, , ,

Sueños retro en Madrid


Cuando el primer sistema electrónico fue modificado para convertirse en un instrumento al servicio del entretenimiento, nadie imaginó el alcance que aquello iba a tener más de 40 años después. Hoy día nadie puede negar que los videojuegos son el punto de referencia del ocio en todo el planeta y son origen de modas, fenómenos culturales y su implicación salpica prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas. Podemos calificar de mágico el hecho de cómo algo nacido de la curiosidad de un puñado de estudiantes aficionados a los trenes eléctricos haya llegado a ser hoy día uno de los negocios más fructíferos y que más dinero mueve del mundo.

Como todo, el mundo de los videojuegos está marcado por etapas más o menos diferenciadas que definen el paulatino crecimiento tanto en potencia como en complejidad de los sistemas que fueron empleados para reproducirlos. Cada, aproximadamente 5 años, la escena del mundo del ocio electrónico se convulsiona con la llegada de nuevas tecnologías y consolas que dan un paso más hacia el imposible y nos deleitan con mejores gráficos, sonido e innovadores sistemas de control. Así vimos el paso de los 2 botones de la Master System a los 6 de la SNES, el sublime modo 7 de Nintendo desapareciendo con la llegada de procesadores gráficos más complejos (¡3D!) y las repetitivas melodías midi transformándose en épicas suites orquestales a cargo de renombrados compositores. Todo esto avanza inexorablemente creando nuevas sagas y mercados y alejándose cada vez más y más de sus humildes orígenes. Pero, ¿qué ocurre con todo aquello dejado atrás? Es decir, hubo un tiempo en que 4 sprites en pantalla, 16 colores y un fondo fijo con un color por cada 8 píxeles era todo lo que se necesitaba para amenizar un verano entero. ¿Acaso estos relevantes pedazos de historia se olvidan para siempre en un cajón olvidado? ¿Se degradan lentamente en un trastero húmedo? ¿Se vuelven grises en un recondito rincón de nuestros recuerdos de infancia? Nada más lejos de la realidad.

La nostalgia mueve montañas y los recuerdos de nuestra infancia, cuando todo era más grande y mejor, nos atan de por vida a aquellos sistemas de videojuegos que tantas horas de diversión nos dieron antaño. Hay títulos cuya sola mención hace que el vello de nuestra piel se erice y un escalofrío nos recorra de arriba a abajo. Melodías que están tan arraigadas en nuestra mente que incluso a día de hoy surgen como lapsus y las tarareamos distraídos allá donde estemos. Imágenes grabadas en nuestra retina que volvemos a ver una y otra vez absortos en nuestras memoria. Porque han pasado más de 20 años y ya no son tan nuevos. Puede que ya no brillen. Que no nos deslumbren con unos gráficos nunca vistos ni una última vuelta de tuerca a la jugabilidad. Cajas desgastadas e instrucciones arrugadas. Pedazos de plástico y circuitos comercialmente muertos. Puede que sean fantasmas del pasado tecnológico y estén bien olvidados por legiones de nuevos jugadores y modernos programadores. Pero una cosa sí es cierta y es algo que nunca cambiará: para aquellos que los hemos jugado, nunca jamás morirán.

Y es por esto que la llama sigue viva y vuelve a extenderse poco a poco. Nunca recobrará su trono ni la hegemonía que tanto tiempo disfrutó, pero el mundo es un poco más consciente de que allí estuvo, fue el presente y, sin duda, la razón de todos los sistemas de ahora. Una buena muestra de este revival es la proliferación de blogs, noticias, videojuegos, etc. orientados a esta época dorada del ocio electrónico. Y es que no hay mal que por bien no venga: la avanzada tecnología que supuestamente tendría que haber acabado con la prehistoria digital, es aquella que precisamente la está impulsando hoy día. Por ejemplo, internet y sus infinitas posibilidades al alcance de todos arrojan toneladas de información en todas direcciones y crean un instantaneidad nunca antes vista. Los potentes ordenadores actuales pueden hacer correr emuladores de videoconsolas antiguas con una fidelidad asombrosa tanto sonora como visual. La programación es algo que hoy día cualquiera puede aprender y con ello rememorar aquellos sistemas que fueron el parque de juegos de su infancia. Incluso campos tradicionalmente ajenos a esta rama del entretenimiento como por ejemplo la moda, están cayendo de lleno en diseños pixelados y la repetición de tramas de Space Invaders en camisetas, faldas y un etcétera tan largo que se pierde en la lejanía.

Uno de los buques insignia de este revival es una interesante feria que tiene lugar con carácter anual en Madrid. Comenzó hace 15 años como una reunión de 26 aficionados de MSX para intercambiar hardware y software y poco más pero, en algún momento, aquello comenzó a desvirtuarse paulatinamente (no sin tener que sortear enormes obstáculos) hasta convertirse en el monstruo de más de 2000 asistentes que ha sido este año.

Retro Madrid 2010: 15 Aniversario

Tras tanto tiempo apareciendo sin falta en nuestros calendarios, Retro Madrid se ha convertido en una cita ineludible para los amantes del hardware y software retro, así que este año, previendo una mayor afluencia, ha traído dos novedades que esperemos se repitan en un futuro. Por un lado, se ha contado con un emplazamiento de lujo: la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid. Contar con semejantes instalaciones ha permitido ir un paso más allá y celebrar múltiples charlas, exposiciones, conciertos e incluso hospedar el programa de radio Game Over en directo, todo ello perfectamente organizado por el equipo de Retro Madrid, coordinado por Rafael Corrales (representando a la AUIC, Asociación de Usuarios de Informática Clásica) y Jesús Fabre. Por otro lado, la implicación y colaboración de Nintendo al unirse a la causa para conmemorar el 25 aniversario de su mascota Mario, ha dado ese toque mágico y emotivo a tan maravilloso evento y ha brindado la posibilidad de un aula temática de la saga de Nintendo, pequeñas conferencias, material para el disfrute del visitante y otras muchas ventajas.

El profesor Elvin Atombender lógicamente molesto puesto que la misión ya no es imposible

La actividad en Retro Madrid ha cubierto un total de 8 aulas e incontables pasillos y se ha extendido a lo largo de diez horas y media. La oferta de actividades ha sido simplemente impresionante. A destacar un concierto de bienvenida, un concurso de Cosplay, salas llenas de videoconsolas para el uso de los asistentes, interesantes charlas acerca de placas Jamma o la historia de los videojuegos, un enorme mercadillo lleno de joyas antediluvianas como Commodores 64, Amstrads, MSX, Ataris Portfolio, etc. y la grabación del, ya mencionado, programa Game Over. De hecho, aquel templo erigido al recuerdo estaba repleto de pequeñas partículas que no hacían más que catapultarte a los viejos tiempos. Bomb Jack, Armor Attack de Vectrex, Boulder Dash, Toki (Jamma), un Commodore VIC-20 (¡reproduciendo Matrix!), la base subterránea del profesor Elvin Atombender, recreativas con sabor añejo, monitores de fósforo verde… Innumerables detalles con que nos deleitaron los expositores que estaban al alcance de la mano para jugar, toquetear, saborear y, después de todo, hacernos recordar y sentirnos niños una vez más.

Por unas horas aquellos pasillos se convirtieron en un micro universo maravilloso que me hubiese gustado revisitar una y otra vez aunque, sin duda, el momento cumbre de la feria fue el encuentro generacional que presencié. Tras aquello, todo cobró un nuevo sentido y me permitió vivir el acontecimiento de una manera totalmente distinta. En uno de los pasillos, rodeados de vetusta retromaquinaria y ajenos a su entorno, un padre ponía en las manos de su hijo de unos 4 años un mando de Atari guiándole a través de la primera pantalla del Lode Runner. Fruncía el ceño, aprendía como hacer caer a los robots enemigos en los agujeros que creaba en el suelo, subía por las escaleras y cruzaba la estancia huyendo con pavor. Ese pequeño crecerá rodeado de alta definición, orquestaciones de alta fidelidad, frenéticos collages de imágenes y figuras perfectas en un videojuego en el que no será necesario ningún mando; pero siempre alternará esos mundos de vistoso ensueño con 8 pixelados bits, desgarbados sprites, chirriantes beeps y efectos sonoros monocordes. Porque habrá aprendido, gracias a su mentor, lo que es un videojuego desde el principio. Habrá saboreado el origen de todo y contemplará los videojuegos como lo que son: un gran universo con historia propia por el que nos dejamos envolver y nos alejamos del mundo real durante unas horas. Estoy seguro de que, dentro de 15 años, le veré paseando entre oxidadas pletinas y gráficos vectoriales en el 30 aniversario de Retro Madrid, mientras disfruto de que mi propio vástago machaque barriles con un gran y pesado martillo pugnando por derrotar a un gigantesco simio que ha raptado a su novia por un día.

Pero supongo que querreis saber quién es ese tal Rafael Corrales que he mencionado con anterioridad y qué tiene que ver con la AUIC. Y cuál es la historia tras todo esto ya sean sus orígenes o su razón de ser. Y supongo que también querréis saber todo lo que los chicos de Game Over nos contaron a Pixfans. Pues permaneced atentos los próximos días y no os perdais sendas entrevistas llenas de detalles curiosos, declaraciones atrevidas, diversión y, sobre todo, mucha mucha nostalgia retro.

Imágenes: Manual Atari CX2600Elvin AtombenderLode Runner

20 comentarios
  1. kanfor
    kanfor Dice:

    Yo estuve allí. Fui desde Sevilla para ver este evento.
    Lo pasé muy bien, y compré algunos juegos de Spectrum.
    Asistí a varias charlas y hasta hice preguntas.
    Y allí me encontré con Jiimy, que pude verlo de cuerpo presente.

    Por cierto, en el artículo se menciona al Toki ¿¿¿DONDE ESTABA?? 🙁 Yo nolo ví

    Responder
  2. Adrian
    Adrian Dice:

    Veo que el Toki levanta pasiones XD
    Estaba en la sala de la AUIC a un lado y bien escondidilla. Al lado de una Vectrex con el Armor Attack

    @rafa
    Muchas gracias! Aunque he de decir que la imagen es la portada del evento. Este año han contado con un gran diseñador que aun no sé quién es (pero no se me escapará XD)

    @kanfor
    ¿Por qué todos tuvisteis a Jimmy menos yo? XD

    Responder
  3. JANIJI
    JANIJI Dice:

    Lo que no me ha gustado es no haberme podido llevar una Dingoo. Se supone que aquí podía adquirir cosas directamente, sin tener que esperar a que te lo envien, pero no, solo la tenían para probar, ya sobada. Encima en la página web que me indicaron es más caro de lo que me dijeron.
    Incluso me han tratado de estafar, dos veces: que si la GP32 de dos botones es major que la GPX más nueva y avanzada, que si me interesan las consolas pequeñas hay maquinitas que resultaron ser handhelds de un solo juego que no tienen nada que ver con la máquina con tropecientos juegos de Master System y Game Gear en la que estaba jugando, me la querían colar sin que yo dijese nada, me tomaron por alguien que no sabe nada del tema.
    Los de la Dingoo y las handheld eran de Arcade Forever, así que no me fio un pelo y no pienso comprarles nada, avisados estais.
    Por otro lado me llevé el mando 16 bit Game Player Hand-hold, ese del que se habló en esta página en el cual se pueden introducir juegos de Megadrive en tarjetas SD y enchufar a la tele, pero solo funcionan los .bin en NTSC. Aún así la disfrutaré mucho.

    Responder
  4. usako_proudstar
    usako_proudstar Dice:

    mmm me gustaria ver todo eso algun dia, la verdad suena divertido y hay gramndes clasicos que no se deberian perder en las crueles malos del señor tiempo. que bien que en madrid hagan cosas tan civilizadas como esas, aqui en mexico ni soñando, seria muy dificil hacer algo asi de hermoso y lejano al mercantilismo

    Responder
  5. Trivi
    Trivi Dice:

    A mi me gusto bastante, me quedaron cosas por ver pero la pegatinas de mario y el concierto de la apertura fueron geniales. Jo, que felicidad cuando jugue al Sinobi. Lo malo es que no vi nada para mi megadirve, busca alguno poruqe nuse que la pasa que no va bien.
    @ kanfor Yo vi alguno juego de Toki, y me parecio verlo tambien en una recreativa.
    Saludos!

    Responder
  6. fobos135
    fobos135 Dice:

    Hola a todos!

    @ Adrian: El artistazo que diseño esa pedazo de portada de retromadrid 2010 ha sido Fernando San Gregorio, ilustrador en la era de los 8 bits en España, firma como Fernando Sangre, espero que te pueda servir para encontrar información acerca de él por la red. Estuvo presente en retromadrid.

    Muchos BUENOS RECUERDOS me traigo de Madrid a Barcelona, yo tuve la suerte de ganar la subasta del ESPECTACULAR 1er. ejemplar de solo 34 unidades más del libro de Alfonso Azpiri, SPECTRUM, firmado y con un INCREIBLE dibujo echo por él junto a su boceto en la primera página del libro, para mi es UN SANTO GRIAL que engorda mi colección privada.

    JIMMY me hubiese gustado encontrarte por allí pero resultó imposible, haber si de cara al año que viene podemos, te hubiese pagado las cervezas que hicieran falta!JAJAJAJA!

    Adrian , INCREIBLE artículo que te has pegado compañero!!! Estoy orgulloso de ver que hay gente que comparte con igual cariño que yo su pasión por los videojuegos! SIGAMOS ASÍ!!!

    GRACIAS a toda la gente que hizo posible este año retromadrid 2010! GRACIAS RAFA CORRALES! esto es impagable!

    Saludos a todos/as! 🙂

    Responder
  7. fobos135
    fobos135 Dice:

    Antes de nada para los más elitistas dejar claaro que el libro que gané pertenece a una tirada especial para retromadrid 2010!…
    que si no ya me lo veo…jajajaja!

    Responder
  8. Adrian
    Adrian Dice:

    @Fobos135
    Muchas gracias por la info! Habrá que echar un ojo y dedicarle un par de líneas 😉
    Y me alegra un montón que te haya gustado el articulillo! 😀

    Responder
  9. XIXO123
    XIXO123 Dice:

    Muy buenas las charlas de trucar y ponerles vidas infinitas a los juegos de Spectrum y de cómo reparar placas Jamma. Me quedé con ganas de más.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *