El modder canadiense Brent Smith es el responsable de este peculiar tinglado, que le permite jugar al Super Mario Kart (directamente de una Super Nintendo, sin emuladores ni nada) con una bicicleta estática, que hace las veces de mando conectado a la 16 bits de Nintendo. Cada manilla tiene un botón de dirección, los objetos se usan con un botón adicional y para acelerar… pues la única opción es pedalear a una cierta velocidad, con lo que este juego vendría genial para poner en forma a muchos jugones empedernidos.

A continuación podéis ver en un vídeo cómo funciona este despliegue, que ha sido posible en parte gracias a Arduino.

Leer más

World Rally Championship (1993)

Gaelco, 1993 / Conducción / 1 – 2 jugadores (por turnos)

Con volante, cambio de marchas, pedal y a lo loco, la empresa Zigurat en grandiosa alianza con Gaelco, nos deja un título que forma parte de los hitos españoles en el panorama arcade de todos los tiempos: World Rally Championship. Los cabezas visibles de este proyecto serían los míticos programadores Fernando Rada y Carlos Granados, junto a Jorge Granados en calidad de diseñador. Tras escarceos de todo tipo, la empresa afincada en Barcelona agarra de lleno el mundo de las maquinitas recreativas lanzando, gracias a la colaboración de Atari, verdaderas joyas dentro y fuera de las tierras españolas como Big Karnak (1991), Alligator Hunt (1994) o Radikal Bikers X (1998) entre otros, llegándose a considerar una de las desarrolladoras más prolíficas del ambiente patrio.

Leer más

Quiero decir antes de nada que no me gusta criticar el trabajo de los demás. Por eso, y aunque en este artículo comento mis experiencias negativas con alguna regular conversión de juegos de recreativa a sistemas domésticos, lo intento hacer sin menoscabar o despreciar el trabajo que en su momento realizaron los programadores de turno. Y, es que a pesar de mis parcos conocimientos en informática -no pasé de diseñar algunos lamentables niveles para Duke Nukem 3D con el programa Build incluido en el juego-, reconozco la ardua y difícil labor que es crear un videojuego.

Aclarado lo anterior, aquí está mi pequeña lista de conversiones malditas. Puede que para muchos de vosotros algún juego no merezca aparecer en esta lista, o incluso penséis que varios de ellos son en realidad bastante buenos, pero aplicando el dicho de ‘para gustos están los colores’, y teniendo en cuenta que la experiencia de disfrutar -o no- de un juego es muy subjetiva, os dejo con aquellos títulos que a mi personalmente me supusieron una pequeña decepción en su momento.

Leer más

El género de las “carreras locas”, que inició su popularidad con Super Mario Kart, tenía ya con ModNation Racers un buen exponente para PlayStation 3, pero lo cierto es que no ha sido un juego muy popular. Ahora Sony ha tirado de una franquicia que ya tiene de por sí tirón, como es LittleBigPlanet, para tratar de aprovechar el empuje de este tipo de juegos.

Desde luego no parece que LittleBigPlanet Karting vaya a ser algo revolucionario, pero veo bastante probable que tenga un notable éxito y muchas horas de diversión, además de un mega editor como se espera de esta saga.

El Pole Position es un juego lanzado para Atari en 1983, cuya promoción televisiva en Norteamérica fue… pues como que un poco esperpéntica. En el comercial, de minuto y medio de duración, podéis apreciar ese estilo artesanal con el que se hacían los montajes de vídeo cuando no había los medios actuales, podéis respirar un poco de nostalgia retro de los ochenta, y podéis comprobar lo mucho que se le iba la pinza a los encargados del marketing… toda una joya.


El hype y la actualidad misma de la industria videojueguil hacen que cada vez más nos preocupemos por temas bastante más triviales que la diversión pura que debiera ofrecernos un buen juego. Así, podemos encontrar discusiones varias con respecto a los gráficos, la jugabilidad “realista”, la física del juego y otras tantas cuestiones, sin primar en la puja lo que realmente debería importar de un videojuego: que divierta antes que todo. Y si de esto hablamos, el género deportivo (y no tanto) de conducción, ya sea de coches, motos u otros bólidos, es uno de los más duramente criticados en el sector. Esto se debe, en gran parte, al canon establecido hace ya mucho tiempo (que no a todo el mundo le parecerá el correcto) de lo que un juego de conducción debe ofrecer: la saga Gran Turismo. Es por ello que, a la salida de cada nuevo juego de este género, aparecen diversas discusiones que distan bastante de determinar las horas de diversión que nos pueden proporcionar: que el nuevo Forza Motorsports no trae los Porsche dentro del catálogo de coches (prescindible, pero bueno); que si el nuevo Need For Speed va a mandar por tierra las carreras ilegales y el “tuning” de los coches, para ofrecer una experiencia más centrada en la carrera profesional; que si el Need For Speed World es una castaña llena de capullos que priman el dinero para los DLC antes que la conducción depurada… En fin. Pero aquí, en Pixfans, nos preocupamos por el lector que sufra de este tipo de problemitas de la actualidad, y le damos un consejo más que útil: desconecte por un momento esa PS3 o la XBOX 360, suelte por un instante ese teclado gastado, y vaya a buscar esa máquina de antaño que está empolvándose en el rincón de la habitación. Especialmente en el género de la conducción, se pueden encontrar grandes juegos, realmente divertidos, lejos de los motores gráficos actuales, del hype desproporcionado, de las físicas “realistas” y demás bastiones tras los que se esconden las desarrolladoras contemporáneas. Desde aquí, le recomendamos una serie de juegos de nuestra querida Megadrive, para deleite y disfrute de las carreras de antaño.

Leer más

Garnet Hertz, un profesor de la UC Irvine, ha transformado una cabina arcade del Outrun en un vehículo. El sistema emplea técnicas de realidad aumentada para transformar las carreteras del mundo real en los gráficos de un juego de 1986 y mostrarlos por la pantalla.

Tanto el volante como los pedales se utilizan para los controles y la velocidad máxima del Ferrari Testarrosa ha pasado de 290km/h virtuales a unos 20km/h reales, por lo que la sensación de velocidad en el juego es mucho mayor.

Vía: Hack a day

Gracias a Diego por el enlace.

Lo bueno de jugar con el PC es que no siempre hay que pasar por caja (física o virtual) para poder disfrutar de un nuevo juego. Hay montones de títulos gratuitos de diferentes tipos esperando para ser disfrutados, aunque a veces lo difícil es localizarlos y bajarlos. Pero no te preocupes, ya que la gente de Freeware Games te lo pone fácil con esta impresionante lista de juegos gratuitos para PC con pantallazo y descripción de cada uno. Más que suficiente para estar entretenido el veranito.

Vía: Gamesajare