Suena esperpéntico, pero así es. Ahí tenéis a Hillary Clinton convertida en cascanueces y preparada para ayudaros a comer frutos secos. Nos molaría poder conseguir por aquí cascanueces de Zapatero o de Rajoy, pero como no estamos tan locos somos tan originales como nuestros amigos los estadounidenses, no tenemos más remedio que conformarnos y seguir con nuestro cascador convencional.

Vía: Gizmodo UK

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *