Entradas

,

Comprando Bloodborne con tu propia sangre

Bloodborne

No os imaginéis nada satánico, aunque el titular no es tendencioso, sino totalmente realista. Resulta que en Dinamarca Sony ha unido fuerzas con GivBlod para ofrecer a los interesados un curioso acuerdo: un videojuego a cambio de una donación de sangre. Con esta curiosa campaña se espera obtener una buena cantidad de reserva para los bancos de sangre, y por ello hoy en la Universidad de Copenhague se está pudiendo cambiar sangre por un videojuego (se ha hablado de Bloodborne, supongo que por el juego que da su título, pero había más juegos de PS3 y PS4 para elegir.

De primeras he pensado que es una iniciativa genial para ambas partes, aunque luego también he pensado si realmente se está haciendo una buena obra, o GivBlod espera obtener algún tipo de beneficio de la campaña, pues la sangre es un bien preciado que en ocasiones alcanza precios bastante elevados. No obstante, por lo que he podido ver se trata de una campaña de la sanidad pública danesa, así que no parece tratarse de algo con un ánimo de lucro oculto (o eso esperemos, que en España lo público y el ánimo de lucro se confunden demasiadas veces…).

¿Y vosotros qué? ¿Donaríais si llega esa campaña a vuestra ciudad?

10 pantallas extra que recuerdo con cariño

Las pantallas extra (bonus stage, pantallas de bonificación, bonus levels o como le queráis llamar), suenan mucho a los noventa. Tal y como indica su nombre, eran pantallas que te ibas encontrando en el transcurso del videojuego entre las pantallas normales, a veces sin tener que hacer nada y otras teniendo que cumplir ciertos requisitos durante las pantallas “normales”. Su principal función solía ser la de obsequiarte con un extra (vidas, continuaciones, objetos especiales…) para facilitarte el transcurso de la historia.

Solían ser un reto añadido y no obligatorio para poder completar el videojuego, con un solo intento y sin la penalización de perder vidas si se fracasaba. Las había de todas clases, pero un servidor recuerda con cariño unas cuantas, que os voy a presentar a continuación. Leer más