, ,

Científicos usan el Pacman para estudiar el miedo en el cerebro

PacmanPara estudiar cuál es la forma en la que el miedo se manifiesta en el cerebro, unos investigadores de la Universidad de Londres han creado un juego parecido al Pacman pero que suelta al jugador una pequeña descarga eléctrica si es capturado por el depredador electrónico. Gracias a una resonancia magnética de la cabeza del jugador, consiguen saber qué partes se activan y la función que realizan.

A continuación reproduzco un artículo que han publicado en su revista científica:

When the artificial predator was in the distance, the researchers observed activity in lower parts of the prefrontal cortex just behind the eyebrows. Activity in this area – known as the ventromedial prefrontal cortex – increases during anxiety and helps control strategies on how to respond to the threat.

However, as the predator moved closer, the brain activity shifted to a region of the brain responsible for more primitive behaviour, namely the periaqueductal grey. The periaqueductal grey is associated with quick-response survival mechanisms, which include fight, flight and freezing. This region is also associated with the body’s natural pain killer, opioid analgesia, preparing the body to react to pain.

“(An animal’s) most efficient survival strategy will depend on the level of threat we perceive,” (says researcher Dean Mobbs. “This makes sense as sometimes being merely wary of a threat is enough, but at other times we need to react quickly. The closer a threat gets, the more impulsive your response will be – in effect, the less free will you will have.”

Enlace: Artículo original

En resumen, que cuando estamos lejos del peligro, podemos hacer una estrategia más eficiente para defendernos de él, pero a medida que se acerca, las reacciones son más impulsivas. Ambas reacciones están llevadas a cabo por diferentes zonas del cerebro, mientras que al pensar una estrategia se activa el cortex prefrontal, el periaqueductal grey es el responsable de las respuestas instintivas. ¡Y gracias a un videojuego podemos reproducirlas para luego estudiarlas!

Vía: Boing Boing

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *