, , , ,

Análisis de Zelda: Phantom Hourglass

Nintendo, Action RPG, 2007

Link debutó en Nintendo DS con The Legend of Zelda: Phantom Hourglass, un juego que recuperó la estética y varios elementos jugables del laureado The Wind Waker, que salió en Game Cube en 2003; pero que también supuso una ruptura importante en la saga, especialmente por su control, que requiere únicamente el uso del stylus.

La principal novedad que The Wind Waker aportó a la saga, al margen de su novedoso aspecto gráfico, fue la posibilidad de navegar libremente con nuestro navío por un extenso mar lleno de islas, la mayoría muy pequeñas, en las que se iba forjando el desarrollo de la trama. Este aspecto va a ser también la base del juego para Nintendo DS, en el que Mascarón Rojo ha sido sustituido por el navío de Linebeck, un pirata de poca monta que nos acompañará casi toda la aventura esperando sacar algún beneficio.

El argumento también es un aspecto en común con The Wind Waker, pues la trama viene iniciándose donde finaliza la del juego de Game Cube, del que se hace un pequeño resumen en la secuencia introductoria de Phantom Hourglass, por los que aquellos que no lo hayan jugado no se perderán en absoluto (además la historia carece de cualquier complejidad). El juego comienza con Link y Tetra surcando los mares en un imponente navío, cuando de repente se cruzan con un fantasmal barco pirata, que Tetra no se resiste a investigar, y que acabará por llevarse a la compañera de Link, dejando a nuestro protagonista a merced de las olas, y llevado por el oleaje a una pequeña isla.

Por supuesto, el objetivo de Link será, como tantas otras veces, viajar para rescatar a la chica de su prisión; dura labor para la que contará con la inestimable colaboración de Ciela, un hada muy maja; y de Linebeck, un pirata de pacotilla que sólo busca sacar beneficio, pero que resulta imprescindible porque es su pequeño barco el que nos permitirá desplazarnos por el amplio océano que contiene las distintas islas en las que se transcurrirá la aventura.

Respecto al desarrollo del juego, si obviamos el novedoso control, del que luego hablaremos, nos encontramos casi con el mismo planteamiento que ha caracterizado a la saga The Legend of Zelda desde su inicio en 1986: Nuestro héroe debe recorrer pequeños pueblos en los que obtener información y objetos de interés, y mazmorras en las que le esperan numerosos enemigos y puzzles, antesala de un jefe final que custodia algún tipo de valioso item que necesitamos para poder acercarnos a nuestro objetivo. La principal novedad en este planteamiento es la que incorporó The Wind Waker, al convertir el mar en el nexo que conecta los distintos lugares, lo que nos obligará a embarcarnos para desplazarnos por las distintas localizaciones, algo que en el juego de Game Cube hacíamos con el joystick, y que ahora resulta tan sencillo como trazar una línea con el stylus en nuestra carta náutica (eso sí, no nos aburriremos porque deberemos estar pendientes de obstáculos que saltar o de enemigos que nos obligarán a hacer buen uso de la artillería de nuestro buque.

De entre las diferentes características del desarrollo, la palma se la llevan sin duda los puzzles, que una vez más vuelven a sorprender por originales, cuidados, y lo que nos harán pensar. Además, contamos con la posibilidad, que no tiene precio, de hacer anotaciones en el propio mapa, con lo que no será necesario ni andar con papel y boli dibujando nuestros croquis para lugares especialmente retorcidos.

El apartado gráfico de Zelda: Phantom Hourglass es impresionante, siendo por el momento uno de los techos técnicos de la Nintendo DS, recordando notablemente al juego de Game Cube pese a la notable diferencia de potencial. La polémica que en su día se formó en torno a Wind Waker por el uso del Cel Shading para dar una apariencia de dibujos animados ha desaparecido ahora totalmente, no sólo porque al final el juego de Game Cube dejó mucho más satisfechos a los usuarios de lo que en principio se podía esperar, y también porque es un estilo que parece encajar perfectamente en la Nintendo DS.

Los personajes no tienen un gran nivel de detalle, pero el modelado es muy bueno y, sobre todo, gozan de unas animaciones muy suaves y fluidas. Se echa en falta una mayor variedad de enemigos, pero no cabe duda de que los que hay están muy bien hechos, especialmente algunos de los jefes finales, que nos depararán unos combates a dos pantallas realmente espectaculares.

En cuanto a los decorados, aunque la perspectiva es casi siempre cenital, están modelados en 3D, lo cual permite que en ciertos momentos la cámara se mueva sin problemas. Los escenarios están algo vacíos, especialmente si los comparamos con lo de The Wind Waker, pero no cabe duda de que para el nivel de Nintendo DS suponen una verdadera proeza, y este juego nos ofrecerá algunos de los momentos visuales más espectaculares vistos hasta el momento en la portátil de Nintendo.

La banda sonora funde algunas melodías basadas en juegos anteriores, con otras creadas específicamente para este capítulo. En general presenta un nivel muy bueno, y acorde con las distintas situaciones y el estilo del juego. A veces se hace un poco monótona, especialmente en algunas mazmorras, pero la mayoría de las veces arropa la experiencia de un modo agradable. Los efectos sonoros, por su parte, resultan muy efectistas, además de remitir ineludiblemente a la saga por ser ya muy míticos.

El control es uno de los aspectos más significativos de este juego, y su verdadero punto de ruptura con respecto a toda la saga Zelda. No vamos a necesitar ni la cruceta ni los botones de nuestra Nintendo DS (aunque opcionalmente pueden servirnos para cambiar de objeto), ya que todo se hace a través del stylus y la pantalla táctil, una propuesta arriesgada que generó bastantes dudas cuando se dio a conocer, pero que una vez la experimentamos, demuestra funcionar con mucha eficiencia. Si marcamos un punto, Link corre hacia él, como en los juegos de ordenador tipo Diablo, y si lo hacemos sobre un enemigo, nuestro personaje intentará golpearlo; un sistema muy cómodo y sencillo pero que por su exceso de simplicidad puede terminar por hacerse algo monótono, aunque algunas técnicas especiales y el resto de nuestro inventario lo evitan en buena medida, ya que según vayamos consiguiendo nuevas armas y objetos, tendremos que realizar movimientos variados, desde marcar un punto al que tirar una flecha a dibujar la trayectoria de nuestro boomerang, pasando por el círculo que nos permita hacer el tradicional ataque giratorio.

En el mar, el control es mucho más simple: trazamos la ruta en nuestra carta náutica y nos dejamos llevar, mientras que marcamos con stylus a todo lo que se mueva para barrerlo a cañonazos, o hacemos saltar nuestro buque para esquivar obstáculos.

La extrema facilidad del control, unida al buen equilibrio existente entre los combates, la exploración y los puzzles, que siempre ha caracterizado a la saga Zelda, dan como resultado una jugabilidad altísima, que ayuda muchísimo a que la experiencia enganche al jugador.

Pero así como la mayor simpleza en el control gustará a casi cualquier jugador, nos encontramos también una mayor simpleza en el propio juego, algo que, si bien resulta estupendo para los jugadores menos veteranos o aquellos que se quieran iniciar en la saga, puede decepcionar un poco a los más expertos, que se pasearán en general sin muchas dificultades por una aventura que. Además de carecer de la complejidad de otros Zelda, resulta un poco fácil.

Lo anterior no quiere decir absoluto que estemos ante un juego decepcionante, no cabe de que Zelda: Phantom Hourglass es un grandísimo juego y uno de los mejores del catálogo de Nintendo DS, pero el nivel de exigencia con esta saga es muy alto, y puede que le pase algo de factura. En todo caso, aunque algunas partes de la aventura resulten un poco tediosas (especialmente una mazmorra en la que tendremos que repetir las mismas cosas una y otra vez), aspectos como los magistrales puzzles, que si se encuentran al nivel de los mejores de la saga, los fantásticos combates con los jefes finales o lo agradable que resulta navegar, hacen de este juego una experiencia verdaderamente maravillosa, que todo usuario de DS debería probar.

Finalmente, añadir que el juego tiene un curioso modo multijugador, una especie de “los gatos y el ratón”, en el que un jugador guiará a Link, mientras que el otro controla a las armaduras que deben detenerlo. No está mal y puede alargar la vida del juego, pero está lejos de la experiencia que suponía Four Swords para Game Boy Advance.

En conclusión, The Legend of Zelda: Phantom Hourglass es uno de los mejores juegos que han aparecido por el momento para Nintendo DS, y un exponente más que digno de la mítica saga de Nintendo. Se le pueden achacar algunos aspectos, como los combates demasiado simples, un argumento que apenas atrapa o lo anodinas que resultan algunas partes de su desarrollo; pero en conjunto prevalece una experiencia ágil y divertida, con la virtud de atrapar a nuevos jugadores sin olvidar la esencia de la saga y manteniendo intactas muchas de sus señas de identidad.

LO MEJOR

+ Puzzles muy bien concebidos y divertidos de superar.
+ Atravesar el océano es una delicia.
+ El innovador control ha demostrado que funciona muy bien.
+ El apartado gráfico es de lo mejor visto en DS.

LO PEOR

– Resulta bastante fácil.
– Su duración no es especialmente larga.
– El argumento es muy superficial.

29 comentarios
  1. Ayanami
    Ayanami Dice:

    El juego está muy muy muy bien, y de facil nada, yo ando por la ultima mazmorra y nada. Pero claro puede ser por mi gran patosidad en todo tipos de juegos :p.
    Pd: banda sonora un puntazo.

    Responder
  2. Atila
    Atila Dice:

    Muy buen juego, sólo le pondría un par de fallos:

    – Podría ser un poco más difícil, pierde mucho por esos consejos tipo “quizá si disparas al ojo consigas algo”, que hacen que no tengas que quebrarte demasiado los sesos.

    – Se me hizo demasiado corto.

    Responder
  3. linkwolf
    linkwolf Dice:

    Pues sinceramente, considerandome un fan bastante veterano de la saga de Zelda, he de decir que si, es bastante facil para mi gusto (acostumbrado a la dificultad de otros juegos de la saga) pero todo eso se olvida cuando sabes que estas jugando a un nuevo titulo de la saga, cosa que en mi por ejemplo es satisfactorio. Por eso de saber que siempre hay juegos nuevos y tal….disfruto bastante jugando con ellos.

    Responder
  4. lydon5
    lydon5 Dice:

    Solo por esa p… mazmorra he dejado el juego a la mitad, cuando tiene cosas muy buena (spoiler) esa marca en el plano doblado… genial!!!!

    Responder
  5. Dragma Kerp
    Dragma Kerp Dice:

    A mi el control “only-stylus” no me gusta nada, si al menos se pudiera controlar a Link con la cruceta y el resto con el stylus me valdría pero asi no lo puedo soportar 🙁

    Responder
  6. chingomil
    chingomil Dice:

    @gaston, hola

    Solo tengo una duda, xq califica como RPG (lo dice en el titulo), mi mentalidad de RPG es, subir niveles, hacer compañeros, ataque por turnos(esta a veces cambia), equiparse armaduras y armas, obtener experiencia, hacer que un determinado jefe sea imposible hasta que tengas el nivel necesario, weno al menos esa es mi definicion de RPG, denme la suya y saquenme de mi cajita

    Responder
  7. evanicafan
    evanicafan Dice:

    @chingomil:
    No es un rpg propiamente dicho, es más un título de aventura-rpg (nótese la posición de aventura primero) y tiene esa “parte” rpg debido a que el género no es solo de rondar horas en un mismo lugar hasta subir 20 niveles o tener las magias y materias suficientes para moler a palos a cierto jefe, sino que rpg como su acrónimo indica, role playing game (juego de rol) es situarte en los zapatos de un personaje, ver su historia, forjar su rumbo, guiarlo a nuevas aventuras para que eventualmente pueda conseguir los suficientes medios y experiencias para enfrentarse a sus dificultades (sea un cerdo maligno o un alien metrosexual con una katana de 1 metro). Como tal vez sepas, Link recibe 1 contenedor de corazón después de superar una mazmorra y vences a un jefe, eso cuenta como su experiencia, y la manera como interactua con su entorno y las personas que lo rodean y hace uso de diferentes habilidades y objetos para salir avante también son parte del elemento híbrido del que consta la saga de Zelda. Eso es un título que juega entre rpg y otro género en mi opinión, no sé si me di a entender xD

    Y acerca del título, concuerdo en que es demasiado fácil (añoro ver un título de la saga que tenga una dificultad similar al de los 2 primeros juegos para NES) aunque el uso que se le da a la pantalla táctil le da un enfoque diferente y me gusta, yo ya estoy en la última vuelta del Templo del Rey del Mar, espero terminarlo en estos días =)

    P.D.: ¿Cómo le hago para que me salga un display a la izquierda con mi comentario?

    Responder
  8. Decatonkeil
    Decatonkeil Dice:

    Me ha dejado un sabor agridulce… me encanta la saga, y este tiene cosas memorables realmente… pero las mazmorras tan cortas y simples, que la unica dificultad a la hora de sortear un obstaculo, puzle o enemigo sean los fallos de control (dificilmente se puede hacer TODO LO DE UN ZELDA solo cones stylus…) y sobre todo, el descaro con el que han querido alargarlo con la mazmorra del rey del mar me han hecho aborrecerlo por momentos.

    Responder
  9. rodrigoangelmont
    rodrigoangelmont Dice:

    mmmmm sta bienn proo no es su mejor juego aunke es muii tedioso mover a link kon la stylus proo teminas acostumbrandote eso es lo unico malo pro todo lo demas esta exelente para ser un juego d ds

    Responder
  10. Zathe
    Zathe Dice:

    Lo malo es que nuunca acabas por completo el juego.. ><, luchas en la pelea final, i vuelves a aparecer donde estuviste antes de luchar en la pelea final. i se tiene que acer repetidas vezes.. nunca es el fin U.u…. eso cansa xd
    [Puntuación en WIFI: 879]
    [RANGO: (E)]****
    Agregenme si me quieren desafiar en wifi…
    Zathe@hotmail.es

    Responder
  11. hanibal83
    hanibal83 Dice:

    Uno de mis juegos favoritos de la DS, lo de viajar por el mar es una auténtica gozada y la búsqueda de tesoros submarinos lo encuentro muy divertido y engancha eh jeje

    Responder
  12. Yasser Gonzalez
    Yasser Gonzalez Dice:

    Yo no tengo la DS así que tengo que emularlo con el WinDS Pro y se me ve lento lento así que lo he dejado

    Responder
  13. Yu-chan
    Yu-chan Dice:

    Yo le daba un 9,7 al menos, pero cada uno analiza mediante su criterio. Por ejemplo, a mi el OOT no me pareció gran cosa y por lo visto sigue siendo el favorito. Para gustos los culetes, jeje.

    Responder
  14. Yeray
    Yeray Dice:

    Cuando consigues el espiritu de la sabiduía, cual es la clave de las 6 piedras regentes, me podeis echar una mano.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] de la saga Zelda, que saldrá para Nintendo DS, continuará el estilo gráfico y la base jugable de Phantom Hourglass y tendrá por título The Legend of Zelda: Spirit […]

  2. […] probarlo, el video transmite bastante buenas vibraciones. El movimiento del personaje es como el de Zelda: Phantom Hourglass, marcando con el stylus la dirección hacia la que nos moveremos, y recuerda algo al Sonic 3D de […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *