, , , ,

Más allá de Fallout 3: los capítulos perdidos (I)

Con la salida de Mothership Zeta se cierra el capítulo de las expansiones de Fallout 3, la epopeya postnuclear en la que recorríamos la ciudad de Washington sembrando el bien o el mal a nuestro paso, convirtiéndonos en la esperanza viviente para aquel que nos viera o en la encarnación del mal absoluto. Cinco han sido los episodios que nos ha brindado Bethesda, en los que hemos atravesado cenagales, sudado al calor de las fundiciones y huído de los primos de aquellos alienígenas que se estrellaron en Roswell. Para todos aquellos que ya han disfrutado los episodios descargables y para todos los que aún no han tenido la oportunidad de viajar más allá del Yermo Capital, para ellos va este artículo: más allá de Fallout 3, una visión diferente de los capítulos.

Operación Anchorage: bienvenido a Alaska compañero

Fallout 3: Operación Anchorage

El primero de los capítulos es sin duda el más flojo de los cinco y el que menos aporta a la experiencia de juego. Paradójicamente, el tiroteo inicial entre los proscritos y los mutantes es más espectacular que el resto de juego en sí, que se basa en un contínuo ir y venir por la Alaska ocupada por el invasor chino cumpliendo misiones, llevando un equipo de apoyo y cambiando la vista del cielo gris de la capital por los azules y blancos del nevado norte de EEUU. Sin embargo, esta no es la principal novedad, causa y efecto del capítulo, sino el hecho de que todo lo que vivamos en este contenido descargable es mentira. Todo es una simulación, todos los disparos, las caídas, los enemigos, la necesidad de equipo… Todo se ve supeditado a la cruel realidad de que es una simulación necesaria para abrir un almacén, de que hay una manera que no conocemos de salir de la aplicación.

Fallout 3: Operation Anchorage

Así, jugamos con una sensación de seguridad innecesaria, con una red que nos evita una caída que tal vez queramos sentir. Nada es real en Anchorage, ni siquiera nuestras necesidades, pues la simulación se encarga de dotarnos de munición, recargarnos la vida, dotarnos de armas y dejarnos claro que somos unos invitados, unos instrumentos necesarios para abrir una puerta. No cambiaremos la historia, así como tampoco la cambiará esta expansión que recibió las peores críticas de prensa y jugadores, algo que no sorprende puesto que su principal defecto no fue no aportar nada a la historia principal, sino no darnos la posibilidad de elegir, lo que ha hecho a la saga Fallout tan interesante: que podíamos elegir quien queríamos ser. Y no meros avatares de nuestro personaje en un mundo de nieve virtual.

The Pitt: vengo a liberaros

Cartel de entrada a The Pitt

Es inevitable pensar en toda la herencia que las religiones y las mitologías han traído a los videojuegos: dioses contra los que hemos luchado, pueblos que nos han adorado… Si con la expansión Broken Steel, tercera en orden de lanzamiento, podíamos ganarnos el título de Mesías o Satán (o El más común de los humanos para aquellos que fueron capaces de seguir la senda de la neutralidad), si desde el principio nos han enseñado que nuestros actos se iban a valorar con buen o mal karma, este agregado a la historia nos lleva un paso más allá: si pudiéramos ubicar con claridad el infierno, este estaría en La Fosa.

Y así, como salvadores vestidos de suplicantes nos internamos despojados de todo lo que somos en una ciudad de traidores, donde o eres esclavo o eres saqueador y donde tendremos que disfrazarnos de esclavos disfrazados de Abraham Lincoln para rescatar a los que ya están dentro, en una ciudad donde los que no tiene derechos trabajan en La Forja preparando metal para una nación que sostienen y sobre la que se aupan los negreros. ¿Una historia épica de liberación? Ojalá. The Pitt nos hace tomar decisiones más difíciles y de moralidad poco clara, para darle un fin bastante alejado de todo lo que entendamos como épico. Sin embargo, es imposible no acordarse de todos aquellos que cantaron al más oscuro de los destinos, a donde las almas se consumen, pues disfrutarían de este paisaje: cielos rojizos, estructuras imposibles y criaturas que alguna vez fueron humanas pero que fueron consumidas por la radiación y las enfermedades, que vagan en la oscuridad acechando a los que se adentren en esa tierra. Sustituid la carne por el alma et voilá, Pittsburgh pasa a ser el Hades. Lástima que nuestra labor sea inferior a la de Dante, buscando entre los rincones acero para nuestros jefes y para el progreso de La Fosa.

Fallout 3: The Pitt

A pesar de añadir cosas muy interesantes, se echa de menos una mirada más profunda a la otra parte, al mundo de los saqueadores que tanta guerra nos dan durante la partida principal. ¿Quienes son? ¿Por qué tanto sadismo? ¿Por qué tantas crestas punkys? Todo esto se queda en el aire una vez solucionada la ampliación, con lo que podía haber dado de sí.

Y hasta aquí el repaso de los dos primero capítulos, en el próximo artículo repasaremos Broken Steel (la continuación de la historia principal), Point Lookout (un par de buenas historias en los páramos) y MotherShip Zeta (acabando lo que Independence Day no acabó).

14 comentarios
  1. WARSORE
    WARSORE Dice:

    Yo todavia no me lo he pasado, es más largo que un dia sin pan. Espero que salgan de una vez estas expansiones en formato fisico.

    Un saludo.

    Responder
  2. jota9000
    jota9000 Dice:

    seps, operation anchorade te pone en los pies de un soldado en medio de la batalla contra los chinos XD, es la guerra que se libra antes de que los estados soltaran las bombas nucleares y resultara el fallout3 que conocemos.

    Responder
  3. Hamstercillocontrol
    Hamstercillocontrol Dice:

    De los mejores juegos que probe y además si te haces un personaje idéntico a CHUCK NORRIS cada vez que entras en V.A.T.S t partes la caja sin remedio

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Por si el juego se te hizo corto, se lanzaron un total de 5 expansiones, cada una con una trama bastante dispar de la otra (desde una simulación virtual de una guerra en Alaska contra invasores chinos hasta sufrir un secuestro alienígena). El compañero BlackhearT se encargó de comentar el contenido de las dos primeras expansiones que se lanzaron al mercado. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *