, , , , ,

Análisis de F-Zero

Nintendo, 1992, Velocidad

Los juegos de velocidad se estrenaron en la flamante Super Nintendo de la mano de un cartucho de carreras futuristas que coincidió con el lanzamiento de la máquina. Su nombre era F-Zero, y desde entonces se convirtió en uno de los referentes del género de la conducción, influyendo notablemente en muchos juegos posteriores y estrenando una saga que no faltaría a su cita con las principales consolas de Nintendo.


La historia de F-Zero nos traslada al lejano año 2560, en el que la humanidad ha evolucionado lo suficiente para viajar fuera del Sistema Solar, pudiendo conocer otras formas de vida inteligentes con las que relacionarse. En esa época se decidió crear una competición de velocidad abierta a seres de todas esas razas, y que serviría como espectáculo y entretenimiento para la gente, a semejanza de la F-1 de siglos atrás; esta competición se llamaría F-Zero.

Los vehículos de estas carreras están a medio camino entre un coche de carreras y una nave espacial. Se desplazan sin tocar el suelo pero muy cerca de él y pueden alcanzar velocidades que superan los 400 km/h. Las carreras resultan bastante accidentadas, pues los choques contra los rivales o los límites de la pista están a la orden del día. Nuestro bólido lleva un medidor de “Power”, que se irá gastando a medida que impactemos con las barreras que flanquean la carretera, y si éste se agota nuestra nave se desintegrará, con lo que diremos adiós a la carrera. Afortunadamente, hay algunas zonas marcadas en color verde que recuperarán nuestra energía para que no terminemos hechos pedazos.

F-Zero nos permite seleccionar entre cuatro vehículos distintos, una cifra que para la época no estaba mal, y que registraban bastantes diferencias entre ellos, son los siguientes: El Blue Falcon, pilotado por el carismático Capitán Falcon, es el más equilibrado, aunque no destaca especialmente en una cualidad concreta; Golden Fox, la nave del Doctor Stuart, con una aceleración sin igual y gran velocidad punta, aunque algo inestable y no muy resistente; Wild Goose, al volante de la cual está el reptil Tico, y que destaca por su dureza y fiabilidad, aunque su velocidad deja que desear; y finalmente tenemos a Samurai Goroh a los mandos de su Fire Stingray, la nave más veloz pero bastante lenta acelerando.

Una vez en carrera, deberemos dar cinco vueltas al circuito, asegurándonos al final de cada vuelta de que vamos por encima de una posición que se nos marca en pantalla (competimos en total contra 20 rivales), o de lo contrario quedaremos eliminados, igual que si hubiéramos hecho añicos nuestro vehículo.

F-Zero cuenta con un total de 15 circuitos, divididos en tres categorías, y con tres niveles de dificultad (Beginner, Standar y Expert), a los que se puede añadir un cuarto (Master) si logramos desbloquearlo al completar el modo Expert. También disponemos de un modo que nos permite practicar en ciertas pistas

Los gráficos resultaron bastante impactantes en su momento, gracias especialmente a la conseguida sensación de velocidad que el juego transmitía y al efecto de tridimensionalidad de los escenarios, logrado en buena medida gracias al empleo del famoso Modo 7, un sistema de procesamiento gráfico que manipulaba texturas bidimensionales para conseguir un efecto de profundidad, y que vio la luz por primera vez precisamente en este juego. Al margen de eso, los vehículos tienen un diseño correcto, pero son poco variados, y los circuitos tienen poco detalle, pero por entonces poco más se le podía pedir a un juego de ese tipo.

Respecto al sonido, podemos destacar la calidad de la banda sonora, con melodías muy cañeras que encajan bien con la velocidad del juego y que ayudan a meter más emoción. Respecto a los efectos de sonido, pues ruido de motores, choques y demás bastante creíbles para la época y que ayudan a la ambientación futurista de las carreras.

Si analizamos los aspectos jugables, lo primero que hay que destacar es que nos encontramos con un juego con un control bastante exigente, que ofrece diversión desde el primer momento, pero al que hay que acostumbrarse para disfrutar al máximo. La respuesta de las naves es muy rápida, pero se mueven a tal velocidad que dominarlas requerirá de mucha práctica. Sin embargo, gracias a esto el juego es un reto constante, y la correcta progresión de los niveles de dificultad favorece el ir mejorando mientras luchamos por ganar carreras.

Sus 15 circuitos y las diferencias entre ellos no están nada mal, y el juego incita a jugarlos una y otra vez hasta poder jugar en el nivel Master. Además, las carreras son verdaderamente emocionantes, y el sistema de tener que estar por encima de un determinado puesto en cada vuelta resulta muy intenso.

En su contra también podríamos decir algunas cosas, siendo la más notable la ausencia de un modo para dos jugadores, siempre muy aprovechable en este tipo de juegos. También hubiera venido bien algún modo de juego más y un mayor número de vehículos disponibles, pero cuando se puso a la venta pocos juegos ofrecían más.

En definitiva, F-Zero es todo un clásico de los juegos de coches, y su influencia se sigue notando aún hoy en muchos títulos. No ofrecía una diversión tan directa como Super Mario Kart, que salió poco después, pero sus carreras eran más emocionantes y permitían centrarse más en la conducción. Super Nintendo recibió muchos juegos de coches después, pero pocos alcanzarían el nivel de este F-Zero.

Actualmente, el juego está disponible para descargar en la Consola Virtual de Wii. Sigue siendo un juego que merece la pena, pero el tiempo no ha pasado en balde, y tal vez no compense gastarse 800 Wii Points más que por aquellos que lo jugaron en su día y les gustaría recordarlo, porque ponerse con él por primera vez podría decepcionar un poco.

LO MEJOR

+ Sensación de velocidad muy lograda para su época.
+ Muy intenso y emocionante.
+ Cantidad y variedad de circuitos.
+ Gran banda sonora.

LO PEOR

Carece de multijugador.
Pocos modos de juego.

24 comentarios
  1. Tyranida
    Tyranida Dice:

    recuerdo cuando era pequeña que lo jugaba en esa epoca con el super nintendo ,esto me trae muchos recuerdo ,pero tambien pongamonos a recordar el F-Zero X ese juego me encanto!!! con la misma esencia de el F-Zero de super nintendo pero con una jugabilidad muy adictiva ,me encanto este articulo ,gracias por haberte tomado tu tiempo para recabar esta informacion :3

    Responder
  2. U
    U Dice:

    Oh, F-Zero, uno de los primeros juegos que he tenido la dicha de jugar sobre carreras… de los mejores, siempre me pillaba el Blue Falcon para ganar… algunas pistas se veian simples, pero tenian su complejidad, quien se acuerda del escenario Big Blue? casi al final, cuando la pista se ensanchaba y el suelo teni ese color, me era un tanto dificil retomar camino, pero siempre lo pasaba… un juegazo, y de F Zero X, ahi me cambie a Pico, e igual siempre ganaba… un juegazo que merece l pena ser revivido ahora…

    Responder
  3. metalmichel
    metalmichel Dice:

    en su epoca me impacto la vertiginosa velocidad, tengo los 3 f-zero, el de N64 me pegaba unas de viciadas y despues fue el f-zero gx, increible grafica velocidad y musica, uno de los mejores del catalogo para la gamecube, no creo que saquen uno para la wii, el otro de carreras favorito en snes es el top gear podrian sacar un especial de carreras de 16 bits jeje.

    Responder
  4. BIRC
    BIRC Dice:

    Excelente y muy acertado análisis.
    No entiendo los comentarios que dicen que la música del juego apesta, cuando casi todos los jugadores coinciden que tiene una música genial que acompaña a la genialidad del juego XD… Bueno, sobre gustos no hay nada escrito.
    Este juego lo publiqué hace unos meses en mi blog, comentando también un poco sobre su “segunda parte” de la que aquí pusieron fotos. Un clásico de verdad

    Saludos

    Responder
  5. Dennis el Azul
    Dennis el Azul Dice:

    Me he dado cuenta de que las dos primeras imágenes que has puesto se corresponden al F-Zero 2, juego de descarga por el sistema BS para la Super Famicom.
    Es de los pocos juegos de dicho sistema que se emulan bien.

    Responder
  6. Momar
    Momar Dice:

    Me compré el “remake” que hicieron para la GB-Advance. Es prácticamente igual y me encanta. Lo rejuego de vez en cuando.

    Hace poco compré, también, el de Game Cube y es una verdadera pasada. De lo mejor que he visto en mucho tiempo. Altamente recomendables.

    Responder
  7. ketchua14
    ketchua14 Dice:

    Lo recuerdo con mucho cariño, pq después del Super Mario World, q venía directamente con la S Nes, fue el primer juego q tuve para las 16 bits de Nintendo… La sensación de velocidad era tremenda desde luego… No voy a entrar en el debate de la música, pq casi no me acuerdo… xD. Cuando La Sexta empezó a hacer sus anuncios de la F1, no os recordaron a F-Zero? A mí un montón!!

    Responder
  8. wakko
    wakko Dice:

    huy f-zero, lo jugue hace 13 años, recuerdo que tenia 10 años la primera vez 11que lo jugue, era adrenalina pura en aquel tiempo, que tiempos aquellos

    Responder
  9. Jessé
    Jessé Dice:

    Wikedbastz F-Zero al ser marca Nintendo era imposible que saliera en Sega Genesis/Mega Drive y que yo sepa este ultimo no tenia el chip apra poder desplegar el modo 7.

    Este juego es uno de mis favoritos cuando lo vi por primera ves me quede babeando antes tan buenas graficas, la primer ves que lo vi fue en el Año 1 numero 9 de la revista Club Nintendo(el primero que compre).

    Responder
  10. Alejandro
    Alejandro Dice:

    F zero es sin duda un gran juego
    pero a lo del modo multijugador pues yo digo ke fue eliminado por ke lo mas seguro era k se alentara el juego o no tuviera el efecto bien logrado y oye Jessé como cuanto valia el F zero en aquel ao del 1992?

    y para los k dicen que f zero apesta en graficos y musica es que no saben apreciar verdaderas joyas del snes que marcarian un gran logro para nintendo

    Responder
  11. checor
    checor Dice:

    Recuerdo la vez que me prestaron este juego, no se porque pero se me hacia triste su temática, ya que por sus gráficas el paisaje parecía desierto (yo tenía ganas de ver público o algo así) y además se me hacía muy díficil.

    Mi pista favorita era Blue Ocean, pero con pistas como Silence daban ganas de emborracharse o jugar algo mas divertido como el Bomberman.

    Responder
  12. lord xeux
    lord xeux Dice:

    Pues creo Alejandro que ese cartucho costaba 8990 pesetas , creo recordar que era eso ,
    El F-Zero fue el 2º videojuego para mi Super Nintendo que compre , lo compre en Septiembre de 1992 , pero no recuerdo si me costo 7990 pesetas o 8990 pesetas. Todavia lo conservo completo junto a otros .
    Que recuerdos y que ansias de llegar a casa y probarlo , en cuanto lo puse , aparte que me costo un huevo hacerme con el control de la nave (algo que revivi con el Wipeout) flipaba de la maravilla tecnica que era en aquel entonces , tiene unas musicas y una jugabilidad impresionante

    Mis niveles preferidos y su musica son .. el ya mencionado Big blue , Port Down , Fire Field .
    Que demonios todas las canciones molan un monton ..y me las pongo en el coche cuando conduzco jejejejej

    Un saludo a tod@s

    Responder
  13. Kirikú
    Kirikú Dice:

    En un arranque de frenetismo videojueguil me pasé TODOS los modos, en TODOS los niveles de dificultad con la Blue Falcon.

    Acabé con la marca del botón el dedo, pero fui feliz 😀

    Responder
  14. AFMG
    AFMG Dice:

    Lo que nunca entendí era porque el Blue Falcon era el “equilibrado”. Yo usaba el Fire Stingray y dominaba, pero con el Blue Falcon me embarraba que daba risa.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *