferrari junto a una rubia de infarto por un escenario inmejorable y escuchando Magical sound shower? Permitidme que lo dude, no se puede ser mas guay.

Según pude leer hace tiempo, Yu Suzuki se basó en varias localidades europeas para desarrollar los escenarios de este título. Si por alguna extraña carambola del destino me está leyendo usted en este momento, Suzuki-Sama, dígame por favor donde está ese sitio. Quiero veranear allí el resto de los días que me queden de vida.

Golden axe (Arcade) – Batalla final y ending

Otro clásico arcade que inundó mi mente de recuerdos imborrables. Golden axe supuso una auténtica revolución en el barrio cuando decidieron traerla al bar de la esquína. Mas de uno y de dos se dejaron la paga de la semana intentando llegar a su espectacular batalla final.

Este momento concreto puede estar considerado perfectamente entre las diez situaciones más épicas en la historia de los videojuegos. Con los reyes colgando de un hilo (literalmente) nos enfrentamos al temible Death-adder y su tremenda hacha, dos “gordacos” (conocidos así en mi barrio) con muy malas pulgas y un par de esqueletos de inteligencia más bien poco artificial y llenos de maldad. Todo ello aderezado por una de las melodías más épicas que han escuchado jamás mis oídos.

Por si esto no os parece suficientemente grande aun quedaba lo mejor: el estrambótico fin de fiesta que ocurría tras derrotar a nuestro temible némesis. Puro arte ochentero y posible resultado del exceso de trabajo en la casa de Alex Kidd.

Street Fighter II (Arcade) – Vega

Cuando Street fighter II aterrizó en los recreativos del lugar donde veraneaba todos los años (Santiago de la Ribera) el resto de juegos dejaron de importar. Jamás se llegó a ver una revolución así. Todos queríamos jugar a aquel extraño videojuego de grandes personajes y un par de karatekas que lanzaban “kamehames”.

Para desarrollar la excelente técnica de lucha que ahora poseo (juas, juas) pasé muchos días viendo jugar a los chicos mayores. La mayoría solo elegían a Zangief o Dhalsim, por razonamientos tan peregrinos como que uno era muy grande y tenía que ser muy fuerte, mientras que el otro golpeaba de lejos. Yo solía elegir inicialmente a Blanka, con el que hacer la “electrocución” era muy sencillo y que acojonaba bastante por lo feo que era.
Eran tiempos en que jugábamos a Street fighter II con solo dos botones de puñetazo, ya que el dueño del local decidió instalar su nueva y flamante placa en una máquina destrozada con dos botones, decidiendo además que las piernas solo servían para andar.

Un buen día, un chico nuevo llegó a los recreativos y eligió a Ken. Aunque algunos se mofaron de su selección, tras unos minutos todo el mundo estaba alucinando con su técnica. Lanzaba hadokens y shoryukens con una facilidad nunca vista y derrotó sin mayores problemas a los siete luchadores principales. Y cuando todos estábamos esperando para ver el final, aparecieron otros tres luchadores más.

La cara que se nos quedó a todos debió ser épica. Pero mayor aun fue la sorpresa cuando el chico venció facilmente a Balrog y llegó a Vega. No se me olvidará en toda mi vida.
Una mezcla hispana de Freddy Krueger, Jason Vorhees y un ninja, de un tamaño considerable y una velocidad que parecía hacerlo invulnerable. A pesar de su extraño atuendo no podía haber enemigo más “cool”. Vega venció con un doble perfect, adquiriendo desde ese mismo instante en nuestro salón recreativo una fama de enemigo imbatible que posteriormente se demostró no era tal. Aun así, cada vez que llego a España y tengo que enfrentarme al “torero ninja” no puedo evitar que me tiemblen las piernas.

Fatal Fury (Arcade) – Batalla final

Si Street Fighter II dejó un poso enorme en mi corazón no menos importante fue este Fatal Fury, un título que descubrimos por pura casualidad en los recreativos más alejados de mi hogar -Recreativos Rotonda-. Aunque era algo peor, resultaba igualmente divertido, y algunos ataques eran casi más espectaculares que los que podíamos ver en la obra maestra de Capcom.

Controlando a Terry Bogard, un buen día logré ganar el torneo y llegar al enfrentamiento final. Una batalla que -bajo mi punto de vista- es uno de los momentos cumbres en la historia de los títulos de lucha one vs one. Y es que si al carismático jefe final (un Geese Howard en plena forma y más chulo que nunca) le sumamos un impresionante escenario y una banda sonora legendaria tenemos sin duda uno de los combates más grandes que cualquier jugador puede vivir. Adoro a Geese Howard -aunque me midiera el lomo en más de una ocasión-, y nuestro enfrentamiento tenía el sabor añejo a los grandes films de kung-fu que disfrutamos en los ochenta. Amor en estado puro.

Legend of Zelda: A link to the past (Super Nintendo) – Overworld

Ya he confesado en varias ocasiones mi amor ciego hacia Sega. Me crié con sus recreativas más populares (Shinobi, Wonder boy, Golden axe, Shadow dancer), por lo que su influencia en mi forma de ver los videojuegos es absoluta. Como no podía ser de otra forma, yo soñaba con tener una Master System o una Mega drive…al menos hasta que apareció Street fighter II.

El título de Capcom me llevó a la competencia directamente. Recuerdo comprar mi Super Nintendo con Street Fighter II y ser el niño más feliz del mundo. Pero una vez me lo terminé de mil formas diferentes, comencé a pensar que a lo mejor me había equivocado. Sega todavía tenía Shinobi, Wonder boy y Golden axe, y además estaban lanzando títulos verdaderamente increibles (Streets of rage), mientras que en Super Nintendo la conversión de Final fight me pareció malísima y no conocía otro título que me gustara lo suficiente como para ahorrar 10.000 pesetas (ignorancia de juventud, que se dice).

Pero un buen día, un amigo me dejó este Legend of Zelda: A link to the past. Comencé a jugarlo curioso, y disfruté bastante de sus mazmorras. Pero puedo decir que finalmente ví la luz en el momento 0.16 del video que tenéis arriba, cuando salíamos de la abadía al exterior y un paraje sensacional nos recibía con una melodía incomparable que anunciaba mágicas aventuras y un vasto terreno a explorar. Nunca más volví a dudar del “cerebro de la bestia”, y esta obra maestra se convirtió en uno de mis títulos favoritos de siempre. Todavía se me pone el vello de punta cada vez que oigo esta melodía, al recordar aquel momento en que descubrí que había acertado plenamente.

Dragon Ball Z Super butouden 2 (Super Nintendo) – Primer vistazo

Tras darle la vuelta varias veces a Street Fighter II, el siguiente título con el que alimenté mi Super Nintendo fue la versión nipona de Dragon Ball Z Super butouden. Recuerdo como si fuera ayer ir a la tienda y pagar 15.000 pesetas, un sobreprecio que sin duda amorticé sobradamente. Los torneos y piques con mis amigos fueron épicos, y durante muchos meses fue nuestro juego favorito.

Un buen día, en una visita vespertina a una tienda de mi ciudad vimos algo que nos dejó perplejos. Recuerdo que era una fría y lluviosa tarde de otoño en la que la tienda estaba prácticamente vacía. En la TV más grande del local, donde tenían conectada permanentemente una Super Nintendo, había un juego de Dragon Ball que nos era completamente desconocido. Sus gráficos simplemente dejaban en ridículo a mi querido Butouden, las melodías sonaban maravillosamente y la velocidad a la que todo transcurría era impresionante. Como no había prácticamente nadie pudimos pasar toda la tarde jugando, y cuando nos fuimos de la tienda (nos tuvieron que despegar de los mandos con espátula) decidimos que ese título teníamos que conseguirlo como fuera.

Ese gran juego era Dragon Ball Z Super Butouden 2, y recuerdo con total nitidez aquel momento en el que descubrimos algo tan grande y magnífico que simplemente no lo podíamos creer. Finalmente lo conseguimos y vimos que aunque era bueno no era para tanto. Pero aquel momento de verlo en la pantalla y comenzar a jugarlo mientras temblaba como una colegiala no se me olvidará jamás. Estábamos ante algo único que, por aquel entonces, muy poca gente podía disfrutar. Y nosotros lo hicimos.

ISS Deluxe (Super Nintendo) – Torneos navideños

Tengo la enorme fortuna de pertenecer a una familia muy numerosa y bastante unida. Las fiestas que solemos organizar en Nochebuena son mastodónticas, con aglomeraciones, cánticos y jolgorio muy por encima de lo permitido. Evidentemente, los años han pasado y cada vez nos reunimos menos personas, lo que no ha borrado de mi mente los maravillosos recuerdos de mi adolescencia.

Y es que en aquellos años, cuando todos los primos éramos niños, nos juntábamos para jugar durante toda la noche a la consola. Pero sobre todo nos reuníamos para hacer grandiosos torneos a International Superstar Soccer Deluxe en mi Super Nintendo. Varios fueron los años en los que ni siquiera dormimos, entre goles por la escuadra, bombones, turrón y alguna que otra copa escamoteada a los mayores. Posiblemente es de los recuerdos más bonitos que guardo de mi vida como jugador, por lo que me resultaría imposible obviar algo así en este resumen. Mis primos Moisés, Miguel, Ramón, Rafa, Javi y mi hermano Sergio todavía se estremecen cuando oyen el nombre de Breszul, temible mediapunta Rumano con el que les castigué año sí año también.

Ridge racer (PSX) – Rare hero

Jamás tuve una consola de 32 bits hasta hacerme coleccionista. Durante muchos años seguí jugando a la Super Nintendo hasta que mis padres me regalaron un Pentium 133 con 16Mb de RAM para viciarme los estudios. La verdad es que no me atraían demasiado dichas máquinas. Yo seguía la mar de feliz con “el cerebro de la bestia” y mi colección de juegos, no teniendo necesidad alguna de cambio a esos videojuegos poligonales tan feos que, pensaba, solo serían una moda.

Una nochevieja en los años noventa, sufrí una lesión en mi rodilla izquierda producto de una entrada muy dura durante un partido. Con los ligamentos completamente inflamados y sin poder salir a celebrar el fin de año, mi plan era quedarme solo en casita viendo los horrendos programas que se realizan para tan señalada fecha, ya que mis padres tenían cotillón y les convencí para que fueran.
Ante la perspectiva de una noche horribilis, mi buen amigo Pablo acudió de visita ese día con un presente. Como él y todos mis amigos iban a celebrar el fin de año a la zona de bares, había decidido traerme su flamante Playstation con un juego de coches que tenía a todo el mundo loco: Ridge racer.

Tras la cena y sin mucho interés conecté la máquina y me dispuse a echar una partida para probar aquel juego del que tanto hablaban. Tras elegir melodía basándome en el título de la misma (me hizo gracia lo de rare hero) me dispuse a correr por aquellos circuitos poligonales, con el desinterés del que no espera nada y maldiciendo mi mala suerte. A los diez minutos estaba completamente enganchando y disfrutando de una experiencia increible, tratando de superar mis tiempos en un circuito bellísimo y con Rare hero sonando en looping. Pasé una noche genial y quedé definitivamente convencido de que los polígonos si podían representar el futuro del medio. ¡Hasta pensé en ahorrar para comprar una PSX!

Finalmente me decidí por el PC y no tuve una Playstation hasta años después, pero recuerdo este momento con cariño como la primera vez que disfruté con un juego poligonal. Y la primera vez que probé un buen ron añejo, previo asalto al mueblebar. Había que ambientar la partida debidamente. Si papa, el ron que faltaba me lo bebí yo 🙂

PC Futbol 6.0 (PC) – Noches en vela

Confieso que cuando supliqué a mis padres que me compraran un PC fue principalmente por este título. Lo había probado en casa de un amigo y me enganchó totalmente, trayendo de vuelta a mi memoria aquellas memorables partidas a Football manager 2 en mi querido Spectrum +2, pero potenciadas a tope.

Cuando por fin conseguí tener el ordenador en casa, ya tenía la versión 6.0 de PC Fútbol comprado desde dos semanas atras. Y las primeras enganchadas fueron verdaderamente épicas, con partidas que duraban entre diez y catorce horas. Os puedo jurar y perjurar que no exagero un ápice. Creo sinceramente que ha sido el título al que más horas seguidas he dedicado en toda mi vida, y el recuerdo de aquellas noches épicas escuchando El larguero y Hablar por hablar mientras trataba de llevar al Albacete a lo más alto del fútbol mundial siguen frescas en mi memoria.

Tras este, pasé al mucho más completo Championship manager y después al Football Manager, que ahora ameniza mis trayectos en tren del trabajo a casa. Pero aquellos primeros meses de vicio jamás se han repetido con tanta fuerza. Para bien, supongo.

Silent Hill 2 (Playstation 2) – Escena de las escaleras de fuego

Tras unos años enganchado a mi querido PC y sus emuladores, el gusanillo de las consolas volvió a llamar a mi puerta, y decidí hacerme con la por entonces flamante Playstation 2 con Pro Evolution Soccer 3. Esas mismas navidades, mi chica me regaló Silent Hill 2 , para mi uno de los tres mejores videojuegos de la historia y al que pertenece este momento épico en mi vida como jugador. Seguramente es una de las escenas más bellas que he podido disfrutar en medio audiovisual alguno.

Recuerdo llegar a ella tras varias horas seguidas jugando entre mi chica y yo. La cara que se nos quedó y el posterior debate (que se alargó durante varias horas) indica que no estábamos ante un videojuego cualquiera, que era algo verdaderamente especial y diferente a todo lo que habíamos visto con anterioridad. Y si, habíamos terminado la primera parte meses atrás en PC, pero el impacto de este título en nuestra vida como jugadores fue netamente superior.

El momento es simplemente poesía en movimiento, verdadera obra maestra del medio y posiblemente el momento en el que comprendí que la industria podría llegar a equipararse al cine. El diálogo de la propia escena es de lo mejor que se ha escrito jamás, todo muy onírico y mostrando a James qué es Silent Hill realmente. Sublime es quedarse corto. El punto álgido de una obra ya de por sí sobresaliente.

Este ha sido el pequeño recorrido por los mejores momentos de mi historia como gamer. Posteriormente como coleccionista he pasado por muchas otras experiencias mágicas, pero he preferido centrarme solo en aquellas que viví con la intensidad de la novedad y el desconocimiento.

Ahora es vuestro turno, ¿Cuales han sido los momentos más importantes de vuestra vida como jugones?

Acerca de... Mauri "Imsai8080" Fernández

Maestro de inglés. Webmaster de El palacio de silicio. Redactor en Infoconsolas, Otakufreaks y, por supuesto, Pixfans. Pero sobre todo, orgulloso jugón desde 1984 :-)

Tal vez te interese

rdr2

Aquí está el esperado tráiler de Red Dead Redemption 2

Si hace un par de días nos hacíamos eco de su lanzamiento, hoy ha llegado ...

reddeadredemption2

Por fin se anuncia Red Dead Redemption 2

Uno de los mejores juegos de la pasada generación de consolas, Red Dead Reademption, ha ...

68 Comentarios

  1. La primera aparición de un dragón en Demon´s Souls. Para ser un enemigo tan común en los juegos de rol hacen que salga verdaderamente amenazador.

    Tiene mérito que el autor apenas haya usado el facilón término “épico” en el artículo, pero… el momento de las escaleras de Silent Hill 2 más que épico es lírico, no?

  2. Marlo y Claudio

    No pensé que ibas a llegar tan lejos como hasta la PS2, pensé que te quedarias en la infancia, sobre las máquinas y juegos de 8 bit, que me marcaron coincido con algunos, ese sublibe Rastan al que jugaba en el salón recreativo al que iba de vacaciones, el wonderboy de la tienda de chuches donde vivía, que mas tarde compre para el C=64 y alucine al ver que era el juego del que cog´a huevos, también para el C=64 el Renegade III, que un día me cargo mal y me dio inmortalidad (es lo que tenía la cinta), y tras esperar que cargaran las fases y terminar el juego me dieron las tantas de la mañana, y es que tenia que aprovechar aquello…, y luego el internacional karate, pase horas y horas rojo contra blanco y luego sus fases de bonus, volviendo a los salones como bien dices el golden axe, o una segunda parte en esencia que era el Alien Storm, el cual alucinamos con aquellos marcianos, y jugabamos al mediodía antes de entrar a la tarde al colegio y que un día la pillamos estropeada y daba creditos infinitos con una sola moneda y nos la pasamos entera, tambié el grandioso altered beast que le sucedio lo mismo y me la pase, pero tambien decepciones (ahora no recuerdo el nombre) dos hermanos, uno con pantalon verde, el otro blanco dando puñetazos a una banda de ninjas, me llegue a una fase con un bosque y el enemigo final se quedo paralizado, tras darle unos golpes se hundio en el suelo y quedé a merced del tiempo hasta que me matara, el grandioso Street Fighter que solo habia en un salón y siempre estaba llena la máquina y no pude jugar nunca, el Street fighter 2, renovo todo el concepto de lucha, junto para mi con Martial Champion, que lo tenian puesto en una maquina enorme y se veia grandioso, los 4 jugadores de las tortugas ninja, Rampage, los simpsons, tantas y tantas máquinas que esto merecería un artículo entero, luego ya comprar la SNES y poder jugar los juegos de los salones en mi casa fue lo mas de lo mas, que grandiosa época.

  3. Ay IMSAI8080, cuántas cosas comparto contigo!

    El Matchday 2 lo recuerdo con mucho cariño, era divertidísimo. En mi memoria todavía están Los Goonies 2, Rainbow Islands, Sir Fred, Livinston Supongo, Spy Hunter, y tantisimos, tantísimos juegos que me hicieron soñar y disfrutar de pequeño.

    Luego tuve la Master “Pausa” (porque tenías que levantarte de la silla para pausar el juego), con grandes momentos también (El WonderBoy 3 fue de lo más épico que jugué en esta consola), y ni que decir del impresionante Sonic 2…

    También tuve la Super un tiempo, y el ATTP lo considero, a día de hoy, el mejor de los Zeldas que he jugado…mágico como ninguno.

    Luego me salté la generación de la 32bits (yo esperaba a la “Ultra64”) y finalmente me pillé un P150 con 16mb de RAM. Aluciné en colores con el Screamer 2, los Monkeys, Quake, Duke Nukem….

    Revival times!

  4. Momentazo míticos de mi infancia:

    – Cuando jugué por primera vez al Alterest Beast, esa sensación de poder cuando te transformabas en lobo, brutal.

    – La primera vez que jugué al Mortal Kombat, en SNES que se había comprando unos amigos de importación por unas 20.000 pelas de la época.

    – Mis viciadas en mi flamante PC cuatro colores CGA, al Livinsgtone Supongo y al Goody.

    Bua y mil más. Qué recuerdos joer…

  5. Los momentos que más me han marcado (aun se me mueve algo muy en el fondo cuado vuelvo a ver esas escenas) son:

    • El final de super mario 3
    • Cuando uno le gana a marx en milky way wishes en kirby’s super star
    • El final de super punch out y el retiro del punch out de wii
    • La cancion del final de silent hill 4 (craddle of forest me parece que se llama así)
    • El intro de captain tsubasa 2 y la cancion de brazil
    Por ahora esto es lo que recuerdo y como diria un comediante de mi pais, estos son los recuerdos que me probocan ese lagrimón con parkinson a lo serie de anime

  6. Dos de mis grandes momentos fueron:

    1-Al pasarme el Chip And Dale de la NES en el emulador de NES en la DS (la consola original la perdí muchos años atrás, pero ese fue uno de mis primeros juegos y le tenía tanto cariño que siempre quise pasármelo)

    2-Al llegar al encuentro en persona con Andrew Ryan en el primer Bioshock. Ese diálogo me dejó temblando.

  7. @el_chespio

    Marx es difícil, pero llegarte hasta Marx Soul y vencerlo es digno de mención xD

  8. Excelente articulo. Comparto lo de ISSD y PC Futbol. Yo por mi parte podría decir que tengo un lindo recuerdo por Tiny Toons: Buster Busts Loose para SNES ya que fue el primer juego que tuve para dicha consola. El otro día volví a jugar en mi celular y me di cuenta de que me acordaba de absolutamente todos los trucos y bugs habidos y por haber. Como si los recuerdos hubieran estado esperando latentes para volver a aparecer 20 años después. 🙂

  9. Gran artículo, me encantan los artículos de opinión basados en la nostalgia y en la subjetividad del autor, sin tanta máscara de por medio.

    La diferencia de edad es palpable. Yo soy del 93 así que la primera consola de sobremesa que conocí no fue el Spectrum -el cual ahora poseo- ni tan siquiera la NES, sino la SNES, que era la que estaba de moda en aquél momento.

    Uno de los primeros juegos que tuve el honor de disfrutar, y digo honor porque no puedo llamarlo de otra forma y que además más añoro, siendo uno de mis 5 juegos preferidos de toda mi vida, es Super Mario World 2: Yoshi’s Island.

    Podría dedicarle páginas y páginas a destacar las muchas bondades de este título, pero creo que seguiría para no terminar nunca. Hoy día el título 2D más aclamado del fontanero es el primer Super Mario World, pero para mí Yoshi’s Island jugaba en otra liga. El diseño de las pantallas, el apartado artístico que hace que nunca envejezca -algo similar a lo que le ocurre a TLoZ The Wind Waker-, la música, especialmente la de los castillos, la vastedad de cada fase siendo enormes tanto en alto como en ancho, la exploración, la variedad de enemigos y por encima de todo la variedad de situaciones jugables que te hacían plataformear siempre de forma distinta, afrontando las situaciones como nunca antes muchas veces hasta con puzzles de por medio. Mítico ese juego. Siempre que llegaba a la pantalla final donde Bowser se acerca desde el “Background” y cada vez es más grande, me ponía nervioso y apagaba la consola. No recuerdo si alguna vez llegué a rescatar a Luigi.

    El segundo gran momento de mi vida como jugador y el más importante se lo debo a la franquicia Pokémon, concretamente a Pokémon Oro. El “Boom” de esta saga fue en el 98, con la llegada a Occidente de Rojo y Azul, pero por aquél entonces yo tenía 5 años y aunque ya era una edad más que aceptable para jugar videojuegos, lo cierto es que no estaba muy familiarizado con el mundillo y pasaba más tiempo batallando con mis figuritas de Action Man y los Power Rangers.

    El caso es que todo en este juego fue épico, todo. Desde el comienzo de la aventura en Pueblo Primavera hasta llegar a Cerezo y sufrir la angustiosa charla del anciano que nos entregaba el mapa. La llegada a Ciudad Iris, entrar en la Torre Latón (Quemada en los juegos) y Hojalata, la majestuosa Torre Bellsprout, ir a por Ho-Oh y Lugia, visitar Kanto 3 años después de los acontecimientos de Rojo y Azul, obtener las 16 medallas y la pelea contra Rojo en el Monte Plateado.

    He pasado cientos de horas jugando a este juego junto a mis colegas, entablando combates y clonándonos Pokémon mutuamente con el ya mítico glitch del cambiar caja.

    A día de hoy con mis ya cercanos 20 años sigo jugando Pokémon, he jugado todas sus ediciones principales (y explotado su mundo competitivo, el cual mucha gente ignora pese a que es uno de los JRPG -si no el que más y con diferencia- con el Metajuego más profundo que existe a día de hoy, el cual se ve eclipsado por un Anime muy asentado que hace pensar que se trata de juegos para niños) y es con diferencia mi franquicia de videojuegos favorita de entre todas. Otros grandes momentos de mi infancia se los debo a los grandiosos Rubí, Zafiro y Esmeralda y más recientemente a Diamante y Perla, con los cuales pasamos 2 veranos enteros quedando exclusivamente para jugar a dichas versiones.

    Es evidente que he tenido más juegos significativos antes y después de estos, pero me gusta extenderme y sé que me llevaría para largo; al menos a estos dos, especialmente a Pokémon ya les he rendido el homenaje que se merecen en este Post, para que quede constancia x’D.

    Saludos!

  10. Momento épico:

    Reunir las esmeraldas del caos en Sonic2 esperando que únicamente servían para ver un final alternativo y….
    ZASCA. Se transforma en super Sonic. Es algo que no esperaba ni yo ni nadie.

  11. Recuerdo la sensación la primera vez que me pasé un juego completo, en mi caso el famoso Contra de NES. Lo viví tan intensamente que al acostarme tuve el famoso efecto tetris soñando, veía enemigos por todas partes.
    Más adelante coincido con kanfor, reunir todas las esmeraldas del Sonic2 y sentirte el amo el sonic dorado!!!

  12. @GLaDOS Marx soul tiene algunas variantes, y eso sin contar que uno puede llegar hecho trizas donde ese man, pero no es tan dificil tampoco. Eso si, vale la pena verlo morir, es algo espeluznante para ser del universo de kirby

    @VRNazo completamente de acuerdo con lo de yoshi’s island. yo diria que tiene mucho mimo en todos sus apartados, particularmente en los escenarios. Me fascinan los cuentos de hadas por sus ilustraciones y esto es algo así pero convertido a los videojuegos, solo que tratan de emular lo que dibujaría y pintaría un niño, lo que lo ambienta perfectamente

  13. Cvillarroel84

    Momento Epico: Cuando me compraron mi primera NES con Ninja Gaiden 2 Y 3, recuerdo que pase horas y horas jugando, en niveles que me parecian brutalmente dificiles y en que años despues en Emulador terminaba los juego en 15 minutos y en el que pensaba bestia tan facil el juego y yo me echaba horas en terminarlo WTF!!! pero no lo voy a negar cada vez que lo jugaba me daba una nostalgia.

  14. @el_chespio

    Estoy de acuerdo. Es acojonante como muere. Pero hablando de enemigos difíciles, recuerdo que me quemé las pestañas para pasarme a Galacta Knight jugando como Meta Knight. Me tocó aprenderme al dedillo su patrón de ataque, pero me lo pasé xD

  15. @GLaDOS

    Ciertamente ese si que es un enemigo dificil y una de las razones por las que hace en este caso a kirby’s super star ultra (ds) un “must have it” y es de admirar la creatividad para generar dignos adversarios o heroes partiendo de diseños básicos y adorables (quitarle la mascara a metaknight es curioso y revela que obviamente es como de la misma especie de kirby)

  16. Lo que más me sorprende de todas estas anécdotas que mencionas es que comparto algunas de ellas contigo, a pesar de la diferencia geográfica y cultural (yo vivo en Ecuador).

    Me gustaría agregar dos recuerdos imborrables que tengo, en especial de partidas multijugador. En primer lugar del Bomberman para Turbografx 16. Un amigo tenía la consola y el adaptador para 4 mandos, así que pasábamos días enteros en partidas interminables. Caso similar es el de Mario Kart 64, otra joya multijugador de la que guardo gratísimos recuerdos.

    Buena entrada!

  17. Existen demasiados momentos Épicos y memorables en los Videojuegos aunque los que siempre pienso incluso cuando no estoy jugando son

    -*El momento que Vences a Eyedol en Killer Instinc* este fue el primer juego que jugué en mi vida y POR DIOS QUE JUEGAZO!! no por nada lo considero el mejor juego de pelea de los 16 bits… cuando vences a Eyedol y ver como cae en la lava con sus gritos, simplemente wow mucha violencia para un chico de 3 años xD (Que precoz cuando lo jugué).

    -*Cuando juego Tomb Raider 2* si tuviera que decir para mi cual es el mejor de la saga pues estoy refiriéndome a este (seria el 3 pero su dificultad es legendaria por hacerme lanzar el control xD) Para ser mas exactos cuando juego Venecia y suena su pieza musical (una combinación de Violines y chelo) Me entra un aire tan :3 dios ya me dieron ganas de jugarlo de nuevo.

    y otros muchos momentos en el gran catalogo de juegos que he jugado, aunque los que mencione antes son los momentos que pienso mas seguido

  18. ¿Por qué la gente ha borrado las aventuras gráficas de su memoria?

  19. En mi caso los momentos que más fácilmente recuerdo son los de los RPG’s, que durante la época del SNES eran mi género favorito, aunque no son los únicos:

    – El final de Lufia II (será spoiler aún?) cuando Selan muere y luego Maxim debe sacrificarse para salvar a su hijo. Uno de los finales más emotivos que recuerdo.

    – En Final Fantasy 6, cuando en la isla flotante Kefka se rebela contra el emperador Gesthal y absorbe el poder de las estatuas (y un Fire 3 no le hizo ni cosquillas!).. la primera vez que llegué a esa parte pensé que estaba cerca del final, pero no, Kefka resultó casi un dios y aún faltaba la mitad del juego. Ah, y Celes en la Ópera, todo un clásico.

    – En Super Mario RPG, cuando logré vencer a Culex siendo Lv20 (creo). Fue una batalla como de media hora, si mal no recuerdo 🙂

    – En Super Metroid, cuando se obtiene el Screw Attack, la primera vez sentí que Samus era invencible! Y por supuesto, cuando Mother Brain destruye al último Metroid y Samus queda en modo Hyper

    – La primera vez que vi la cara de Mario en 3D, al inicio de Mario 64, y luego el jardín del castillo… Sin palabras

  20. 1-El salto generacional de los 8 a las 16 bits.
    En mi caso, se llevó a cabo un día de Reyes. Tenía una Master System 2 con algunos juegos, entre ellos el Sonic, y claro, verlo más grande, con más detalle, por unos escenarios tan bonicos… pero sobre todo me quedé flipadísimo cuando al recibir un golpe Sonic soltaba montones de anillos por toda la pantalla, mientras que en el de Master System sólo soltaba uno.

    2-Mis primeros pinitos con las aventuras gráficas.
    De nuevo un día de Reyes, y con mi primer PC con apenas 6 meses de vida, recibí como regalo el Indiana Jones & the Fate of Atlantis. No sabía absolutamente nada acerca del juego y esperaba el típico plataformas de acción, y en su lugar me encontré manejando a Indy de verdad. Hablaba como en las pelis, usaba el látigo como en las pelis, se peleaba como en las pelis, ligaba como en las pelis…
    Al cabo del tiempo repetí la experiencia con el Día del Tentáculo. Y otra vez, aquella nueva forma de jugar me acercó de tal manera a los personajes y a la historia que, al terminarlo, me sentía “vacío”, de la misma forma que se siente uno al terminar una serie que lleva siguiendo desde hace tiempo.
    Desde entonces, las aventuras gráficas son mi género favorito.

  21. Hablando de FFVI, recuerdo el momento poco después de la 2ª mitad del juego, cuando Katarin le dice a Duane que está embarazada. Me refiero: Embarazos adolescentes en el universo FF? WTF!?

    O para peleas bestias, hace poco me pasé la primera batalla de Ex-Death, al final del castillo Con solo dos personajes vivos a lvl29 y moribundos

  22. Un momento épico de mi infancia respecto a los videojuegos es cuando aparece El Lado Oscuro en Kingdom Hearts 1. Sin duda, nunca lo olvidaré.

  23. Artículos como este me recuerdan porque tengo a Pixfans entre mis favoritos. La verdad es que yo soy del 90 y me pilló la época del “boom” de las consolas, empecé con una Megadrive que me regaló mi vecino, luego el paso a Playstation… No sé si será por cuestiones de edad (cuando eres un niño cada día descubres algo nuevo) o porque la industria del videojuego ya no me transmite lo mismo que antes, pero lo cierto es que no he vuelto a tener sensaciones similares probando un videojuego como las que tube con Sonic 2, Street fighter II, los FF, etc. Me compré la Play 2 y ahí acabó mi periplo con las consolas. Hoy en día sobrevivo jugando a clásicos como Zelda, Chrono Trigger y demás en emuladores. La verdad es que la actual generación de consolas no me llama la atención en absoluto. ¿Qué se ha perdido? ¿Soy el único que tiene esta sensación?

  24. Grandísimo artículo, me lo he leído de cabo a rabo!

    Gracias por compartir tus vivencias con todos, nos haces recordar nuestros buenos momentos!

  25. En el Castlevania de la Nes, cuando Dracula se transformaba en demonio… De verdad que me impactó mucho, yo era muy pequeño y me había costado mucho esfuerzo llegar a la final.

    Pero si ha habido algún juego que me haya impactado es Metal Gear Solid. Cuando te decia Psyco-Mantis “mmmm veo que te gusta el Castlevania”, o cuando te decia Campbell “Cómo! que tiene una televisión en mono?”

  26. Pensando en lo que dice Elphomega, considero que la falta de recursos saca lo mejor de nosotros y hay radicará de lo especial que son los grandes clásicos.

    En estos momentos ya se puede hacer casi de todo, pero no se quiere salir de esa zona de confort de unas cuantos patrones de jugabilidad ya impuestos y no innovar. Por eso se siente un próximo “crash”, ya que todo se ve igual en cuanto a mecánicas, a pesar del realismo que tenga gráficamente un videojuego

  27. momentos de mi infancia:
    1)super mario bros 2 (4 años):imaginense la escena despues de haber jugado el primero llego al final y como todo un crio digo: y “bouser”?

    2)kirby super star (4 años)escena:miren los colores! que hermoso y facil! (2 semanas despues llego a marx) ¡¿que diablos?! pero que…..(lo que viene lo recuerdo en partes: se me cae el control!!!!! agh ya van 5 intentos!!! (y recuerdo la satisfaccion de terminarlo

    presente:
    1)amnesia y slender(epa que estos dos comparten puestos)
    amnesia: jujujuju el sillent hill no da miedo y menos esta (3 minutos despues) me meo todooooooooooooooooo!!! ahhhhhhhhhhhh!!!!
    slender:uff nada pueder dar mas miedo que amnesia(5 minutos despues) ay mama…AY MAMA!!!!!!!

    2)los dos portal: me quede simplemente pasmado al ver el sistema de portales, me dije: que original………………………………………………………………..despues supe de narbacular drop

    and thats all folks!!

  28. en el iss deluxe todo el rato buscando meter gol de trukele, no habia pikes x meter goles d trukele.
    el pc futbol q gran juego

  29. @elphomega

    Se ha perdido que la industria del videojuego ahora intenta contentar a las grandes masas, con todo lo bueno pero especialmente malo que ello trae consigo.

    En aquella época a los videojuegos jugábamos 4 gatos como se suele decir, y no solamente éramos pocos los que disfrutábamos con ellos y lo veíamos como un ‘hobbie’ más, sino que para el resto de no-jugadores eran algo similar al diablo, el mal encarnado en nuestras casas, algo de lo que había que alejarse y alejar a los niños, etcétera. El público hacia el que iban dirigidos los videojuegos era muy concreto y muy selecto; juegos de jugadores para jugadores, donde a pesar de que había mucha morralla, tenían muy claro qué es lo que buscaba su público, su único público mejor dicho, en los grandes títulos.

    Por otro lado el tener una industria más virgen y menos monopolizada por los grandes de ahora hacía que todas las empresas pusieran más de su parte. Porque no nos engañemos, todas ellas persiguen el dinero, y no es más santa Nintendo, que Microsoft, Sony o la antigua Sega, pero tampoco tenemos que ignorar que antes todo era mucho más radical. En cualquier momento la integridad de Nintendo o Sega podía peligrar si llegaba un “Newcomer” haciéndolo mejor que ellos, incluso lo tenían más fácil para devorarse la una a la otra. Hoy día los 3 gigantes saben que lo tienen todo bajo sus pies, esto trae implícito que todas sientan esa sensación de seguridad, del “podemos permitirnos cagarla o tomarnos nuestro tiempo sin que ocurra nada”, que ya nos redimiremos.

    Y finalmente la expansión del videojuego. No ha pasado mucho desde entonces, un par de décadas, pero donde antes se veían diablos que poseían a los niños, ahora se ven sistemas de entretenimiento sanos a los que incluso los jugadores no habituales, como los padres, los tíos, los abuelos, etcétera, tienen acceso y dedican su tiempo libre de vez en cuando.

    La proliferación del jugador “casual” ha hecho que se convierta en un grupo importante al que hay que atender para subsistir como empresa, dado que los lanzamientos ahora son para colmo mucho más costosos moviéndose millones de dólares en los procesos de creación de ciertos videojuegos, y no hay mejor forma de satisfacer a este sector del mercado que haciendo juegos a su medida, juegos ocasionales que no tienden a ser del gusto del jugón de toda la vida, y por supuesto los sistemas de juego también se ven afectados por ello haciendo uso ya no del Online y parafernalia de esta índole, que a día de hoy es completamente necesaria, sino de otros “addons” como la integración de las redes sociales a estos sistemas, y un largo etc. Los móviles, ipads, tablets… tienen un rol crucial en todo esto, y poco a poco, despacito pero progresivamente van ganando terreno.

    Algunos hablan de otro inminente “Crack del 83”; yo no creo que haya que llegar a eso, y de hecho es muy improbable dado que las circunstancias que causaron dicha crisis son radicalmente opuestas a lo que hoy día estamos viendo, pero temo porque en otro par de décadas, las nuevas generaciones de la mano de esta serie de dispositivos portátiles y con unas empresas que buscan satisfacer el mayor número de usuarios posible, se vuelvan del lado “casual” haciendo que al final, con el paso de los años, los videojuegos y los jugadores tal y como los conocíamos hace tiempo se acaben extinguiendo.

  30. CrisGranaldo

    Las 400 ptas. que me dejé con mis dos hermanos en unos recreativos en Ibiza para pasarnos el arcade de los Simpsons. Toda la tarde de vicio y entre 20 y 30 niños mirándonos mal por no soltar la máquina.

    La del PC Fútbol me pasó exáctamente lo mismo pero con el 5.0 (lo de dar el coñazo con que me compraran un ordenador para estudiar). Y al colega que venía a echar ligas multiplayer lo mismo (esa saga fue una auténtica “vendeordenadores”).

    Un saludo!

  31. coincido contigo en lo del rastan saga y el lago de fuego, también son de reseñar la aparición del enemigo final del phoenix descendiendo el platillo volante con esa musiquita.

    recuerdo tambien partidas al de dos pantallas de nintendo en que mario y luigi llenan cajas de leche.¿mario factory?

    recuerdo la aventura original, cuando entrabas en la caverna al fin, y ponías la segunda cara de la cinta

    recuerdo el momento en que al fin se cargaba el wizzball y arrancaba su musiquita, o el frightmare

    recuerdo el momento en que la bandera tentáculo se alzaba en el día del tentáculo

    recuerdo el vórtice del sam & max

    recuerdo el sonido burp del gran juego de atari 2600 fast food

    recuerdo la musiquita del amidar conforme coloreabas los cuadrados

    y la musiquita de cuando conseguías la burbuja en el bombjack, o la vida extra del bubble bobble

    recuerdo la emoción de encontrar un gauntlet en unos billares

    o un ghouls and goblins

  32. Ganar a todo el que pisaba el bar en el Street Fighter II gracias a Zangief… recorrer con el Spectrum La Abadía del Crimen, eliminar a los pistoleros finales del Gun Smoke con solo un crédito, completar el Batman (filmation) gracias a mapas caseros, flipar con el Micky Castle of Illusion la primera vez que encendí una MegaDrive, degustar la himnótica música de Shenmue mientra recorría esas calles… son muchos los momentos fenomenales

  33. cuando descubri que terminando el tetris de nes salia mario, link, dk, samus y mas personajes tocando instrumentos musicales felices y contentos
    ese fue un momento epico para mi

  34. Solo le encuentro un pequeño ”pero” , tendrias que haber contado la anecdota de como el primo Miguelin se cargo tu videoconsola colocando el juego del reves e intentando desatascar el boton con un cuchillo

  35. jugar y entender la verdadera historia detras del diseño infantil de mother 3…. me dejo impactado por todo lo que tiene que pasar el pobre de lucas

  36. Momentos de mi infancia/adolescencia:

    Recuerdo que hice un trato con mi padre, si me levantaba lo suficientemente temprano y me sobraba tiempo antes de irme a la escuela me dejara jugar en su Macintosh, se puso de acuerdo, y en ese tiempo hasta cuando tuvo que guardar su Mac, me pasaba un juego de Tanques que no recuerdo el nombre, era digamoslo así en 3 dimensiones aunque no solo eran líneas que unidas daban la ilusión de tanque, muy entretenido y adictivo, y cuando me aburría me jugaba el clásico Pacman.

    Pokemon Blue: Ya solo me quedaba por vencer a Blaistoise pero ya habían sido derrotados todos los pokemon que usaba normalmente, solo me quedaba un Hitmonlee que había conseguido en un intercambio y ni siquiera conocía sus habilidades, mi Hitmonlee se come de lleno un ataque de Blaistoise, estaba a nada de perder y arriesgandome a usar el ataque “Salto Alto patada” gane a Blaistoise.
    Ver la presentación del profesor Oak de los pokemon con los que gane la Liga fue el momento más satisfactorio que pude vivir.

    Donkey Kong Country: Ir todos los días después de clases a jugar con mi prima el DKC son los mejores recuerdos que tengo.

    Age of Mythology: Todo, seguir las aventuras de Arkantos con las diferentes culturas y dioses del juego.

    Megaman X: Mi amigo Juan me presta el emulador de SNES con el Megaman X, recorrer el primer escenario junto con ese gran SoundTrack fue toda una experiencia, o hacer el Escenario de Storm Eagle, mi escenario favorito del Megaman X.

    Las tardes que no tenía tarea, jugábamos con mi hermana el Sunset Riders, Super Bomberman 5 en el emulador de SNES o el Gunstar Heroes en el emulador del Segas Génesis.

    El Shining Force del Sega Genesis, su dificultad, su historia, y el hecho de ser mi primer SRPG.

    Need For Speed Underground: Las horas intentando pasar el juego y modificando el carro favorito de mi papá, el VolksWagen Golf GTI pero a mi gusto.

    Lo fascinado que quede con la historia del Warcraft III Reign of Chaos y Frozen Throne.

    Los momentos de tensión que sufrimos con mi hermana intentando pasar El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey en el escenario encima de la muralla en las Minas de Tirith, ella usando a Legolas y yo a Gandalf.

    Disfrutar del Grand Theft Auto Vice City, su historia, las misiones de taxista o simplemente coger un auto y recorrer las calles de Vice City escuchando la música de Michael Jackson.

    La cinemática de inicio del Metal Gear Solid, la que me hizo enamorar del juego.
    El mensaje final de Snake después de los créditos del Metal Gear Solid 2.

  37. Qué buen articulo!

    Momentos épicos…

    -Mi primer juego de NES fue el Tiny Toons Adventures, y recuerdo que estábamos jugando con un amigo y, de la nada, aparece una nave de Star Wars en el mapa y Montana Max disfrazado de Darth Vader al estilo Spaceballs. Si le ganabas, te soltaba 3 vidas. A veces aparecía, a veces no, y siempre en distintos momentos. Fue muchos años después que me enteré que aparecía según las zanahorias que tenías al terminar una pantalla.

    -Terminar el Felix the Cat para NES. Un final que, en su momento, me emocionó. Era un juego que me encantaba en todos sus aspectos y cuando por fin lo terminé, con la animación final y la musiquita en verdad me emocioné y hasta el día de hoy lo recuerdo con todo detalle.

    -Viajar al futuro para que Fred Flinstone conozca a George Jetson! Un encuentro épico como hubo pocos! Atravesar toda la prehistoria, los minijuegos, el castillo de Frankenstein, para llegar al futuro y por fin rescatar a Dino y a Hoppy… ufffff que buen recuerdo.

    -De la misma manera en que el Tiny Toons Adventures fue mi primer juego de NES, Buster’s Hidden Treasure fue mi primer juego de MegaDrive, y descubrir los niveles secretos, ir anotando los passwords, etc es algo que voy a mantener siempre en mi memoria.

    -El día en que me compré el Sonic 3. Todos me gustaron mucho, pero el 3 era, por mucho, el que más me gustaba. Se notaba un gran salto del 2 al 3. La música, los escenarios… todo era tremendamente épico.

    -El final del Sonic 3 & Knuckles. Peleando en el espacio con Ultra Sonic, recuperando el tesoro de la isla… sin palabras.

    -El final del Sunset Riders de Megadrive. Supongo que sería igual en todos los demás, pero como no jugué ninguna otra versión más que la de arcade, y no la pude terminar, menciono ésta en específico. ¡Qué buen juego!

    -Los niveles secretos del Super Mario World. Hacer lo posible por mantener a Yoshi todo lo posible. Los niveles estrella…

    -Tal como mencionas, el PcFutbol. Por suerte, en mi caso ya teníamos ordenador. Empecé con el 5.0 que me prestó un amigo y me encantó, pero cuando jugué al 6.0 fue cuando más envicié. Las novedades de la cartera para saber en qué momento se les terminaban los contratos a los jugadores, la modificación en los esponsors, etc. Además, el 5.0 tenía la facilidad de que, si las cosas iban mal, era muy fácil a la hora de jugar los partidos y poder ganar hasta por 20 goles de diferencia. El 6.0, por su poca jugabilidad en ese aspecto, hacía que fuera bastante más difícil levantar en caso de una mala racha.

    -Yoshi arriba del castillo!!!!

    -La eterna búsqueda de MissingNo.

    -Y por supuesto, descubrir que todo era un sueño del pez viento en Link’s Awakening. Creo que ese fue uno de los momentos más épicos que recuerdo… ver cómo todo desaparece, como luego parece que todo fue una fantasía de Link para ver al pez viento surcar el cielo, robarle al mercader para que nos tire un Kamehameha y descubrir el final secreto si no se muere ni una sola vez…

    En fin, muchos momentos épicos e irremplazables.

  38. Googlero Mayor

    @Imsai8080. Una vez más, un excelente artículo. El recuerdo de Vega, es muy similar a lo que yo viví cuando conocí a ese personaje tan rápido, quizás estábamos en las mismas recreativas… o quizás fue un error de la Matrix y el evento se replicó en las recreativas que yo “habitaba”. Un saludo.

  39. Recuerdo como si fuese ayer, mis vacaciones con cinco años (hace ya 32) a un pueblo de sevilla, y las viciadas a la maquina de 25 pesetas al kung fu master.
    La vez que después de muchas horas, ya que no se podia grabar la partida, me terminé el phantomas 2
    Los Goonies, ya que gracias a el, comencé a jugar con un compañero de clase y a dia de hoy sigue siendo mi mejor amigo (para que luego digan que los ordenadores te aislan)
    El ikari warriors, que POR FIN me lo he terminado (hace un par de meses en el emulador )
    Yo di el coñazo para que me comprasen el street fighter para cpc, que también lo jugaba en las recreativas y era chunguisimo hacer los combos

  40. Pedazo artículo! Enhorabuena!!! Me ha encantao! Tendré que pensar detenidamente mi lista, pero a bote pronto me acuerdo de la primera partida de Civilization 1 en la que conseguí llegar a la era atómica, la emoción de los turnos en que estaba en juego la construcción del proyecto Manhatan y la emoción que sentí cuando, por fín, lo terminé antes que la civilización enemiga, que me superaba ampliamente en número de ciudades y potencia y a la que, sin embargo, pude cargarme a base de bombazos nucleares a tuti plen, en plan apocalipis nuclear… aquello sí fue épico! He jugado después al Civ2 y al Civ3 (cada uno con sus virtudes), pero nunca he tenido una partida tan emocionante como aquella en que descubrí el poder nuclear ;D

  41. Muchas gracias a todos por los comentarios y las diferentes historias. Da gusto compartir estos recuerdos con vosotros, pero sobre todo me encanta el poder empaparme de vuestras vivencias.

    @Ramoncete mamón, ¡Eso no fue un buen recuerdo! Ahora nos reimos todos, pero menudo berrinche me llevé ese día. Menos mal que en Game Shop pudieron arreglarla y todavía tenía garantía 🙂

  42. Creo que muchos de los aquí presentes coincidirán conmigo en que un gran momento en nuestra vida gamer es cuando nos enseñaron en el pokemon rojo a Mew y a Missingno y cómo capturarlos 😀

  43. Tarde años en instalarme windows 7 solo porque no iba el pcfutbol en el, como lo echo de menos.

  44. Gran articulo sobre momentos memorables de videojuegos.

    Me quede flipado con el primer juego que tuve en mi primera videoconsola: el Sonic de la game gear.

    Tambien recuerdo especialmente el street fighter II y el snow bros en las recreativas, vaya vicio jugando con los amigos.

    Y ya en los 3D, el primer alone in the dark en PC, zelda ocarina of time, metal gear solid 3 ( tremendo final) y dark souls.

  45. Genial el articulo, como siempre, creo que todos tenemos momentos como los que as compartido con nosotros.
    Con la edad me estoy dando cuenta que cada vez me gusta tanto jugar, como oir/hablar sobre videojuegos, y este tipo de articulos lo demuestra. Gracias amigo.

  46. @Glados: mas verdad no hey pero tambien el primer pokemon legendario era muy buen recuerdo (Zapdos)

  47. Heavy RockMX

    ¿Un Street Fighter II con dos botones? Diablos, si no mal recuerdo en mi infancia llegué a jugar uno creo con 3 pero uno con solamente dos, ¡¡¡sacrilegio!!!

  48. Momentos epicos:

    -Cuando Link saca la espada maestra. Por poco me desmayaba

    -El primer mario. Me lo prestaron y me enamoro(el primer videojuego que juge)

    -El final de ocarina of time. Uno de los pocos juegos que me han hecho llorar

    -El tekken 3. Siempre quede con la incognita de cual era el personaje que estaba entre bryan y gon(todavia no se cual es)

    -Marvel vs Capcom. Necesitaba saber como utilizar a mecha zangief

    -Cuando compre ocarina of time. Lo miraba cada 5 segundos, solo para saber si estaba ahi.

    y muchooooooooooos mas

  49. Yo que soy un poco más joven me quedo con los siguientes momentazos:
    – Ver a mi tia jugando a la abadía del crimen cuando no media dos palmos
    – Prehistorik Man 3 para MSDos. cuando llegas al mundo helado con Yetis. Lo jugué en el despacho de mi padre.
    – Recuerdo una aventura gráfica (mi familia era muy de aventuras gráficas) llamada REAH.
    – Cuando me pasé a las consolas, con nintendo 64 y Goldeneye dopado de trucos. Los malos con cabezas gigantes con forma de hamburguesa era un puntazo!
    – Al descubrir FFX, uno de los momentos mas bonitos que he vivido en una consola.
    -Y Oblivion. Tengo recuerdos como si se tratara de una vida real

  50. Me limitare un poco con mis recuerdos, son varios y ando corto de tiempo.

    -Contra: Era el clásico co-op con mi hermano y también el viciaso, siempre lo jugábamos juntos hasta que lo terminábamos.

    -Super Mario Bros 3: siempre me gusto el primer mario, pero al jugar este quede flipando.

    -Sonic the hedgehog: Nunca tuve una Mega drive propia, por lo que siempre era el infaltable que jugaba cuando iba a donde mi tía

    -Megaman X: lo que al comienzo considere un pecado que cambiaran el DKC por este juego, pero que después de insertarlo cambio rápidamente mi opinión.

    -Age of Mythology: Mi primer juego de pc, una aventura épica junto a Arkantos, junto con ello aprendí sobre mitologías y las culturas.

  51. @Hakumen Mi primero fue Articuno. Lo cacé haciendo el viejo truco de la PokeMasterBall, a parte de dormirlo previamente. Junto a él y a mi Vennasaur, conseguí pasarme todo el Alto Mando a duras penas y así pasarme por primera vez el pokémon rojo. Me lo pasé este verano. Tengo 17 años. Cuando me lo regalaron tenía 3-4. Solo lo digo para darle mayor merito xDDD

  52. Uno de los momentos mas impresionantes que recuerdo fue durante Bioshock. A partir de que te encuentras frente a frente con Andrew Ryan hasta el final (yo saque el final bueno) todo fue una obra de arte como pocas. Lloré, sufrí, y finalmente fui feliz, todo motivado por ese juego.

    Y con Bioshock Infinite no fue diferente, pero el juego aun es nuevo, así que no comentare sobre el, por si alguien que lee mi comentario aun no lo juega, aun pueda descubrir sus maravillas.

  53. Me da gusto saber que no soy el unico que guarda tan grandes recuerdos, les cuento un poco de mi historia:

    mis primeros juegos en consola y Arcade fueron Super mario bros y Tumble Pop respectivamente, en este ultimo perdi mis 3 vidas en 10 segundos.

    yo tambien termine el Contra con mi hermano, recuerdo llegar al final de Spin Master con mi papa ayudandome y quedarnos sin poder terminarlo.

    mi primer arcade 3d fue Tekken 2, no podia creer sus graficos “reales” y el video de intro para mi es epico (y uno de mis favoritos), el salto a la generacion 3D(ps1, N64) mientras yo aun seguia con mi NES.

    uno de mis favoritos es recordar a mi corta edad un juego donde aparecian 3 Ninjas enormes en la pantalla con unos escenarios llenos de detalles y no saber que juego era hasta el año 2007, el Juego Ninja Warriors de Snes que lo pude terminar hasta ese entonces aun sigue siendo una experiencia hasta el dia de hoy.

  54. como dicen ver el salto generacional, jugar al super mario en la nes por años para despues volverlo a ver en supernes y decir no MAMES, era el HD de la epoca.

    Uno que me dejo impactado y hasta la fecha es de mis favoritos es el METAL SLUG simplemente una obra de arte hasta el 3 esta bien ya despues se la alargaron mucho

  55. Oh que pedazo de recuerdos todos. Target Renegade que rebotes que pillaba yo solo 😀

  56. TEHKAN el mejor juego deportivo de la historia y gran desconocido general

  57. @RamonJimenezFlo

    Genial el articulo, enhorabuena.
    Aquí dejo las primeras que vienen a la mente de un carroza (algunos ya comentados) :
    .- Bubble Bobble (la musiquilla de la intro con Bub y Bob dentro de la burbuja enlazando con la primera pantalla, cuando cogias un caramelo amarillo, o cuando te lo quitaba el compañero de juego,jajaja cuando te perseguia el fantasma blanco “la muerte” para nosotros,…)
    .- Rygar (cada vez que terminabas una pantalla y los enemigos que quedaban se desintegraban mientras te abrazabas a la figura que giraba para entrar en el templo con esa música mágica….)
    .- Gauntlet (alucinante la primera vez que vi a cuatro tios jugando a la vez y esa voz increíble que salía de la maquina)
    .- Pengo (todo, de principio a fin, su tensión, su musiquilla, los puñeteros nervios de que te daban de lo “inteligentes” que eran tus perseguidores….)
    .- Amidar (mi primera recreativa…..)
    .- Track & Field (que sensación al machacar los botones y clasificarte en las pruebas)
    .- Dragon’s Lair (la primera vez que la vi en un bar creía que me iba a desmayar)
    .- Commando, Kungfu Master, Tyger Road, P.O.W, Legendary Wings, Shinobi, Wonder Boy, Combat School, Afterburner, Exed Exes, Tetris, Toki, Outrun, Final Fight, Rastan, Gryzor, Cabal…….Dios cuanto dinero he gastado en mi infancia!!

    Un saludo!!

    PD: Y porque no empiezo con el MSX , luego el Atari ST….que viejo estoy

  58. mucha imaginacion, que vega te gane con dos perfect tiene mas de mentira que de verdad, sobre todo para una persona que se le hace facil los shoryuken.

  59. Momentos épicos tengo miles, pero sin duda hay varios muy importantes:

    · Venecia de Tomb Raider 2. Es especial por que de pequeño sólo podía jugar a ese juego en el Windows 95 de un amigo de la infancia. No nos importaba el videojuego, sólo queríamos verle los escasos polígonos a Lara Croft.

    · El día que mi vecino vino a decirme que había encontrado casi por error la última estrella de Super Mario 64 (la nº120) creo que fue memorable. Sabíamos qué había en el tejado del castillo por un vhs promocional de nintendo que habíamos visto pero queríamos vivirlo nosotros. Después de aquello seguimos jugando a ese juego pero con un sentimiento de libertad mucho más grande.

    · El infinito multijugador de Perfect Dark. Insuperable.

    · Cuando me enteré de la plantilla que iba a tener Smash Bros Melee para Game Cube. Me pareció lo más épico en años. ¿Princesitas y Pokémon dándose tortazos? Era lo mejor.

    Por cierto, me has ganado con la referencia a Street Fighter. Además, vivo en el pueblo de al lado de Santiago de la Ribera. 😛

  60. @memoman, ¿Te importa explicarme que beneficio obtengo yo mintiendo acerca de ese momento doble perfect? Así es como ocurrió, y nos dejó a todos alucinando, te lo creas o no. Por cierto, el shoryuken no es ni mucho menos un arma infalible contra Vega porque su salto y patada normal suele tener prioridad.

    Salu2 y gracias a todos por los comentarios 🙂

  61. Que grande @Mauri el artículo que te sacaste de la galera. He de decir que no comparto muchos de tus momentos, no porque no me hayan gustado los juegos que mencionas, sino primero y principal tuve otros sistemas diferentes a los que tuviste vos y segundo, porque somos seres diferentes :P.

    Recuerdo con mucho cariño como casi se me para el corazón cuando después de haber vagado durante un año por el castillo del mismísimo señor oscuro en SOTN, descubrí que existía un castillo invertido igualmente extenso… casi me muero de un ataque cardíaco.

    Otro momento épico fue cuando encendí mi consola una mañana dispuesto a pasarme de una vez por todas el Super Mario Bros 3, acción que demandó más de diez horas de mi vida, pero que me regocijó grandemente cuando finalicé totalmente desgastado y muy cansado, como si hubiese luchado con una bestia durante horas y horas.

    Genial arículo, me encanta hablar de lo Retro, siempre es bien recibido :D.

  62. No se dime tu que ganas con inventarte tamaña chorrada con lo del double perfect, están lindas las historias, pero se notan muy forzadas. En mi vida he tenido muchas consolas y también jugué mucho a las recreativas, pero los momentos gamer se cuentan con los dedos de una mano, el resto son meras anecdotas como las cuentas tu, que no tienen nada de malo, si llevan a otras personas a comentar y traer recuerdos de antaño al presente, pero te vuelvo a decir que no te creo, y si no te importa que te crea, no me respondas, la vida se va de criticas buenas y malas, el que no te crean la debieras asumir con hidalguía.

    El shoryuken con combo bajo es infalible para enfrentar a Vega

  63. @ICECOOL, no he vivido ese momento Castlevania SOTN que cuentas, pero desde luego debió ser una sorpresa morrocotuda. ¡Te encontraste con un juego nuevo así por que sí! Yo lo jugué ya en mi etapa de coleccionista y me maravilló.

    Una vez más, gracias a todos por los comentarios. Da gusto leer tantas anécdotas 🙂

  64. cuando por primera vez jugue prince of persia, y ver esa fluides. cuando llegue al area del hielo en donkey kong country “esos graficos nunca podran ser superados” 🙂
    el ISS y sus tardes con mis amigos, sacar todos los trucos de los mortal kombat, ganar en el ultimo momento con una tortuga en el mario kart, el primer y segundo sillent hill. cuando liquid le dice a snake que todo fue su plan y el ha estado hablando con el 0_0 asi quede.
    el soul reaver y su historia, que segui hasta el defiance 🙂
    fortune haciendo que los misiles del metal gear ray se desvien, eso es epico.
    el shadow of the colosus y el primer coloso.
    la atmosfera de pena y ruina del metal gear 4. maria santiago en el gears. hay muchos momentos..

  65. Mis momentos:

    – La abadia del crimen, escapando del abad por la noche
    – Crime fighters, bailando con los Rusos en el metro o el con el motero de la tercera fase bebiendo gasolina por ejemplo.
    – Street fighter II, la primera vez que lo vi; combate de Ryu contra Blanka. Fue amor a primera vista
    – FFVII combate tras la muerte de Aeris
    – Golden eye, combates 4 players versus
    – GT5 intro con Nico Belic

    Buf, y muchos más, es cuestion de hacer memoria…

  66. Recuerdos: Cuando me trajeron la SNES de USA con el Mario World, las largas filas para jugar a los arcades de Final Fight y luego Mortal Kombat 1, y cuando me regalaron por mi cumple de 9 el TMNT IV y el genial Star Fox.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *