Entradas

, , ,

Enfermedades de los videojugadores

Todos nos hemos pegado una viciada intensiva de horas alguna vez en nuestra vida (incluso varias veces), y las disfrutamos como niños. Se ha demostrado que los videojuegos pueden influir positivamente en ciertos aspectos, como mejorar la capacidad de resolución, fomentar el trabajo en equipo, la agudeza visual, la concentración, la originalidad o la coordinación, entre otros.

Pero hoy nos vamos a centrar en uno de los aspectos negativos: las “enfermedades” que se derivan del uso intensivo de videojuegos, dividiéndolas en dos partes, las que, digamos, son catalogadas como “oficiales” y las que no. Leer más

, ,

Las típicas excusas al perder

Los que gustamos de los videojuegos tenemos muchos vicios y manías mientras jugamos. Entre todas las que se nos puedan ocurrir, la que creo que es la más recurrente y que todos tenemos o hemos sufrido es la de no saber perder (y posiblemente sea también de las más negadas). Hay que reconocerlo, en los videojuegos las clásicas frases de “lo importante es participar” y similares no tienen cabida, lo que importa es ser el mejor. Los videojuegos son para ganar siempre, aplastar al rival y si se es muy superior, intentar humillarlo. Y así es como más se disfrutan.

excusas_perdedores

Hace unos años, cuando no se había prodigado el multiplayer online, no tenías más remedio que quedar con 4 amigos delante de una televisión y demostrar que eras el mejor. Siempre recordaré los piques con los amigos, las rabietas al perder (incluyendo estampadas de mando contra el suelo), el no querer jugar más, el reírte cuando les ganabas en su cara… aunque a veces eran ellos los que se reían, ya que siempre a uno se le daba mejor un juego que otro.

Cuando ganamos siempre es, por supuesto, por lo buenos que somos, pero cuando nos vencen siempre existe alguna excusa, y los que estaban más acostumbrados a perder que a ganar tenían elaboradísimas coartadas (aunque también bastante absurdas la mayoría). Por esto, he elaborado una lista con algunas de las excusas que más recuerdo repetirse:

Leer más