, , ,

Análisis de Europa Universalis: Roma

Paradox, Estrategia, 2008

Si existe una saga por la que es conocida Paradox Interactive esta es, desde luego, Europa Universalis. De la mano de Friendware nos llega ahora un nuevo título para los amantes de la estrategia histórica, ambientada en esta ocasión en el Mundo Antiguo.

Lo primero que nos sorprenderá nada más adquirir este juego será el tamaño de su caja, el equivalente a dos de las habituales. Una vez abramos el paquete la situación seguirá siendo igual de asombrosa, ya que nos encontraremos con un enorme manual –los creía casi extintos- y un único CD –que casi han desparecido también-. Habéis leído bien, nada de DVD’s, eternas instalaciones y elevados requisitos técnicos, sólo 700 MB de datos. Lejos de ser un punto en su contra, EU Roma nos recuerda que no hace falta un gran derroche tecnológico para mantenernos pegados al monitor durante horas. Horas durante las cuales consultaremos el completísimo manual incluido en el paquete.

EU Roma no es, pues, un juego en el que prime una vertiente gráfica abrumadora o un sonido sobrecogedor, antes bien la sensación es la de estar jugando a un juego estratégico de tablero. Un simple mapa y una sencilla e intuitiva interfaz se pueden convertir en herramienta de una complejísima serie de variantes que en ocasiones lograrán superarnos. Es aquí donde entra con fuerza el control del tiempo, ya que podremos pausarlo y tomar las decisiones que creamos oportunas en cada momento o regular la velocidad de su transcurrir para hacer frente a todas las variantes del juego. No se trata, pues, ni de un título de estrategia en tiempo real como tampoco de un juego por turnos, y quizá este sea uno de sus mayores aciertos, porque la acción no nos dejará casi espacio para la distracción.

Se trata, pues, de un juego serio, en el que el control de los aspectos militar, económico, cultural y social exigen nuestra máxima atención y cualquier despiste o error de cálculo se paga muy caro. Así que, aviso a navegantes: nada de invasiones a lo loco, inmensas acumulaciones de tropas o declaraciones de guerra al por mayor. La estabilidad interna de nuestro país se ve muy afectada por los conflictos, lo que puede dar lugar a sublevaciones o incluso a guerras civiles.

La ambientación histórica es sobresaliente y se nos ofrece una gran variedad de escenarios en los que poder iniciar el juego a lo largo de tres siglos (278 – 25 a. C.). Asimismo, la cuidada atención que se dedica a la recreación de cada uno de los pueblos y culturas del juego, así como a los aspectos que afectan al combate, invasión o absorción de pueblos bárbaros revelan un interés por parte de los desarrolladores por ofrecer un producto que alcance las más altas cotas de exigencia de un público especializado en la estrategia histórica.

Por supuesto Roma es la estrella de esta nueva entrega de Europa Universalis, pero ni mucho menos las cosas están hechas para ella. Como bien se afirma en la misma introducción del manual, “éste es el juego sobre lo que podría haber sido”. Facciones tan poderosas como Cartago, Egipto, Macedonia, Seleucia o Partia tienen mucho que decir, y la constante amenaza de otros pueblos menores y de los bárbaros se puede convertir en un verdadero quebradero de cabeza. El mantenimiento del orden interno, tanto en lo que respecta al populacho como a los nobles que debemos comandar, es por sí mismo un problema, y a ello hay que sumar el mantenimiento y alimentación de nuestras tropas.

Sobre el sistema de combate, no hay mucho que decir. Sencillo pero efectivo: cada unidad (caballería, infantería pesada, infantería ligera, arqueros…) tiene una puntuación base y una capacidad estándar de respuesta a cada tipo de unidad enemiga, pero a ello hay que sumar las capacidades del comandante y que el combate se desarrolla por tiradas aleatorias. Un ejército de 50 aplastará seguramente a uno de 30, pero existe la posibilidad de que este último pueda vencer en bastantes ocasiones.

Podremos organizar nuestro ejército agrupando tantas unidades básicas (1.000 hombres) como queramos, pero sin exceder las posibilidades económicas y demográficas de nuestro país (además del reclutamiento inicial, mantenimiento mensual y anual en hombres y dinero). Además, nuestros generales pueden enemistarse con nosotros y aferrarse al poder o incluso volverse en nuestra contra.

Pero no todo se soluciona por las armas, y la diplomacia puede ser usada como un útil más a la hora de lograr nuestros objetivos o de lograr un necesario respiro para recuperarnos de una dura guerra. La agresión y absorción económica o cultural también son importantes fichas sobre nuestro tablero, pudiendo otorgarnos nuevos recursos o la perfecta excusa para un conflicto con una potencia vecina.

En resumen, creo que se trata de un producto sólido y exigente, aunque no apto para todos los públicos. Sin embargo, a todos aquellos que os interese la estrategia en general o incluso a los que tenéis debilidad por la historia, valdrá la pena que os esforcéis un poco con este juego, ya que no tardaréis mucho en apreciar todos los aspectos que os puede ofrecer. Personalmente creo que el día en que Creative Assembly –Saga Total War- y Paradox Interactive -EU- se pongan de acuerdo para crear un título conjunto de estrategia histórica, podré morir tranquilo, ya que, hoy por hoy, son los mejores exponentes de dos maneras de ver este género: la acción táctica y la decisión estratégica.

LO MEJOR

+ La relación requisitos/calidad.
+ Excelente ambientación histórica.
+ Equilibrio entre las distintas facetas del juego.
+ Completa libertad del jugador para escoger su camino.
+ Completísimo manual.

LO PEOR

– Su complejidad y dificultad para algunos usuarios.
Apartado gráfico mejorable.
Apartado sonoro poco desarrollado.

2 comentarios
  1. Yirazk
    Yirazk Dice:

    Yo conoci los productos de Paradoz con la saga Hearts of Iron y desde entonces estoy enganchado.
    Una duda, este juego es el Europe Universalis I, o es una nueva edicion.
    Lo digo para pillar este o el Europe Universalis 3

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *