, , , , ,

The Great Escape, una de las joyas de Spectrum

Paso a desgranar el artículo sin atenuantes ni presentaciones dicharacheras, ya que últimamente no gusta demasiado el tema de la introducción a un artículo. Vamos a ponernos retro/nostálgicos, que es algo que nos gusta a todos los que leemos esta página. Es probable que las palabras que se desprendan de este artículo suenen a sobrevaloración o nostalgia exacerbada, pero desde ya, están avisados de que soy un amante de lo retro, lo que probablemente me haga hablar maravillas del tema en cuestión, sin desarrollar del todo mi faceta crítica más dura. Viajemos imaginariamente en el tiempo, más concretamente al año 1986, para presenciar el que quizá sea uno de los mejores juegos que tuvo la oportunidad de mostrar la querida ZX Spectrum. Considerando la época, el escaso nivel de desarrollo de las plataformas y la poca capacidad para desarrollar, sorprende sobremanera lo que se logró con este gran juego. Estoy hablando de The Great Escape, y paso a desgranar cada una de las características que lo hacen único, así como juego obligado para los amantes del tiempo pretérito.

The Great Escape está inspirado directamente en la película homónima estrenada en 1963, siendo “El gran escape” su nombre para la publicación latinoamericana, y “La gran evasión” para el público español. La misma está protagonizada, entre otros, por Steve McQueen, palabras mayores dentro de la industria, y se encuentra inspirada en el libro Paul Brickhill, quien vivió en carne propia las acciones que se narran en él. La película nos plantea el mismo argumento que el libro, que básicamente narra los sucesos ocurridos en el campo de concentración de Stalag Luft III durante la Segunda Guerra Mundial, en la Alemania nazi. Una organización secreta de prisioneros de guerra comienza a idear un plan para escapar del campo de concentración, valiéndose para ello de la confección de tres túneles, y narrando en el transcurso de la historia los recursos de los que se valían los prisioneros para tamaña empresa. De más está decir que la película es toda una joya del cine norteamericano, altamente recomendada para los amantes del cine bélico de antaño. En esta trama de base real es en donde se mueve el juego en cuestión, a pesar de no poseer la licencia directa para hacer un juego de la película. Más allá de esto, en todo momento se denota la inspiración en la obra de Hollywood.

El juego que nos compete vio la luz en el año 1986 de la mano de Denton Design, y fue publicado por Ocean Software Ltd., no solamente para Spectrum (aunque fuera la plataforma más popular en que se jugó) sino también para Amstrad, Commodore 64 y DOS. Se trata de una aventura gráfica con altos toques de juego arcade, en el cual manejaremos un personaje sin nombre que se halla prisionero en un campo de concentración del norte de Alemania nazi (muy posiblemente, el mismo de la película). El objetivo del juego es simple en el planteamiento: debemos escapar del recinto. Pero no todo es tan fácil como eso, ya que el juego introduce una serie de aspectos a tener en consideración para planear nuestra fuga. Para empezar, y como en todo campo de concentración que se precie, el personaje debe cumplir una serie de rutinas desde que comienza el día hasta que cae la noche. Debe formar para el recuento de prisioneros, recurrir a las rutinas de ejercicios y acudir al comedor para las comidas, todo esto bajo la estricta vigilancia de los soldados alemanes. Para poder escapar, debemos saltarnos estas normas y buscar objetos o descubrir formas en las que llevar al éxito este objetivo, al mismo tiempo que tener en cuenta que estamos quebrando las leyes, lo que nos puede suponer una sanción si somos encontrados con “las manos en la masa”. Si somos capaces de encontrar la forma justa para escapar, habremos terminado el juego.

Cabe destacar que nuestro personaje no puede morir en el juego. La tan mentada barra de vida es reemplazada por un mástil con bandera (como muestra la imagen) que nos indica cómo anda la moral de nuestro personaje. Ser constantemente detectado rompiendo las normas (con la consecuente visita al calabozo) se traduce en una pérdida de moral del personaje, lo que hace que la bandera baje del mástil. Si la bandera llega al fondo del mismo, nuestro personaje habrá perdido por completo la moral, con lo cual comenzará a seguir las rutinas del campo de concentración, perdiendo cualquier motivación para continuar con el escape y, por tanto, perdiendo el juego. La bandera también sirve para indicarnos cuándo estamos infringiendo las leyes: si es verde, estamos siguiendo la rutina de prisionero, y los guardias no notarán nada raro en nuestro comportamiento. Si se encuentra de color rojo, significa que estamos haciendo de las nuestras, por lo que si somos detectados, seremos castigados. Una vez nos lancemos a la exploración del mapa, podemos encontrar distintos objetos que nos ayuden en nuestro objetivo o que nos proporcionen una vía de escape. Si somos detectados con estos objetos encima, el guardia nos lo quitará y volverán a su lugar de origen, con lo cual se hace fundamental también planear donde esconderlos. Podemos encontrar una linterna para los túneles subterráneos, algún mecanismo para cortar el alambrado, llaves para abrir las habitaciones inaccesibles de otro modo, o incluso un uniforme del ejército alemán, imprescindible para la infiltración más allá de los límites. Las opciones son bien variadas para el escape, lo cual es de agradecer. Se puede creer que son limitadas, pero hay que tener en cuenta que el juego es muy viejo y para entonces, lo que ofrecía no se encontraba en ninguna otra obra.

La IA está implementada bajo rutinas también, por lo cual sirve bastante memorizar como se mueve el enemigo en el mapa para no tener tanto peligro de ser descubiertos. Los soldados poseen línea de visión, lo que debemos tener en cuenta a la hora de escabullirnos en sus narices. De la misma manera, si queremos quebrar el toque de queda nocturno, seremos perseguidos por luces que iluminan el campo y que nos dejarán en evidencia (algo parecido se vio hace poco en Fahrenheit de PS2, en el nivel de Wishita); esta parte, en mi opinion, constituye la mejor experiencia que el juego nos puede ofrecer. Hay que tener en cuenta en todo momento las rutinas propias de los prisioneros, ya que si los soldados no nos encuentran en el recuento o a la hora de las comidas, inmediatamente se activará la alarma del lugar (visible en pantalla) y deberemos esquivar a los guardias para que no nos detecten. Este componente hace que debamos planear con bastante cuidado cada uno de los pasos que damos en el juego, ya que podemos ser descubiertos con facilidad en el transcurso de la búsqueda de elementos, y sumado al medidor de moral, constituye una buena dificultad para el jugador exigente. Claro que el juego no se reduce en, por ejemplo, encontrar una pala para cavar un túnel hasta el exterior. Una vez que nos encontremos en el exterior del castillo ¿Cómo nos orientamos? Si no poseemos una brújula o un mapa, el escape habrá sido en vano… Estas mismas situaciones podemos encontrar en cada una de las maneras de escapar, lo cual le agrega un buen factor de rejugabilidad para quienes son de exprimir el contenido de un juego.

´

The Great Escape nos propone una vista isométrica en la pantalla del juego, al mismo tiempo que podemos ver en pantalla la bandera de moral, los objetos que poseemos en el momento, el indicador de alarma y una sección en la que se nos narra qué rutina está en curso o qué acción está dando lugar en el campo. Gráficamente es toda una eminencia, mostrando un nivel de detalle bastante alto y un modelado de personajes y escenarios fantástico. El sonido y la música es el aspecto menos cuidado, en gran medida por todas las opciones de juego que se ofrecen, y que consumen gran cantidad del espacio disponible para el desarrollo. Lo que más impresiona en esta obra es la gran cantidad de conceptos que se desarrollan en ella, para el momento de la historia de los videojuegos en que fue lanzado. Las opciones de escape dependen pura y exclusivamente del plan de acción que implementemos nosotros, premiando en este caso un plan cuidado en detrimento de la acción desenfrenada y rápida. Hay momentos de vértigo (sí, yo los sentí) cuando estamos desobedeciendo las leyes, que es incomprensible si pensamos que se trata de un juego de la década del 80, pero que a la hora de experimentarlo, es fantástico.

Como opinión personal, y para cerrar este artículo, pienso que este juego, a la par de ser uno de los mejores juegos retro que he probado hasta el momento, viene a desmentir una serie de leyendas urbanas bastante arraigadas en la mente colectiva de los videojugadores. Paso a fundamentar esta afirmación:

Que un tal Hideo Kojima es el padre fundador del género de acción táctica o de “infiltración”. Si bien The Great Escape no proporciona gran cantidad de opciones en cuanto a “espionaje” se refiere (que si podemos verlas en los Metal Gear Solid), lo cierto es que la mayoría de elementos en los que se apoya el juego de nuestro querido Snake ya podemos verlos en este otro, más de una década antes de que el primer Metal Gear Solid se lanzara al mercado. La rutina de los enemigos y el plan de acción hacen que The Great Escape también pueda ser considerado un juego de acción táctica, muy a pesar de que no haya sido concebido con tal fin.

Que los videojuegos basados en películas famosas son de la peor calaña, sin remedio. Este apartado es en gran parte justificado en el fiasco que supuso ET en Atari y Superman en la N64, entre otros. Pero no por ello se debe pensar que, por norma general, todo videojuego basado en una licencia cinematográfica debe ser malo. Prueba de ello, es la diversión que nos proporciona The Great Escape, así como también el mimo que sus desarrolladores pusieron al crearlo, sensación que detectamos en cada minuto de juego.

Que los juegos retro, y más los de ordenadores antiguos, son para jugar en un rato libre y nada más. Si bien no son la mar de duraderos, juegos como The Great Escape nos entrega un buen abanico de opciones de exploración y de maneras de resolución, haciéndolo altamente rejugable.

En fin, un juego altamente recomendable, más aún si se le agrega el factor nostálgico que muchos de nosotros llevamos incorporado. Si el lector ya lo ha jugado, le invito a compartir las impresiones que este juego le ha dejado. En caso de no haberlo jugado, le recomiendo que le dé una oportunidad: la de disfrutar la tarea de burlar a la Alemania nazi, de sentir el vértigo y la satisfacción del escape triunfal, todo esto acompañado del factor retro que nos otorga jugarlo con gráficos de Spectrum. Disfrute asegurado.

34 comentarios
  1. Thawin
    Thawin Dice:

    Este juego ha sido de mis favoritos en Spectrum de toda la vida. Realmente, sin guías, nunca lo había conseguido terminar. Pero hará unos cuuuuantos años, cuando salieron los primeros emuladores de Spectrum para PC, uno de los primeros juegos que puse fue a este, terminandolo un par de veces y disfrutándolo mucho a pesar del tiempo que había pasado.

    Responder
  2. Clockman
    Clockman Dice:

    Tiene buena pinta, tendría que conseguir un emulador para jugarlo, pues en su día mis padres me obligaron a deshacerme del spectrum cuando me compraron el pc …

    Responder
  3. gadesx
    gadesx Dice:

    Pues vaya, me sorprende que esté tan currado y tenga tantas opciones para ser tan antiguo es verdad, yo recuerdo un juego de ese rollo para pc eso si con algo de cachondeo, se llamaba “La Fuga” que era tambien de escapar de una carcel, te daban una tarta con un pico dentro XD

    Responder
  4. slash duncan
    slash duncan Dice:

    Sigo encontrando fascinante el encontrarme con juegos retro que nunca conoci y el verlos me hace saber que aun hay muchos juegos retros pixeleados de los cuales me hace falta conocer 😀

    Responder
  5. Camus
    Camus Dice:

    Joder, no tenía ni idea de que un juego de esa época pudiese tener tantísimas opciones de juego, y todas ellas tan inmersivas y divertidas. Merecerá la pena probarlo, desde luego.

    Genial artículo, Libredelsur, me has dejado con muchas ganas de echarle un ojo a esta joya. Sin embargo, me veo obligado a corregirte un ligero fallo sin importancia. En tu artículo dices textualmente:

    “Lo cierto es que la mayoría de elementos en los que se apoya el juego de nuestro querido Snake ya podemos verlos en este otro, más de una década antes de que el primer Metal Gear Solid se lanzara al mercado”.

    Metal Gear Solid, efectivamente, se lanzó más de una década después que el juego que nos ocupa, en 1998 para PSX, pero no fue el primero de la saga, te olvidas del Metal Gear de NES, que salió al mercado sólo 3 años después que The Great Escape, en 1989, por lo que es más acertado compararlo con éste.

    A la hora de hacer comparaciones también se podría mencionar otro juego de NES que recuerda en cierto modo este estilo jugable, Infiltrator, también de 1989.

    ¡Un saludo!

    Responder
  6. Ichigo
    Ichigo Dice:

    Yo también pienso que merece la pena jugarlo. Aunque, claro, yo nunca tuve este juego. Y si tuviera un librito de instrucciones ya quedaría claro qué botones pulsar para algo.

    Responder
  7. LibreDelSur
    LibreDelSur Dice:

    @Camus: efectivamente, uno de los primeros Metal Gear es de 1989, pero se tiende a considerar el primero a Metal Gear Solid de PSX (más que nada, por desconocimiento), y por eso lo nombro. Es como si Kojima hubiese comenzado su carrera a partir de 1998, inaugurando un género, y ese dato es más que nada un mito refutable, tambien por lo que tú expones…

    Responder
  8. Maik!
    Maik! Dice:

    Pq no cambiar el título y sustituir “del Spectrum” por “de los 8 bits”?.
    Entiendo que en su época los fanboys de Sinclair prefirieran unos gráficos peores y un sonido de GameWatch a cambio de un mayor número de juegos. Pero en la actualidad para esta review yo habría utilizado pantallazos de Commodore o Amstrad ya que tienen mejor calidad.

    Responder
  9. J.R.
    J.R. Dice:

    Que el CPC y el C64 tuvieran mejor calidad gráfica es algo cuestionable. si bien es cierto que por lo general mostraban más colores en pantalla, a menudo esto se veía contrarrestado por una peor resolución. En cualquier caso, si no recuerdo mal, este juego era idéntico en todas las versiones.

    Responder
  10. LibreDelSur
    LibreDelSur Dice:

    @J.R.: creo no haber encontrado diferencias sustanciales en sus diferentes versiones…
    Pero la de C64 tiene una pequeña diferencia en el apartado visual, ya que elimina el tema de la bandera y lo reemplaza por un medidor de moralidad en números (del 1 al 100) y el puntaje aparece sin los iconos de Spectrum, pero el gameplay y la presentacion del juego no cambian en nada…

    http://www.youtube.com/watch?v=NrqIsEtDKyY

    Responder
  11. Mr.Spectrum
    Mr.Spectrum Dice:

    Sin lugar a dudas todo un juegazo que algunos que tuvimos el spectrum( y el juego también) no supimos valorar en su época( éramos muy niños) pero que años mas tarde con la perspectiva del tiempo nos damos cuenta de lo que fue.

    Responder
  12. Frank Jones
    Frank Jones Dice:

    ¡Me encantaba el Great Scape! Junto al mítico “La Abadía del Crimen” y el primer “Batman”, son mi trilogía perfecta de juegos isométricos… bien realizados, complejos y con un enganche total.

    Responder
  13. Phantomas
    Phantomas Dice:

    Oh yeah, hay le has dado con este artículo! Enhorabuena. Grandes recuerdos de este juego, te ofrecía aspectos originales, intrigantes… no sabría explicarlo. Recuerdo cuando era el toque de queda, o cuando te metías en los conductos… genial! Este y los Saboteurs son de lo mejor.

    Responder
  14. Petit
    Petit Dice:

    Que recuerdos dios!! eran tan pequeño que cuando jugue a este juego ni lo entendia, hacia lo que veia hacer a mi hermano jejeje

    Responder
  15. elniño cabeza
    elniño cabeza Dice:

    Muy interesante!
    Gracias por el artículo, factor nostalgia incluído.
    Sólo apuntar que el Superman de N64 estaba basado en la serie de animación, no en ninguna de las películas.
    Ah, y en el 2003 sí que hubo una adaptación oficial de La Gran Evasión para PS2, pero nunca la probé.

    Responder
  16. Fakemoncio
    Fakemoncio Dice:

    Tecnicamente no es una adaptacion del cine al uso; es un juego que salio muchos años despues que el film sin tener que hacerlo corriendo para coincidir con el estreno.

    Responder
  17. Konamiman
    Konamiman Dice:

    “lo cierto es que la mayoría de elementos en los que se apoya el juego de nuestro querido Snake ya podemos verlos en este otro, más de una década antes de que el primer Metal Gear Solid se lanzara al mercado”

    “te olvidas del Metal Gear de NES, que salió al mercado sólo 3 años después que The Great Escape, en 1989”

    Ejem, por favor, niños… el primer Metal Gear fue el de MSX, y fue lanzado en 1987. 😛

    Responder
  18. LibreDelSur
    LibreDelSur Dice:

    @Konamiman: ¿Y cuando fue lanzado el PRIMER METAL GEAR SOLID?? a ver si entendemos el sentido de la afirmación, antes de informar lo que ya todo el mundo sabe. Que el objetivo es encontrar paralelismos, no decir que el primer Metal Gear es el de PSX.

    Responder
  19. Konamiman
    Konamiman Dice:

    @LibreDelSur:

    Si de lo que se trata es de encontrar paralelismos, el artículo parece dar a entender que el Metal Gear Solid es (presuntamente) el primer juego en el que se ven elementos de planificar una estrategia y evitar la confrontación directa con los enemigos. Pero resulta que en los Metal Gear clásicos (MSX y NES) ya se ven esos mismos elementos. Vamos, que “el juego de nuestro querido Snake”, hablando en propiedad, es de 1987, no de 1997. 😉

    Responder
  20. gOto
    gOto Dice:

    Me lo se de memoria, antes me sabía los tiempos de los focos, podría recorrer los túneles con los ojos tapados y despues de que me hicieran girar 943 veces, el truco de Spectrum que si al abrir una puerta no soltabas las teclas (P-spacio) te hinchabas a puntos, al tercer día el paquete con las ganzuas… chocolate al radiador…. (a quien se le ocurriria)

    La de horas que me he pasado jugandolo, no tienen nombre…

    Responder
  21. Creeping
    Creeping Dice:

    Excelente análisis de uno de esos juegos que siempre tienes como pendiente, desde que era pequeño, pero nunca he llegado a profundizar en él lo suficiente. Quizá ahora le dé una oportunidad, porque como bien dices, es un juegazo como pocos hubo en aquella época.

    Responder
  22. ralk
    ralk Dice:

    “- Que los videojuegos basados en películas famosas son de la peor calaña, sin remedio.”
    Generalmente, pero conozco uno que siempre recuerdo y rejuego, el ghostbusters II de la gameboy que es muy bueno

    Responder
  23. flakcym
    flakcym Dice:

    gracias por la recomendacion me bajare un emulador de spectrum a mi ds para probarlo que me entaron unas ganas de jugarlo al leer el articulo… y se que no me decepcionare

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] The Great Escape, una de las joyas de Spectrum http://www.pixfans.com/the-great-escape-una-de-las-joyas-de-spec…  por littlemonkey hace 2 segundos […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *