, , , ,

Análisis de NBA 08

Sony, 2008, Baloncesto

El mercado de los juegos de baloncesto lleva mucho tiempo casi totalmente monopolizado por dos sagas, la mítica NBA Live, de Electronic Arts, y la desde hace unos años emergente NBA 2K, del estudio de Take-Two, 2K Games. Desde 2006 Sony ha tratado de hacerse un hueco con una saga propia, desarrollada por sus estudios de San Diego, y que lleva por título simplemente NBA, acompañado del año al que corresponde.

NBA 08 cuenta con la licencia completa de la principal liga del mundo, lo que quiere decir que podremos jugar con cualquiera de los 30 equipos que se disputan el anillo de campeones en Estados Unidos. Pese a esta licencia, los equipos no están actualizados del todo, y ausencias como la de Juan Carlos Navarro en los Grizzlies (pese a aparecer en la portada de la edición española) se notan bastante. Tampoco hay nada más allá de la NBA, un plus que si incorpora por ejemplo NBA Live con algunas selecciones nacionales que son un buen aliciente para el público de fuera de Estados Unidos.

Si echamos un vistazo a los modos de juego, nos encontramos con los clásicos Exhibición, Temporada y Playoff, que no pueden faltar en ningún juego NBA. En Temporada podemos configurar ciertos ajustes, como el número de partidos o la posibilidad de realizar traspasos, pero una vez comenzamos la liga lo cierto es que nos sentiremos muy limitados, pues el juego va bastante justito en cuanto a opciones de gestión y planificación, además de que variables como la fatiga acumulada no tengan apenas repercusión en los partidos. De este modo nos encontramos con pocos alicientes para ponernos ante una temporada completa, aunque los partidos en sí pueden resultar entretenidos desde el primer momento.

Por otro lado tenemos algunos minijuegos: el concurso de triples, que resulta muy adictivo por la buena mecánica de tiro del juego; el desafío de habilidades, también bastante interesante; y el modo Rey de la pista, en el que tenemos que anotar desde ciertas posiciones para sumar puntos o quitárselos a nuestro rival. No es que la esperanza de vida de estos modos sea excesivamente alta, pero está claro que resultan muy entretenidos para echar unas cuantas partidas, especialmente en compañía.
Finalmente podemos hablar del modo NBA Replay, que nos pode ante situaciones que sucedieron de verdad en partidos reales, pidiéndonos que cumplamos un objetivo concreto. Este modo resulta bastante original, ofrece gran cantidad de desafíos y es un aliciente interesante, siendo el más original de NBA 08. Este modo se puede ir actualizando además gracias a la conexión a Internet.

El control resulta muy sencillo, siendo una apuesta clara por un estilo bastante arcade, y a los pocos minutos de comenzar ya estaremos familiarizado con él. Esto es una virtud al principio o para jugar un partido de vez en cuando, pues éstos resultan igualados y entretenidos desde el primer momento, pero pasa factura al dedicarle muchas horas, pues se le puede achacar una ausencia de complejidad y se echan en falta más posibilidades, tanto en jugadas como en lo táctico.

El sistema de tiro es uno de los principales aciertos en lo relativo al control, pues no es para nada aleatorio, y depende de nuestra precisión a la hora de pulsar, así como de las condiciones del tiro y el jugador que lo haga; al pulsar el botón de tiro aparece un anillo que se carga rápidamente, pasando de color rojo a verde, y debemos soltar lo más cerca posible de la minúscula zona verde, sin pasarnos, para que el tiro tenga las mayores probabilidades de entrar. Por lo demás, es un control sin apenas novedades respecto a lo visto en otros juegos, salvo por las funciones del Sixaxis, ya que si inclinamos el mando podremos hacer que los jugadores en defensa tapen con los brazos en alto o cubran los posibles pases abajo. Al margen de esto, un control muy tradicional, fácil de dominar y demasiado sencillo.

Sin embargo, al margen del sistema de tiro, el resto de aspectos del control tienen poco destacado, algo que lleva a que el juego nunca termine de enganchar, especialmente después de muchos partidos. Tanto a la hora de atacar como a la de defender, nos encontraremos con varios problemas y jugadas poco realistas, así como bastantes limitaciones. Las posibilidades para driblar son escasas, apenas tenemos repertorio para hacer mates, robar el balón o taponar depende bastante de la suerte e incluso a veces las animaciones no se entienden, y los bloqueos o el modo de defender con el Sixaxis en el caso de la versión PS3 son bastante inútiles.

De este modo nos encontramos, y eso es algo que se puede aplicar a las dos versiones, con un juego de baloncesto que resulta divertido especialmente al principio, por lo sencillo que resulta de controlar, pero al que le falta profundidad como para que enganche cada vez más.

A nivel de gráficos el juego no está mal, pero ha quedado por debajo de sus rivales en aspectos como el modelado de los jugadores o la fluidez de las animaciones. Algunos jugadores se parecen más que otros, aunque en general todos son bastante reconocibles, pero con la potencia de Play Station 3 cabría esperar algo más. Las animaciones también son irregulares, y mientras algunas están muy bien realizadas, otras resultan bastante forzadas y poco creíbles. Respecto a los decorados, las canchas son impecables y verdaderamente realistas, con poco en contra que se pueda decir sobre ellas.

Si hablamos del sonido, el juego nos regala unas melodías buenas en los menús, pero las voces, aunque estupendas, están en inglés, lo que supone un punto en contra sobre todo al lado del buen trabajo realizado en el NBA Live 2008, que cuenta con el doblaje de Antonio Daimiel y Sixto Serrano.


Aspectos específicos de la versión para Play Station 2

Casi todo lo anteriormente comentado sobre la versión para Play Station 3 puede ser aplicado a la de la anterior consola de Sony, aunque hay algunos aspectos que vale la pena señalar:

A la hora de jugar, aunque el control es el mismo (exceptuando las pocas acciones que se podían ejecutar gracias al Sixaxis), el juego de Play Station 2 resulta menos fluido que el de su hermana mayor, y los defectos se acentuan, especialmente porque las colisiones entre jugadores fallan habitualmente, y tanto en ataque como en defensa el control parece menos pulido.

Respecto a los gráficos, es lógico esperar que estén por debajo de la versión para Play Station 3, pero vistos otros juegos de basket en PS2 lo cierto es que NBA 08 queda por debajo de las posibilidades de la máquina, y tranquilamente podría parecer un juego de hace tres o cuatro años por su apartado visual. De todos modos, esto es algo a lo que estamos acostumbrados, pues casi siempre sucede con las sagas que dan sus últimos coletazos en un sistema desfasado.

Conclusiones

NBA 08 es un buen juego de balocesto, especialmente divertido al principio y para aquellos que no esté muy puestos en juegos de basket, pero que adolece de una falta de complejidad y profundidad que posiblemente no guste a los más expertos. Las sagas NBA Live y NBA 2K siguen un puntito por encima de la Sony que, pese a todo, parece ir mejorando con los años.

LO MEJOR

+ La mecánica de tiro es francamente buena.
+ El modo NBA Replay.
+ Su estilo arcade lo hace muy accesible.

LO PEOR

– Las versiones mayores no tienen algunos interesantes modos de la versión PSP.
Le faltan opciones tácticas y un mayor realismo.
– Ambas versiones tienen ciertos fallos gráficos, sobre todo en los choques.


Review de NBA 08 (Play Station 2 y Play Station 3) – Pixfans

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *