,

Altavoz sumergible de aspecto futurista

Parece un ojo espía o algún tipo de aparato para lanzar al espacio, pero es un altavoz sumergible, capaz de aguantar media hora a tres metros de profundidad. Recibe la señal inalámbrica desde un transmisor en el que se conecta el reproductor musical, de modo que éste quedará lejos del agua, con un alcance de unos 50 metros. Es curioso que un solo transmisor puede conectarse a 10 altavoces a la vez, con lo que una piscina llena de ellos puede meter un ruido monumental. En todo caso el transmisor con un altavoz cuesta aquí alrededor de 95€, y cada altavoz adicional unos 63€, así que tampoco es asequible como para hacerse con media docena…


Vía: Gizmodo

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *