Entradas

,

Comprando Bloodborne con tu propia sangre

Bloodborne

No os imaginéis nada satánico, aunque el titular no es tendencioso, sino totalmente realista. Resulta que en Dinamarca Sony ha unido fuerzas con GivBlod para ofrecer a los interesados un curioso acuerdo: un videojuego a cambio de una donación de sangre. Con esta curiosa campaña se espera obtener una buena cantidad de reserva para los bancos de sangre, y por ello hoy en la Universidad de Copenhague se está pudiendo cambiar sangre por un videojuego (se ha hablado de Bloodborne, supongo que por el juego que da su título, pero había más juegos de PS3 y PS4 para elegir.

De primeras he pensado que es una iniciativa genial para ambas partes, aunque luego también he pensado si realmente se está haciendo una buena obra, o GivBlod espera obtener algún tipo de beneficio de la campaña, pues la sangre es un bien preciado que en ocasiones alcanza precios bastante elevados. No obstante, por lo que he podido ver se trata de una campaña de la sanidad pública danesa, así que no parece tratarse de algo con un ánimo de lucro oculto (o eso esperemos, que en España lo público y el ánimo de lucro se confunden demasiadas veces…).

¿Y vosotros qué? ¿Donaríais si llega esa campaña a vuestra ciudad?

,

Nintendo dará finalmente el salto a los móviles y además tiene una nueva plataforma en camino

nintendo

Hoy ha sido el día en el que por fin Nintendo se ha anunciado a dar un paso que para muchos no era más que cuestión de tiempo: Nintendo va a hacer videojuegos para smartphones y tablets, por lo que en breve será posible ver a los Mario y compañía en plataformas que no son de Nintendo. La nueva estrategia se apoya en un acuerdo con la compañía DeNA, un exitosa productora japonesa de juegos para móviles pero que ha tenido poco tirón fuera de su país de origen.

Leer más

, ,

Versión coñera de la Guile’s Theme con letra

La melodía del escenario de Guile en Street Fighter II se ha convertido en una de las más famosas composiciones de la historia del videojugo, así como un clásico de los memes de internet por aquello del “goes with everything” (encaja con todo). Este vídeo es una delirante parodia en la que a la conocida música se le pone voz, bien es cierto que de una forma un tanto lamentable, pero porque es ante todo una parodia en plan cachondeo, que bromea con distintos elementos característicos de Guile como puede ser su ausencia de cejas.

P. D.: Tengo que reconocerlo, nunca había reparado en que Guile no tenía cejas…

Vía: Kotaku

, , , ,

Tráiler completito de Persona 5

Persona, la saga de rol de Atlus, goza de muy buena salud. La tercera y la cuarta parte fueron un éxito de crítica y pública, y permitieron a los juegos darse a conocer fuera de Japón, donde antes apenas habían funcionado. Ahora, después de varios ports y otros juegos (como los de lucha) vuelve la línea principal de la serie con la esperada quinta parte.

En el tráiler, además de un buen lote de secuencias de anime, ya se puede ver cómo lo lucirá el juego, tanto en las partes de exploración como de combate. El juego saldrá para PlayStation 3 y PlayStation 4 a lo largo de 2015, pero su lanzamiento aún no está confirmado para Europa, algo que sin duda esperamos que suceda pronto.

, ,

2.300 juegos de MS-DOS para jugar en el navegador

Juegos MSDOS

La organización sin ánimo de lucro Internet Archive se está convirtiendo en todo un referente de la conservación de contenidos a través de la web, entre otras cosas por su Wayback Machine, con 40 mil millones de páginas grabadas desde 1996. Pero además, su colección de juegos clásicos no para de crecer. Su última incorporación han sido más de 2.300 juegos aparecidos para MS-DOS, y que se pueden jugar desde el navegador completamente gratis.

Leer más

,

La droga de los turnos

Conqueror

“Un turno más y lo dejo”. Seguro que esta frase ha pasado más de una vez por vuestra boca o al menos por vuestra cabeza jugando videojuegos, y es también bastante probable que haya tenido alguna consecuencia como que vuestra madre os echara la bronca por sentaros tarde a la mesa, hayáis dormido menos horas de las debidas, hayáis llegado tarde a algún sitio o incluso hayáis tenido el baño ocupado durante demasiado tiempo, por eso de llevarse la consola portátil…

Y es que los juegos por turnos, una característica adaptada de los tradicionales juegos de tablero, pueden llegar a ser una de las experiencias más adictivas del mundo de los videojuegos, siempre y cuando su mecánica esté bien planteada y jugar sea divertido. Son muchos los videojuegos que enganchan, de eso no tengo ninguna duda, pero personalmente casi siempre he sido de partidas cortas y de parar cada no demasiado tiempo. En la mayoría de juegos no he tenido mayor problema para ello, y para cumplir la típica idea inicial de “voy a jugar hasta tal hora”, pero algunos juegos por turnos han sido de los que más dificultades me han planteado a la hora de plantarme a la espera de retomar en otro momento.

empire-total-war-game

En mi caso particular, la saga con la que más me he enganchado turno a turno ha sido la de estrategia Total War. Una vez que le has cogido el gusto a las campañas, ese mapa de gestión es una cosa verdaderamente difícil de dejar. Cuando nuestros dominios territoriales son enormes hay que ir repasando las diferentes provincias para ver si necesitamos más tropas, los impuestos están en su sitio, se respeta nuestra autoridad, el comercio funciona o nuestros enemigos nos dejan en paz. Bien, lo hemos hecho, hemos terminado, ya está bien por este turno. Es el momento ideal para grabar la partida y dejarlo para la próxima vez. Pero en la interfaz, abajo a la derecha, existe un pequeño botón que nos comienza a llamar sutilmente. Se llama finalizar turno y su atracción en ese momento en que tenemos todo en su sitio es extremadamente poderosa. Somos conscientes de que era un momento idóneo para dejarlo, incluso lo somos de las terribles consecuencias que pueden existir tras ese botón, pero nuestro ratón parece tener vida propia y nuestro cursor avanza hasta la posición determinada… un clic, un único y sencillo clic, y cual caja de pandora que se abre, la hemos vuelto a montar.

Turno

Porque claro, ahora empezamos a ver los movimientos del enemigo, y es bastante probable que en algún lugar hayamos recibido un ataque. El tema es que no habría problema en guardar antes de comenzar una batalla, pero claro, nos han desafiado y no vamos a esperar para saber si somos o no capaces de vencer, por lo que la batalla hay que jugarla, y vamos a rezar porque ese tuno no tenga dos, o tres, o cuatro, porque igual van todas una detrás de otra, y si hace falta alguna facilita se resuelve automáticamente para agilizar. Entonces acaba el turno de la máquina, otro excelente momento para dejarlo, pero claro, qué mejor momento que justo después de las batallas para reponer los ejércitos, tomar ventaja de nuestras victorias o poner los parches para nuestras derrotas, y antes de que nos demos cuenta ya tenemos otra vez todos nuestros movimientos hechos y volvemos a sentir la llamada del reloj del “finalizar turno”. Un proceso cíclico que puede repetirse muchas veces, y que pone a prueba nuestra fuerza de voluntad para poder decir “hasta aquí hemos llegado”.

Otros juegos de estrategia en tiempo real también me encandilaron, como los Age of Empires, Starcraft o Sim City, pero en estos casos, aunque recuerdo largas partidas y horas y horas de diversión, no me era tan difícil dejarlos por la mitad. Obviamente no me apetecía parar en el Age of Empires en medio de una batalla, pero al no haber turnos era mucho más fácil encontrar un momento tranquilo en el que decir “aquí lo retomo mañana”.

Otro caso de turnos que recuerdo con nostalgia son los del PC Fútbol. Puede que el juego de gestión de Dinamic tuviese muchos defectos, tanto porque había aspectos económicos que eran surrealistas como porque el simulador era una patata, pero pocas veces recuerdo que me fuese tan difícil despegarme del ordenador, y ya no te digo jugando alternativamente con un amigo, porque se podía ir una tarde entera antes de darse cuenta.

pc-futbol

Se trataba de turnos bastante cortos, nada que ver con los larguísimos que caracterizaban a los Total War cuando nuestros dominios eran amplios, pero eso los hacía todavía más enganchantes. En el ISS me decía “voy a jugar tres partidos y me acuesto” y no tenía mayor problema, pero decir en el PC Fútbol “voy a jugar x turnos y a dormir” solía ser más de difícil de cumplir. Y es que cuando se ponía la directa era un turno detrás de otro con algunas gestiones que ya se hacían casi mecánicamente, a toda prisa especialmente cuando había un objetivo especialmente atractivo en el horizonte (una eliminatoria de Champions, el final de liga, el mercado de fichajes…), y cuando lo alcanzábamos no solía ser difícil pensar en el siguiente y volver otra vez. Jugando con un amigo, cada uno con su equipo y alternándose en el ordenador la cosa era aún peor, porque al enviciamiento propio del juego había que añadir el pique con nuestro compañero de partida, que incrementaba todavía más las ganas de seguir. Lo malo es que con dos las posibilidades aumentaban de que uno tuviese que irse antes, con lo que al otro, que hubiese seguido encantado un turno, y otro, y otro, no le quedaba más remedio que esperar a la próxima reunión, pero podía ser el momento ideal para retomar esa otra partida que habías emprendido en solitario.

Advance

También me puedo referir a modo de ejemplo a los Advance Wars, con diferencia la saga que más me ha enganchado en una consola portátil. Las batallas a veces podían durar mucho tiempo, pero los turnos eran muy rápidos, y claro, cuando acabábamos nuestros movimientos queríamos ver lo que hacía la máquina, y cuando acababa ésta lo que queríamos era devolverle los golpes y hacerla recular. Un sencillo círculo vicioso del que era muy difícil salir, y que convertía esta experiencia en una de las más adictivas de su género. Al terminar una batalla no me resultaba especialmente difícil abandonar el juego para retomarlo próximamente, pero dejar un combate a medias, especialmente si la cosa estaba emocionante, requería una buena dosis de fuerza de voluntad, y así partidas que iban a duran 10 minutillos acababan suponiendo fácilmente una horita pegado a la Advance o a la DS de marras.

Algo similar me sucedió con otros juegos de un estilo similar como Disgaea, Final Fantasy Tactics, Fire Emblem o Tactics Ogre, Jeanne D’Arc, si bien estos eran juegos de estrategia con más toques de rol, pero muy similares a nivel jugable. No recuerdo que ninguno de ellos me viciase tanto como los Advance Wars, pero sí que eran experiencias muy enganchantes, pese a compartir unos estereotipos bastante similares y poco originales.

Éstas son algunas de mis experiencias con una tradicional característica de muchos videojuegos, que puede resultar un coñazo o un vicio según como esté implementada, pero en el segundo caso me ha supuesto algunas de las experiencias más adictivas de mi trayectoria como videojugador. ¿Y vosotros, cuáles son vuestros juegos por turnos favoritos?, ¿os habéis enganchado especialmente con alguno de ellos?

, ,

Soplar los cartuchos sí funciona

Un gesto que todos hemos hecho alguna vez en nuestra vida. Estábamos entre los años 80 y la primera mitad de los 90, la videoconsola daba un error cuando dejaba de funcionar correctamente la conexión del cartucho. La apagábamos, lo sacábamos y soplábamos el cartucho de NES. Y se arreglaba de forma milagrosa.

Hace un tiempo salió un estudio que contradecía este axioma universal entre los videojugadores. Nos venía a decir que, cuando un cartucho no funcionaba, normalmente era a causa de una mala conexión entre el cartucho y la ranura, que podía ser causada por empañamiento, corrosión, polvo acumulado o clavijas en mal estado, entre las principales causas.

Además, también apuntaba que soplar el cartucho era contraproducente, ya que, al soplarlo, se provoca que este se humedezca con la saliva y, poco a poco, se van deteriorando más las conexiones. El que la acción de quitar el cartucho, soplar en él y volverlo a colocar funcionara, era debido a que se le daba otra oportunidad, y que se obtendría el mismo resultado si no se hubiera soplado.

Para comprobar el deterioro que se provoca en el cartucho, se sopló uno una vez al día durante un mes, y aquí se pueden ver los resultados:

cartucho_soplado

Imagen A: Cartucho sin ser soplado.

Imagen B: Cartucho soplado una vez al día durante un mes.

Para evitar este deterioro, por ejemplo, Nintendo empezó a vender un kit de limpieza, para ser utilizado cuando el cartucho dejaba de funcionar y así evitar los efectos de los soplidos.

Pero aquí entramos la comunidad Pixfanera para señalar un problema de este estudio, que no ha tenido en cuenta la mística y el espíritu de arreglar la situación del soplador videojueguil. Sabíamos que el cartucho no iba, y si lo soplábamos a todos nos acababa funcionando; así lo arreglábamos y no conocíamos a nadie que no le hubiera funcionado.

Como todo en esta vida, no se puede abusar, pero tampoco era el plan soplar un cartucho 10 veces al día. Pero, adaptando el dicho, una vez al día no lo dañaría, y no podíamos obviar este ritual videoconsolero.

Yo, igual que todos mis amigos, hemos soplado cartuchos en nuestra infancia, y aún cuando vuelvo a conectar mi NES de forma esporádica, siguen funcionando, y si no van, toca soplar de nuevo.

¿Y quien no recuerda los típicos golpecitos al televisor cuando empezaba a hacer el tonto? ¿También sacarán un estudio diciendo que esto tampoco funcionaba…?

, , ,

Un documental de los 25 años de Street Fighter que no puedes perderte

i_am_street_fighter

Capcom ha lanzado un vídeo documental de más de una hora de duración en relación con el 25 aniversario de su famosa saga Street Fighter. El vídeo explora multitud de detalles relacionados con el éxito de esta serie de juegos de lucha y su impacto, centrándose especialmente en Street Fighter II, el juego que elevó ese nombre al Olimpo de los videojuegos.

La única pega del vídeo es que está en inglés sin subtítulos, pero a poco que os defendáis en ese idioma el documental vale mucho la pena.

Leer más