, , , ,

Retroanálisis: Art Alive!

De vez en cuando salen juegos para las consolas que no son tales, como por ejemplo los RPG Maker para la Super Nintendo y PlayStation o el Mario Paint, un programa de dibujo bastante “apañao” para el cerebro de la bestia que incluía su ratón y todo. Pues resulta que el Mario Paint tiene un antecesor en la Mega Drive, un “juego” llamado Art Alive!.

artalive

Si los datos de lanzamiento son correctos, Art Alive! se lanzó a principios de 1991, y el Mario Paint a mediados de 1992. Parece que SEGA se adelantó a Nintendo. Como veremos más adelante, esta no fue sino uno más de sus innumerables gambazos de la industria del videojuego.

art-alive-w-000

Primero de todo, admiren esta pantalla de título (que tarda un par de minutos en dibujarse, dado que la intro consiste en la máquina dibujando sobre un fondo en blanco y negro esta antalla). Admiren sus brillantes colores. Si me dicen que para esta imagen no se usaron varias estaciones Silicon Graphics no me lo creo. En serio. No es ironía. Vaya, el detector de ironía ha vuelto a explotar. A vér como se lo cuento a Jimmy…

Humor de alto standing aparte, no: no nos hemos equivocado, no se trata de un juego de la Atari 2600 ni de una Master System rota, sino de toda una señora consola de 16 bit. Pero no nos paremos aquí, veamos algo más sobre este juego.

art-alive-w-001

Este es el panel de herramientas del programa. Pero hay algo que nos llama la atención, y es el número de colores, nada menos que 16 colores, que en realidad son 8 con dos tonalidades cada uno. No es se espera que la Mega Drive sea capaz de hacer funcionar el Adobe Photoshop CS4, pero creemos sinceramente que en una máquina capaz de mostrar 64 colores (128 en algunos juegos, como el Ranger X) esto es un soberano cachondeo. Pero eso no es todo: ¡¡ENCIMA UNO ESTÁ REPETIDO!! Eso sí, puedes rotar la paleta para cambiar esos 16 colores en otros distintos, dentro de los ajustes que el juego permite. Cosa fina.

Pero ahí no acaba la cosa: disponemos de 8 herramientas, a cada cual más estupenda. Conviene que las veamos una por una:

  • La flecha: Una maravilla de la técnica que consiste en un pincel que se maneja con controles relativos. Es decir, con un botón para avanzar y los lados para girar, como si de un coche se tratase. Supongo que pensarían que era una forma de sobrellevar el hecho de que el juego no traiga ni tanga soporte para ratón.
  • Línea: No es que esté mal hecha, pero curiosamente se dibuja una vez definamos los dos puntos, por lo que no sabemos cuánto tapará si elegimos un grosor de trazo que no sea el primero.
  • Círculo parpadeante: Funcionar funciona… con el mismo pero que la línea. Además tiende a parpadear, por lo cual es insufrible.
  • Rectángulo: Ídem del anterior. Encima tiene una extraña rebaba redondeada en los picos.
  • El lápiz: A nadie se le ha ocurrido que un pad convencional tiene sólo 8 direcciones, por lo que tus dibujos saldrán más tiesos que la puntilla del almanaque. Además alguien tuvo la ocurrencia de que el botón A sirva para empezar a pintar y se deba pulsar de nuevo para cortar, sin que tengamos otra alternativa. Mentes pensantes.
  • La goma etrusca: Igual que el lápiz pero sólo pinta en blanco, y con un tamaño grotesco. Encima tiene forma cuadrada, por lo que te las verás frescas para hacer algo decente con ella.
  • La lata de pintura: Sirve para llenar formas. Pero ojo, no de una forma cualquiera, sino de la más lenta y desesperante que el poder del Motorola 68000 pueda proporcionar. Ideal si no tienes ninguna prisa.
  • Spray: Al menos funciona mejor que el del paint, ya que las partículas se quedan diseminadas aleatoriamente. Aunque para que no sea útil han decidido que no se pueda controlar la cantidad de pintura que echa.

Y esos seis botones tan maravillosos que hay a la derecha de las herramientas son las pegatinas y los fondos.

art-alive-w-002

Las pegatinas que vienen en el juego son bastante monas, con el pequeño inconveniente de que si has tenido la osadía de cambiar la paleta de colores del juego, se verán de esta guisa: completamente extraterrestres. Lo único bueno es que incluye a Sonic, ToeJam, Earl, la nave de éstos y algunos más. Ninguno interesante, de todos modos.

Además de las pegatinas tenemos dos o tres animadas, que son versiones de las anteriormente dichas pero que se mueven. Eso sí, no te vayas a creer que puedes poner la pantalla llena de cosas, sólo se puede poner una y encima sustituye al puntero, por lo que mientras el cacharro deambula no puedes hacer nada más.

art-alive-w-004

Este es el maravilloso editor de animaciones, el cual permite la friolera de cuatro marcos de tamaño fijo. Pueden ustedes apreciar el arte del perro explosivo en la imagen.

art-alive-w-006

También hay un número determinado de fondos, que son nada menos que seis fondos, seis, como los toros en las corridas. Seis toros en una corrida está bien, pero seis fondos en un cartucho tan trasto como éste es una de las formas que tiene SEGA de reirse de sus fans. Al menos hay que decir en su favor que no estan mal, aunque uno de ellos es la pantalla de título, en la que no se puede hacer gran cosa. Siente el poder del megabit que ocupa el juego (128KB para los no iniciados), nena.

art-alive-w-003

En este intento de dedicatoria a esta web no se ha empleado la más potente de las herramientas del juego: La de poner letras. El mando de la Mega Drive no es que tenga muchas, así que lógicamente habrá que idear un sistema para irlas cambiando, que no es otro que hacerlo una a una sin posibilidad de volver atrás. La dificultad de poder retroceder en el abecedario era demasiado compleja para un sistema de principios de los 90.

art-alive-w-005

Pero sin duda el mejor detalle del juego y con el que SEGA debe estar pasándoselo mejor es que… no hay posibilidad de salvar nuestro trabajo. Como mucho y tal como nos detalla el manual, podemos conectar la consola a un grabador de vídeo para inmortalizar nuestros chorizos, dignos de admiración de madres y abuelas.

Del sonido no hay mucho que decir, los botones hacen siempre el mismo ruidito, parecido al de un muelle, y en la pantalla de título suena una musiquita que podría provenir perfectamente de un ENIAC, la misma que suena cuando estamos pintando con el lápiz.

artalivepunt

Servidor ha estado tentado de negarse a puntuar el mayor engendro que ha dado la historia de la Mega Drive, pero al final he aquí un cuadro de puntuaciones. Tentación de poner un 0 redondo no ha faltado, pero por pena y porque sale Sonic, ToeJam y Earl le hemos puesto un 1.

NOTA: En efecto, este artículo está inspirado (por no decir vilmente fusilado) en la sección “El Basurero” del número 22 de la revista MegaSega, la segunda más graciosa que he visto en mi vida. Un día de estos habrá que ponerla.

25 comentarios
  1. Sparky
    Sparky Dice:

    Debiste comprarte una caja de lápices Alpino y un bloc de papel Gvarro. Habría salido más barato y te habrías ahorrado los disgustos.

    😛

    Por cierto, yo también creo que la Mega Sega era una grandísima revista.

    Responder
  2. Sven
    Sven Dice:

    “De vez en cuando salen juegos para las consolas que no son tales, como por ejemplo los RPG Maker para la Super Nintendo y…”

    … EH!!!???? UN RPG MAKER PARA LA SUPER!!!! Y YO SIN SABERLO!!????

    CUAL????

    Responder
  3. MD
    MD Dice:

    Pues 2 RPG Maker salieron…incluso para la GameBoy color xD que bizarro jajajaja. Según dice el articulo ingles de la wikipedia RPG Maker.

    Yo juraría en mis tiempos ver la rom del de snes en algun recopilatorio en CD, de aquellos tiempos que encontrabas rarezas.

    Y en meristation en sus tiempos pusieron un par de screenshot del de ps2 que era en 3D y pintaba muy bien.

    Pero si las cosas siguen avanzando ¡¡ganbare delaPipol y resto de developers!! 😉 , dentro de poco veras el Easy-RPG que es una reinplementacion libre del RPG Maker 2K rulando en una GP2X o PSP como se ve en los videos…y por supuesto rulando libre y feliz en Linux ^_^.

    Responder
  4. freakzion
    freakzion Dice:

    lindo curro eso de los “maker”,alguien probo el fighter maker para psx??
    yo no me anime, pero seguro que es una verga!

    Responder
  5. aki
    aki Dice:

    también lo comentaron hace poco escuetamente en la revista xtreme superjuegos , en la misma sección de El Basurero …

    Que conste que es un juego para desarrollar la creatividad …, a pesar de todas sus carencias pues tiene más mérito intentar hacer algo que quede bien …

    y lo de no poder guardar el dibujo también pasaba con el mario paint …,pero bueno ,siempre quedaba la posibilidad de grabarlo en video …

    de cualquier manera era un producto caro teniendo en cuenta sus características, pero no por ello interesante ,al menos en concepto …

    Responder
  6. Krusher
    Krusher Dice:

    @aki de hecho, sí: se podía salvar. tenía batería. además tenía ratón, editor de melodías y un par de minijuegos. amén de tener más colores y herraminetas.

    Responder
  7. Mickeley
    Mickeley Dice:

    Hacía meses que no me reía tanto con un artículo. Mis felicitaciones, aunque sea pseudoplagiando.

    Yaa sabía que el último charnego iba a traer tela a Pixfans, sigue así jodido. Solo te queda terminar el Yonkey Island, que pintaba de putísima, y ya me gustaras del todo.

    Saludos

    PD: y el primero que?

    Responder
  8. Rafanás
    Rafanás Dice:

    Acabo de tener un JODIDO derrame cerebral. Soy lector de no hace mucho de Pixfans, pero tan magno juego me ha hecho escribir…

    YO TUVE ESTE JUEGO, ORIGINAL!! Todavía me acuerdo que ponía el fondo ese de la playa lleno de Sonics. Tenía como 9/10 años y no daba para más (o quizás el cartucho no daba para más).

    Gracias por hacerme revivir este infierno de “juego?”. Un trozito de mi niñez ha vuelto para darme una bofetada y confesar la mierda de juegos que he llegado a catar originales.

    Responder
  9. Sheikiah
    Sheikiah Dice:

    “Como mucho y tal como nos detalla el manual, podemos conectar la consola a un grabador de vídeo para inmortalizar nuestros chorizos, dignos de admiración de madres y abuelas.” XDXDXDXDXDXDXDXDXDXDXDXDXD
    ¡Me he meado encima con eso último!

    Responder
  10. Álex Lucendo
    Álex Lucendo Dice:

    Qué grande!

    Te estoy descubriendo, y estoy alucinando!

    Recuerdo que compre este juego en los últimos coletazos de mi primera MegaDrive … Me costó como 2000pts. y gracias a Dios, en la típica tienda de videoconsolas y PC’s con Windows 95… Mame en alza, y demás…. q tendría yo como 12 años, y ya mercadeaba para seguir consguiendo juegos nuevos.

    También citarte que hubo otro juego tipo “Paint” mucho más completo, que era un mini-juego dentro del Fun’n’Games (O algo similar, te lo digo de cabeza).

    CTRL+D para tu web.

    Un saludo!

    Responder
  11. Jessé
    Jessé Dice:

    Pues digamos que hicieron lo qu epudieron pero el MArio Paint es superior en muchas maneras a este “juego” que parece de commodore 64.

    Responder
  12. notelies
    notelies Dice:

    Yo tuve este truñaco gracias al sistema de cambio (previo pago de 500 pelas de la época) de Mail Center… y os puedo asegurar que no era tan malo como parece. Era aún peor. Y lo llegué a conectar al video y grabar truñacos hechos con él… madre mía, qué recuerdos…

    Con los juegos tan buenos a los que jugué por medio de ese sistema de intercambio… cómo se me ocurriría probar con Art Alive?

    Responder
  13. Sickboy
    Sickboy Dice:

    Ja llegue a esta nota por la parte de articulos destacados, y pensaba que se trataba de un super juego, pero venia por otro lado la cosa. Muy entretenida, no conocia esta aberracion.

    Responder
  14. Krusher
    Krusher Dice:

    Última hora: he overclockeado la megadrive y he probado este juego a ver si la lata de pintura se da un poco más de prisa. No sólo no es el caso: además el overclock hace que el lienzo se corrompa poco a poco como si hubieran soltado un tarro de bichos y corretearan por tu obra poniéndola perdida de tinta y de pintura.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *