, , , , ,

Tex Murphy: Mean Streets (1989)

El retorno del rey

Tex Murphy resurge de su alcohólica miseria, que no de sus cenizas. La saga de Chris Jones y Access Software protagoniza una segunda (si no enésima) juventud, desde que el propio Jones lanzara, fanfarrias y exquisito video promocional mediante, un prometedor proyecto en Kickstarter. Nada me place más que anunciarles que, una vez cerrada la etapa de donaciones (acabó hace solo unos días), el Project Fedora ha conseguido reunir la nada desdeñable cantidad de 598,104 $, superando ampliamente la meta de 450.000$ que abre camino a un nuevo Tex Murphy. ¡Tres hurras mutantes por Tex!

Así que de momento ya tenemos confirmado un nuevo título de la serie, disponible presumiblemente a partir de 2013. Cierto es que a poco que uno sea aficionado a las aventuras clásicas, conoce alguna de las entregas “modernas” del universo Tex Murphy, aventuras repletas de FMVs (en cristiano, “vídeos”) y protagonizadas por el mismo Chris Jones encargado de su diseño y producción. Under a Killing Moon (1994), The Pandora Directive (1996) y Tex Murphy: Overseer (“remake” de este Mean Streets lanzado en 1998) son buenos representantes de esta corriente afín tanto al cine como a la aventura.

Sin embargo, la serie del carismático investigador privado se remonta a un buen puñado de años atrás, cuando llegó a con un formato bastante alejado de las cinemáticas e incluso del propio soporte en CD, para MS-DOS y otros sistemas domésticos. Mean Streets (1989) y Martian Memorandum (1991) pueden ser tecnológicamente mucho más modestas como primeros escarceos de la serie, pero ojo, tal factura técnica no hace mella alguna en el sabor a whisky y film noir distópico que lucen sus hermanas mayores, y ellas mismas. En aras de un mayor conocimiento de la saga, y como mera celebración gafapaster por el éxito del Project Fedora, nos sumergimos en un San Francisco post-apocalíptico. Y como no, en sus mezquinas calles.

La aventura vintage post-apocalíptica

Calles que de hecho están repletas de mierda radiactiva de todas las naturalezas. Corre el año 2033, y los vestigios de la Tercera Guerra Mundial permanecen en forma de rayos gamma y entornos inhabitables. Mientras que algunos humanos han desarrollado resistencia a la radiación, otros tantos perecen en un mundo difícil, aquejados de toda clase de crueles mutaciones, o a manos de ciertos congéneres carentes de cualquier clase de escrúpulos.

Ese es el hábitat en el que sobrevive Tex Murphy, un investigador privado peculiar como él solo. El sabueso es contratado por una atractiva joven llamada Sylvia Linsky para resolver un caso pero que muy sospechoso. Su padre, el eminente científico Carl Linsky, ha muerto tras precipitarse por el Golden Gate. Lo que las autoridades señalan como suicidio no lo para la hija de Linsky, que alberga no pocas dudas sobre las últimas horas de su padre. Con 10.000 dólares en el bolsillo y media California a nuestros pies, el rompecabezas que oculta la muerte del señor Linsky aguarda dispuesto a desenmarañarse, a pesar de que algún sospechoso tratará de evitarlo…

En la boca del lobo

En este punto es donde tomamos las riendas del caso, con algunas pistas iniciales que nos provee, curiosamente, el propio manual de instrucciones. Y es que nada más comenzar nuestro periplo podemos conducir nuestro vehículo volador (anti)personal libremente y explorar el mapeado rumbo a donde nos plazca; aunque en honor a la verdad, a todas luces sale más a cuenta utilizar las coordenadas iniciales, (y las que luego consigamos) con objeto de visitar sin rodeos las numerosas localizaciones en las que nos esperan testigos, sospechosos, y alguna que otra situación peliaguda.

Desde los primeros compases de la aventura, queda meridianamente claro que Mean Streets no es solo un juego. En primer lugar, porque el guión, los personajes, la ambientación y hasta la propia música beben descaradamente del cine de suspense, o mejor dicho, de la teleserie detectivesca. La cutrez y el aire decadente de Tex lo hacen aún más grande, ejemplo diáfano de ese fenómeno según el cual el antihéroe gana atractivo conforme pierde escrúpulos y elegancia. Y es que, aún en San Francisco, Tex Murphy es la Lisboa de los detectives interactivos: deslucido pero orgulloso, llegando incluso a brillar en su decadencia.

Aún así, y haciendo un esfuerzo por definir a Mean Streets estrictamente como videojuego, nos damos de bruces con nada menos que cuatro aspectos jugables bien diferenciados. Por una parte, el simulador propiamente dicho, con el que nos moveremos por el mapeado. El control y la usabilidad son bastantes primitivos, por lo que muy probablemente estarás usando el cómodo -si no necesario- autopilot, que funciona gracias a los códigos de navegación citados. Con todo, ni los mismísimos Dioses te librarán de pasar un buen puñado de horas revoloteando de aquí para allá, manual o automáticamente. Meh.

Ya en nuestro destino, pueden esperar tres escenarios bien distintos. El primero de ellos es el interrogatorio, que funciona en base a unos sencillos comandos escritos. Tranquilos, que aunque el sistema pinte caótico, se reconocen únicamente nombres propios, y unos pocos términos sueltos importantes en la aventura, con los que os prometo que os familiarizaréis de inmediato. Abrirse camino en este terreno cenagoso con frecuencia tiene su precio, y aunque podemos seducir al interrogado a base de billetazos, también podemos persuadirlo con un poco de violencia física…

Por otra parte, recabamos indicios y nos hacemos con ítems en escenarios repletos de pistas que conviene registrar minuciosamente, y eso que ocasiones ello pueda ocasionarnos una muerte atroz (lo que vienen siendo “los gajes del oficio”). Tanto el movimiento como la interacción con el escenario se da exclusivamente con las teclas, en un sistema funcional pero ciertamente algo engorroso, teniendo en cuenta especialmente que no podemos acceder a los items en estas pantallas, únicamente en el vehículo. Fuck. Por último, entre tanto indicio también hay espacio para unos breves niveles de acción y shooter, en los que cobra protagonismo la munición que hayamos encontrado en nuestras pesquisas.

Callejones oscuros… y yo con balas de fogueo

Ciertamente, habréis deducido a estas alturas que si Mean Streets tiene un punto flaco ese es el apartado técnico. Los gráficos VGA están bastante por detrás en comparación con otras aventuras coetáneas, y si las digitalizaciones de los personajes son bastante mediocres y los fondos dejan bastante que desear, la representación del simulador arranca pedazos pixelados de mi alma para luego mearse sobre ellos. Por otra parte, este juego es uno de los primeros que incorpora la tecnología RealSound que desarrolló Access Software a finales de los 80. Cabe recordar que, por aquellas fechas, las tarjetas de sonido tenían un precio no menos que prohibitivo. Esta tecnología que hace uso del Pc Speaker en un intento de alcanzar un sonido “realista” se demuestra inconsistente, aunque a estas alturas de la historia esto nos importa medio pepino atómico. Al igual que los afortunados poseedores de una Soundblaster de la época, podemos disfrutar de un sonido más que adecuado, sin ingenios nucleares noventeros.

Conclusión

Bien es cierto que a nivel técnico la experiencia de Mean Streets puede ser bastante agridulce. Pero tras este aspecto negativo aguarda el arranque de una de las sagas más carismáticas del videojuego de aventuras, así como uno de los mejores hilos argumentales que puedas encontrar en un videojuego: inmersivo, poético, trágico. Humor negro del más fino, una bella a la par que áspera prosa y una experiencia en la que se hace casi imprescindible papel y lápiz, con objeto de no perdernos entre pistas, documentos y falsos testimonios. Oye… ¿quién asesinó al señor Linsky?

Ficha técnica

De: Access Software
Lanzamiento: 1989
Género: Aventura noir sexy
Localización: Textos y voces en inglés

8 comentarios
  1. Krusher
    Krusher Dice:

    Bueno, tengo que decir que las opiniones son sólo eso, opiniones. Pixfans las ha tenido de todos los colores y gustos, algunas con las que coincido y otras con las que no.

    Pero esto…

    “Ciertamente, habréis deducido a estas alturas que si Mean Streets tiene un punto flaco ese es el apartado técnico. Los gráficos VGA están bastante por detrás en comparación con otras aventuras coetáneas, y si las digitalizaciones de los personajes son bastante mediocres y los fondos dejan bastante que desear”

    Sus coetáneos, que son el Maniac Mansion 2.0 y, si me apuras, al año siguiente Monkey Island… ¿de verdad que son mejores? ¿Recuerdas algún otro juego de los 80 que fuera simplemente fotorrealista?

    No quiero faltar al respeto, pero es que eres más ciego que Gamal al Ghandour.

    Responder
  2. Radioak
    Radioak Dice:

    +1000

    Pero si ves cualquier screenshot y parece mentira que eso viniera en un disquete… y seguramente de 5-1/4

    Responder
  3. Dynamite Duke
    Dynamite Duke Dice:

    Pica la curiosidad al leer el articulo aunque la descripción que has dado sobre la forma de juego a través de comandos….¿no era más sencillo hacer la investigación a través del ratón como en las aventuras gráficas?
    Un saludo.

    Responder
  4. DarkOuterheaven
    DarkOuterheaven Dice:

    @Krusher y @Radioak Lo de fotorrealista es entre muchas comillas. Y si bien las capturas (sacadas de las versiones que GOG vende, a propósito) ganan, el juego “en directo” se ve bastante más inconsistente. Eso por un lado.

    Por otra parte, y aventuras del mismo año 1989:

    Indiana Jones and the Last Crusade
    http://gamebub.com/dos_games/screenshots/lastcrusade3.gif

    Larry 3 (otro tipo de digitalización, y con tetas)
    http://www.youtube.com/watch?v=VwKDrxy78jM

    El Future Wars de Eric Chahi
    http://www.mobygames.com/game/atari-st/future-wars-adventures-in-time/screenshots/gameShotId,343502/

    Quizás no está TAN por detrás, pero una vez probadas todas, Mean Streets en movimiento me gusta bastante menos, pese a que sea de mis favoritas, ya sea argumentalmente o por otras 50 razones. Y para no querer faltar al respeto, compañero, bien a gusto te has quedado con lo de la ceguera.

    @Dynamite Duke Seguramente fuera más sencillo, pero la cuestión es que es así XD.

    Responder
  5. ICEC00L
    ICEC00L Dice:

    Que gran parrafada @DarkOuterheaven, lástima que solo pueda dar mi visto bueno, no era nacido cuando las aventuras gráficas ochentosas estaban en boga y nunca fuí un acérrimo amante del género.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *