, , , , , , ,

Análisis de Iji

Un día, mientras Iji y sus hermanos visitaban el lugar en el que trabajaba su padre, ella se da cuenta de que las nubes brillan de una manera muy extraña. Y, de repente, todo pasó de la más absoluta luz a la completa oscuridad…
Seis meses después, se despierta postrada en una cama y se entera de que el lugar en el que se encontraba se ha convertido en la base de unos extraños humanoides extraterrestres llamados “Tasen”. Siguiendo las indicaciones de su hermano superviviente sabe que sobre su cuerpo se han realizado diferentes experimentos en nano-tecnología mediante técnicas de ingeniería inversa de los instrumentos, armas y armaduras de esos asaltantes transformándola en una cyborg y en su última esperanza.
Así, sin comerlo ni beberlo, Iji se ve convertida en la única humana que es capaz de hacer frente a los invasores Tasen…

Un juego absorbente

Iji es toda una experiencia jugable a más de un nivel. Ya sea a nivel de jugabilidad, ya de argumento, ya de plataformeo… Iji es un juego de lo más completo.
Es un juego de acción y plataformas por pantallas y con mapeados complejos al estilo Metroidvania con trazas de rol y muchas posibilidades. Muchas posibilidades porque te puedes acabar el juego de muchas maneras aparte de ir arrasando con todo lo que se mueva. Así pues, puedes elegir coger todo el armamento pesado que te puedas agenciar y masacrar a los Tasen y Komato que te encuentres por el camino; puedes escoger ser más sutil e ir saboteando los sistemas de los enemigos o puedes, mejor, elegir confiar en tu armadura nano-tecnológica y evitar los disparos pasando sin matar a nadie mientras avanzas buscando a los jefes de esos ejércitos para que paren toda la masacre que han comenzado.
Todo ello es posible gracias a un buen control que se resume en la cruceta y tres botones. No hace falta nada más para disfrutar de este juego a lo largo de sus once pantallas llenas de caminos secretos que sólo se pueden alcanzar de las maneras más arriesgadas posibles.

Mi amiga, la Nano-Gun

Cuando Iji se despierta en medio de todo ese problema, se encuentra que, junto a ella, tiene una pesada arma denominada “Nano-Gun”, arma arrebatada a los invasores Tasen. Tal arma, junto a las posibilidades que le confiere el cuerpo cibernético de Iji, le permite manejar muchísimas clases de munición y armamento con grandes posibilidades.
Así pues, mientras vas de un lado a otro de la base, puedes ir asimilando municiones en el cuerpo de Iji para usarlas en el arma o, lo que es mejor, armas que se añadirán sin problemas a la que ya lleva Iji, siempre y cuando ella tenga el nivel nano-tecnológico necesario para manejarlas. Hay un total de 8 armas básicas en el juego, cada una de las cuales tiene sus propias características y posibilidades. Así, te encuentras con que las armas Tasen suelen ser de munición sólida, normalmente muy manejables y con efectos secundarios predecibles, mientras que las armas Komato son normalmente armas de energía, algo más complejas de manejar pero con una enorme cantidad de posibilidades.

Sin embargo, hay más armas. Este segundo tipo de armas sólo se pueden conseguir mezclando armas de los ocho tipos anteriores en una nueva que tenga características de ambas. Así, si mezclas la escopeta con el lanza-misiles tendrás “misiles dispersos”, un arma que dispara misiles de tres en tres. Así, hay hasta un total de 16 armas, más una secreta de lo más jocosa…
Pero Iji no depende únicamente de su nano-gun: Puede pelear cuerpo a cuerpo si llega a reunir las fuerzas suficientes, pateando a los enemigos gracias a sus poderosas piernas, logrando ventaja en el combate al derribarlos.
También hay que pensar en detalles como el esquivar las balas, poder ser más ágil o encontrar mayor protección. Para esquivar balas y la mayor parte de los disparos enemigos bastaría con agacharse. Para saltar y lograr mejor armadura, basta encontrar actualizaciones. Pero, en todo caso, nos ha de quedar una cosa clara: No podremos disparar ni agachados ni en el aire. Esto es, debemos pensar muy bien lo que hacemos antes de meternos en una sala en la que hay un annihilator y tres berserkers…

Haciéndonos fuertes

En este juego, para lograr llegar a alguna parte, necesitaremos subir nivel para aumentar nuestras características tales como salud (aumenta la cantidad de energía que tenemos), ataque (aumenta la potencia de nuestras armas), asimilación (podremos llevar más municiones y asimilaremos más energía y municiones con cada item que recojamos), fuerza (para que las patadas de Iji puedan derribar puertas más poderosas y enviar más lejos a los enemigos de un puntapié), crackeo (para poder crear armas más poderosas, abrir puertas indestructibles o sabotear los sistemas de los enemigos), Tasen (manejar armas Tasen) y Komato (manejar armas Komato).

Todas ellas tienen diez niveles de desarrollo que, una vez alcanzado su máximo, nos darán algún poder especial que no podríamos conseguir de ninguna otra manera.
Pero subir estos niveles no es asunto baladí: Si queremos encontrar los secretos del juego necesitaremos aprender a subir los niveles necesarios para subir las características adecuadas para, así, lograr abrir las puertas o salvar los huecos que nos separan de tan preciados botines. Pero todo ello recordando que sólo podemos subir un máximo de cinco niveles por fase de juego (a veces menos en los niveles de dificultad más altos).
Encontrar tales secretos es algo bastante complicado que requiere el uso de nuestra imaginación para lograr armas que no podemos manejar en esos momentos (si tú no tienes un lanza-misiles para volar esa puerta, siempre puedes darle una patada a un Tasen para que, amablemente, te lo dispare y te reviente esa pared). Trucos como el “missile jump” (ya sean misiles propios o ajenos…) aquí son de lo más válido y masoquista para lograr nuestros objetivos.
Aparte de estos stats, en Iji hay varios poderes que se pueden aprender en medio del juego que aumentan las capacidades de nuestra chica, tales como el “teching”, el “nano-reboot” o el temible “retribution” pero eso no es algo que deba explicar yo…

Muchas posibilidades

En Iji nos encontramos con dos bandos en guerra que usan la Tierra como campo de batalla, los Tasen y los Komato. En las primeras pantallas pensaremos que los Tasen no son más que unos desalmados invasores pero, cuando lleguen los Komato veremos que las cosas no son tan simples como parecían… así pues, podemos elegir bando: Evitar a los Tasen acabando con los Komato, ir a por los primeros invasores y evitar a los fuertemente armados Komato, arrasar con todo dios o evitarlos a todos.
Si sigues una estrategia pacifista de juego te podrás encontrar con cambios en la jugabilidad así como diversas situaciones de lo más curioso como es el caso de que te concedan treguas, que te abran una pequeña tienda o que te abran caminos a los que, de otra manera, no podrías acceder. Incluso en las conversaciones, los enemigos podrán reconocer tus esfuerzos por acabar con la menor cantidad de gente posible…
A lo largo de tus viajes a lo largo y ancho de esa base también te encontrarás con batallas campales entre esas dos razas extraterrestres mientras tú caminas en medio de los tiros. Puedes usar la estrategia de destrucción mutua para lograr que tu camino sea más sencillo o ir a por todas sin ayuda matándolos a todos para llegar a alcanzar la categoría “One Woman Army”. Ninguno de los dos bandos respetará tu vida salvo contadas ocasiones así que tirar de pensamiento práctico será la mejor estrategia que puedas usar a lo largo del juego.

Aparte de los problemas que te pueda dar el evitar esta estúpida guerra puedes elegir buscarte más problemas buscando tres clases de objetos: Los primeros son las “super cargas”, objetos nano-tecnológicos de gran valor porque te dan un punto de nivel sin necesidad de subirlo aún cuando hayas superado el nivel permitido en la pantalla. Los segundos son unos curiosos pósteres que, en el caso de que seas capaz de encontrar los diez, se te permitirá acceder a una rarísima pantalla extra denominada “Sector Z”. Por último, están unos pequeños y aparentemente inútiles lacitos pertenecientes a la hermana pequeña de Iji… cuyo propósito, de momento, me resulta completamente desconocido…

Arte en Iji

Este juego ha sido desarrollado por una sola persona y, en algunos aspectos, se nota a nivel gráfico. Daniel Remar se ha encargado de dar vida al juego usando paletas de colores que nos recuerdan irremediablemente a Another World con animaciones muy bien realizadas ya sea a base de sprites o gracias a un imaginativo uso de polígonos en algunos de los enemigos. Sus personajes son muy coloristas y no hay apenas uso de sombras en el juego (tal vez alguna transparencia en negro para reflejar falta de luz pero no más allá). El diseño de Iji es simplista y bastante funcional (no esperéis encontraros a Lara Croft) mientras que el de los enemigos sigue patrones mucho más complejos y espectaculares, ya desde los simples soldados Tasen a los espectaculares Annihilator Komato.
Los escenarios son bastante discretos pero llenos de detalles, los suficientes como para que podamos creernos que lo que dice en los letreros que aparecen cada vez que entramos en una sala nueva.
En cuanto a efectos, al principio nos podrán parecer excesivos puesto que carecen de transparencias y nos tapan la vista. Pero, tras un tiempo, podemos acabar pensando que es lo lógico: Las llamas y el humo no se apartan de tu vista en una batalla real. Habremos de identificar los disparos que debemos evitar y cuáles podemos soportar así como escuchar bien qué nos han disparado para agacharnos o saltar de inmediato para evitarlos.

Los sonidos están bien puestos y, la mayor parte de los casos, te ayudarán muchísimo en las batallas porque más de una vez te dispararán desde fuera de la pantalla visible.
El juego está un tanto doblado, no en el mismo desarrollo de la historia sino en los combates mismos. Así podemos escuchar a los enemigos gritar que te han encontrado, a los más grandes hablando con voces cibernéticas o encontrarnos con Iji gritando desde los “I’m sorry” cuando mata a alguien cuando no lo pretendía a sus gritos de furia cuando en realidad va cortando cabezas.
Y en cuanto a música, sólo he de decir lo que se ha de decir: Genial. Compuesta mayormente por dos autores desconocidos para mí, Chris Geehan y Dan Byrne McCullough, notamos perfectamente el espíritu violento de la situación que vivimos constantemente en las batallas en las que nos vemos inmersos mediante rock duro y electrónico. De ellos destacar sobre todo la canción del jefe final “Tor” tan intensa como la batalla en la que nos vemos inmersos. También hay que señalar la canción de ending “Further” de un grupo llamado Lifeforce, canción cantada y muy bella.

Terminando esta guerra sin sentido…

Iji es un juego muy absorbente. Argumentalmente es mucho más profundo de lo que jamás hubiera imaginado (leer los logs que han dejado aquí y allá tanto humanos como Tasen y Komato ayuda a entender cosas) y a nivel de acción se puede jugar a muchos niveles (es genial ir de saboteador: Cuando los enemigos ya han apretado el gatillo, sus armas les revientan en la cara).

Este juego tiene múltiples finales para los que se te dan suficientes pistas para que puedas alcanzarlos usando simplemente un poco de intuición. Además, acabarte el juego en diferentes niveles de dificultad te permite ir desbloqueando secretos en el menú de extras tales como jugar en una pantalla en concreto (genial para buscar los pósteres) o jugar a un videojuego dentro del mismo juego (Hero 3D se llama y gráficamente es… peculiar…). Incluso, cuando piensas que has encontrado todos los secretos del juego, te das con la pared de que en realidad sólo has encontrado parte y que te quedan cosas por explorar en el juego (hay por ahí un Tasen fortísimamente armado que puede suponernos todo un reto…).
En general y para todo aquel al que le gusten los buenos videojuegos así como buena música y un guión genial, les recomiendo encarecidamente esta pequeña gran joya del videojuego indie y freeware.

Trailer del juego

Descargar: Descarga de Iji
Web Oficial: Página oficial de Remar Games

Hasta más leer

5 comentarios
  1. Aldo
    Aldo Dice:

    El juego, luce muy bien, pero al parecer la web del autor esta caida, no conoces algun otro lugar para descargarlo?

    Por cierto este blog es exelente.

    Responder
  2. Jeshua Morbus
    Jeshua Morbus Dice:

    A mí me funciona (recién comprobado). Y no, este juego es relativamente nuevo (salió justo en septiembre y yo lo jugué apenas 15 días después de su publicación en la red) así que no hay demasiadas páginas que tengan estea pequeña joya en sus servidores.

    Responder
  3. Sheikiah
    Sheikiah Dice:

    Comentario Arqueólogo:
    Acabo de pasarme el Iji en todos los sentidos (todos los extras del menú de extras conseguidos, pasados todos los niveles de difícultad, tengo el Scrambler, las Hidden Skills, el 0 kills end, con la Massacre ardiendo en la memoria, todos los Ribbons de Mia, el Sector Z pasado, la Banana Gun obtenida y con un odio brutal a Asha, siendo mortal la lucha contra él en el Ultimortal)
    Sólo puedo decir que este juego es la mayor obra de arte a la que haya jugado después del Portal.

    Responder
  4. Jeshua_Morbus
    Jeshua_Morbus Dice:

    Me alegra leer que haya alguien que haya tenido la enorme paciencia de acabarse el juego al 100% (yo aún no he logrado el Null Gun (“I divided by Zero… OH SH…!”)). Sé lo que es Asha en Ultimortal: Ese flipado nunca te lo dejará sencillo.
    Si por alguna razón vuelves a pasar a ver si alguien más ha comentado el juego, te recomiendo que visites esta paginilla que no sé si conoces:
    http://www.remar.se/yuka/index.php
    Éste es el diario que Yukabacera escribió en los sucesos anteriores al primer Alpha Strike y en él se pueden leer las estupideces que proclamaba Krotera (así como se ganó su status de leyenda), el nacimiento de la furiosa Iosa (no me extraña que sea tan rencorosa…), cómo veían los Tasen a Tor (hasta Yukabacera parece mostrar algo de respeto por él) o detalles tan estúpidos como las costumbres culinarias de los Tasen (sus “bebidas calientes” no se llaman “calientes” por nada ^_^UUU).

    En fin, un gran juego a todos los niveles, como dije en el artículo.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] de masacrar a unos cuantos elfos en este desquiciante videojuego programado por el gran creador de Iji, Daniel […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *