, ,

1.011 videojuegos a los que hay que jugar antes de morir

La idea de escribir este artículo me vino tras hojear el voluminoso libro ‘1.001 videojuegos a los que hay que jugar antes de morir’, de Tony Mott, redactor jefe de la revista Edge. El título es algo agorero, pero de todas formas son un montón de páginas muy interesantes, y se nota que han sido realizadas con pasión y amor por los videojuegos. Además, sirve como ameno libro de historia con el que visualizar la imparable evolución de este medio (aunque es curioso constatar como hoy en día están apareciendo con éxito muchos juegos realizados con pocos medios y uno o varios programadores, justo igual que como cuando comenzó la industria a principios de los 80…).

Sin embargo, hubo varios aspectos del libro que no me convencieron del todo; primero, que prácticamente la mitad del mismo está dedicado a juegos de la última década. Valga como muestra un ejemplo; tienen el mismo número de páginas los juegos aparecidos en el año 2009 que todos los aparecidos en el periodo comprendido entre 1989 y 1995. No quiero decir que los juegos actuales sean peores que los de entonces, pero creo que al hacer la selección de juegos del libro, ha primado mucho más lo actual que lo retro. Y en segundo lugar, como jugador que soy desde mediados-finales de los 80, me pareció que se dejaba en el tintero algún que otro título que desde luego merecía estar entre los 1.001 mejores videojuegos de todos los tiempos, desde mi modesta opinión.

Por eso mismo, me planteé hacer una mini lista de 10 juegos olvidados por el señor Mott, y da la casualidad de que la mayoría de ellos -salvo honrosas excepciones- están comprendidos en esa ya lejana época en la que los ordenadores y consolas eran casi un bien de lujo y los salones recreativos del barrio estaban llenos de chavales deseosos de gastar sus magras propinas en las ranuras de aquellas maquinitas…

10. Streets of Rage (Mega Drive, 1991)

Si te cruzas con alguien en este juego, no lo dudes; atízale.

Solo por la música que suena durante la introducción de este clásico de la 16 bits de Sega, Streets of rage debería estar en el Olimpo de los videojuegos. Y es que el genial compositor japonés Yuzo Koshiro se adelantó a su época, y dotó a todas sus creaciones de una calidad musical que ponía los pelos de punta.

Por lo demás, este título es el típico ‘beat´em up’ de los que ya había cientos en el mercado. Por ello en Sega decidieron pensar que si bien no iban a ser originales, al menos su juego tuviese la máxima calidad posible en todos y cada uno de sus aspectos. Y vaya si lo consiguieron; los gráficos eran espectaculares, con unos personajes grandes y muy bien animados, y la jugabilidad era perfecta, con unas partidas a dobles apoteósicas (incluido algún pequeño cabreo cuando sin querer golpeabas a tu compañero de fatigas). Pero como ya dije al principio, sin duda lo mejor era la música, que conseguía que la experiencia de repartir estopa por esas calles de la rabia fuese aun más memorable.
Tuvo dos buenas secuelas en Mega drive, e incluso varios intentos fallidos de salto a las 3D en otras plataformas (si os suena Fighting force sabréis de qué hablo), pero hay algunos juegos que dieron en el clavo a la primera, y este es uno de ellos.

Una prueba más de la huella que dejó este juego en toda una generación, es el estupendo Streets of rage remake que han creado unos geniales programadores aficionados, y con el que han conseguido mejorar el original hasta límites insospechados. Echadle un ojo, no os defraudará.

9. Angry Birds (Móviles y PC, 2009)

Esos cerdos se creen a salvo en su casita, pero un impacto directo en las cajas de TNT y volarán por los aires.

Hoy en día casi todo el mundo tiene una camiseta con la cara amenazante del pájaro rojo de Angry birds. Por ello, que el juego más popular de los últimos años no esté entre los 1.001 videojuegos imprescindibles no tiene explicación. La única causa plausible que veo es que su publicación fuese posterior a la aparición del libro, pero teniendo en cuenta que sí aparecen otros títulos de 2010 como Chime o Alien zombie death (¿?), resulta al menos curiosa esta omisión. De cualquier forma, ya lo incluyo yo en mi lista alternativa para hacer justicia con uno de los videojuegos más divertido y gamberro de todos los tiempos.

Por si alguien todavía no sabe de qué va este juego, lo resumiré con brevedad; consiste en arrojar con tirachinas a unos simpáticos pájaros contra unos cerdos ladrones de huevos. Dicho así suena absurdo, pero no mucho más que los argumentos de otros muchos videojuegos clásicos (y no miro a nadie, Mario). Y todo en 2D, nada de polígonos, directX 11, efecto blur, rotaciones, cell-shading o paparruchas varias. Lo verdaderamente importante en Angry birds es que su mecánica se entiende en 5 segundos, es divertidísima y te engancha sin remisión. Básicamente hay distintos tipos de pájaros que arrojar, cada uno con una habilidad especial (impagable el pájaro amarillo con su graznido característico al acelerarse). Además, los enemigos, aunque están inmóviles, se parapetan tras infinidad de estructuras de diversos materiales que hay que atravesar o derribar. Y ya está, eso es todo, hay que machacar a los cerdos tirándoles los pájaros, no hay más complicaciones. Pero es imposible no partirse de risa cuando con un tiro afortunado conseguimos lanzar una lluvia de cascotes sobre los pobres cerdos. Y hay cientos de niveles, algunos fáciles, otros complicados y varios diseñados con muy mala leche, aunque todos igual de entretenidos. Todo ello redondeado con unos gráficos simpáticos y coloridos y unas musiquillas muy pegadizas.

Resumiendo, pocas veces será tan fácil encontrar un juego que guste tanto a los ‘gamers’ de toda la vida como a los que nunca han tocado un videojuego, o que se pueda disfrutar igual de una partida en el móvil mientras vamos al curro que jugando toda la tarde en casa. El único riesgo es la adicción que provoca ¿Es tu vida social eso que sale volando por la ventana?

8. Super Ghouls’n Ghosts (Super Nintendo, 1992)

Aquí tenemos a Sir Arthur realizando otro arriesgado salto hacia una afilada trampa. ¿El resultado? Muerte segura.

Dificultad. Esa es la palabra clave de este juego y de todos los que componen la clásica saga del caballero andante/saltarín Sir Arthur. La versión de Super Nintendo quizás sea la mejor de todas, por lo que no entiendo su exclusión del libro.

Entre las novedades de Super Ghouls’n Ghosts -más allá de la mejora gráfica y técnica respecto a sus antecesores- estaba un imprescindible y salvador doble salto, que convertía los casi siempre suicidas brincos de nuestro caballero en algo un poco más manejable. Aunque el resto del juego seguía teniendo una dificultad de mil demonios, y si te despistabas un nanosegundo o caías en el lugar equivocado, la habitual muerte ósea estaba garantizada. Pero en pocos juegos merecía tanto la pena seguir intentándolo una y otra vez.

Esta creación de la genial Capcom entrenó la habilidad y los reflejos de toda una generación de jugadores, y todo el que presuma de ser un ‘hardcore player’ debería echar una partidita e intentar superar los primeros niveles sin quedarse en calzoncillos, mientras te rodean unos enemigos que parece que te odien de verdad y con unos cofres que tal vez contengan una ayuda.

¿Qué Dark souls es un juego difícil? Nenazas, no habéis jugado a Super ghouls´n ghosts…

7. Heroes of Might and Magic (PC, 1995)

Aunque no lo parezca, estos personajes están en medio de un violento combate.

Lo reconozco, nunca he sido muy fan de los juegos de estrategia. Siempre me pareció interminable el tiempo que pasaba desde que preparabas tu ejército hasta que lo lanzabas contra la base enemiga. Y luego encima -debido a mi torpeza supongo- todo el estudiado asalto quedaba reducido a una escaramuza sin control en la que perdía a la mayoría de mis unidades por no dar a tiempo las órdenes pertinentes. Un completo desastre, vamos. Por eso, y salvo alguna partida esporádica a los Dune, Warcraft y Worms de turno, pasaba olímpicamente de este género.

Pero un buen día cayó en mis manos este título de New world computing y la cosa cambió; los turnos para explorar el escenario, mover a nuestras tropas y gestionar nuestras ciudades eran todo un acierto, y los combates con el enemigo se solventaban en una especie de partida de ajedrez en el que nuestros soldados y criaturas eran los peones. Además, la figura del héroe (o general) de nuestro ejército cobraba gran importancia, y su estado de ánimo o los artefactos mágicos que portaba podían decantar el resultado de la batalla a nuestro favor. Y todo con unos espléndidos gráficos y ambientación a lo J.R.R. Tolkien.

Desde luego la estrategia por turnos ya estaba inventada hace tiempo, pero esta vez el conjunto era magnífico, y muy divertido. Tanto que ya van por la sexta entrega de la saga, y sobrevivir tanto tiempo entre gigantes de la talla de Command & Conquer, Starcraft y Total War tiene su mérito.

6. Wolfenstein 3D (PC, 1992)

Esa cara me suena… ¡Si es Adolfito, mi vecino del cuarto!

La primera vez que jugué a este título casi me caigo de la silla mientras exclamaba ¡pero cómo es posible, si los enemigos vienen directos hacia mí! Y es que, al igual que un buen número de jugadores, acababa de descubrir los videojuegos de acción en 3D. Ya solo por eso, este título tiene el estatus de clásico. Bien es cierto que no fue el inventor de esta mecánica pseudo-3D (es decir, usar ‘sprites’ planos que iban aumentando de tamaño según se acercaban a nosotros, y viceversa), pero sí fue el primero en darle una velocidad y una acción que le venían como anillo al dedo al entorno tridimensional del juego.

Visto ahora, el tiempo le ha tratado fatal; los gráficos son simples y repetitivos, con enemigos y objetos tan pixelados que parece que puedan herirnos con sus propios bordes. El sonido, a pesar de ser también muy limitado, conserva cierto encanto retro -como el que se oye al recoger un tesoro-. Y en cuanto a la mecánica del juego, se reduce a recorrer decenas y decenas de salas y pasillos virtualmente idénticos buscando la salida y evitando que nos maten los enemigos (incluido Hitler, en un alarde de incorrección política por parte de Id de los que ya no se ven). Con todo lo anterior podría pensarse que el juego era un tostón, pero todo lo contrario; gracias a su original jugabilidad, conseguía engancharte al ordenador hasta altas horas de la madrugada, y casi daba pena avanzar porque significaba que cada vez quedaba menos para acabar el juego.

Concluyendo, este Wolfenstein 3D era algo nuevo, retador y muy divertido. Y siempre le quedará el honor de ser el fundador del género de los ‘shooters’ en primera persona, los cuales fueron toda una revolución en la industria del videojuego (aún hoy siguen estando en su máximo apogeo, tanto en consolas como ordenadores, 20 años después). Y pensar que todo comenzó en una pequeña y pixelada celda nazi…

5. Castlevania: Rondo of Blood (PC-engine CD, 1993)

Aquí tenemos una muestra del mejor ’pixel-art’ de los 90.

Tenía que haber un Castlevania en mi lista. No porque se trate de una saga mítica que ya casi va por su entrega número 30, sino porque un Castlevania fue el primer videojuego al que jugué en el destartalado ordenador de un primo mío cuando era un crío. Y me encantó. Y a partir de entonces decidí que esto de los videojuegos sería mi hobby favorito (lo siento por el baloncesto, que perdió futuro all-star…).

Dejando las bromas aparte, en justicia debería haber elegido para mi lista aquel primer Castlevania, pero como ya no recuerdo ni el modelo de ordenador en el que corría, he decidido escoger al segundo que más me ha gustado, el cual no es otro que Castlevania: rondo of blood. La decisión no ha sido fácil, puesto que Symphony of the night (Playstation) y Super Castlevania 4 (Super Nintendo) están al menos al mismo y extraordinario nivel. Pero bueno, me quedo con el de PC-engine porque los dos anteriores sí que están entre los 1.001 títulos tenidos en consideración por Tony Mott en su libro.

Y hablando ya del juego en sí, quizás en Rondo of blood se eche en falta ese componente de exploración y aventura que se hizo popular en entregas posteriores, pero como juego de acción y plataformas era el no va más. Además exprimía el potencial de la consola como solo los magos de Konami sabían hacer por aquel entonces; introducción soberbia, elaborados efectos gráficos, enemigos gigantescos, secretos ocultos, música increíble, escenarios barrocos y recargados… Una pequeña obra de arte, que daba mil vueltas a las versiones anteriores de NES y que servía de punto de partida a lo que vendría después.

Su único defecto es que apenas es conocido, al contrario que sus hermanos de Super Nintendo y Playstation, ya que la única consola en la que corría, la PC-engine CD, solo salió a la venta en Japón. Hoy en día se puede disfrutar de este título en la consola virtual de Wii, aunque aprovechando la multitud de emuladores que pululan por la red, cualquier amante de los Castlevania en 2D debería intentar probarlo al menos una vez.

Castlevania: rondo of blood es todo un clásico con mayúsculas. Esperemos que el malvado Drácula siga resucitando indefinidamente para que el clan Belmont continúe persiguiéndolo en nuevas entregas de la saga.

4. Blade: the Edge of Darkness (PC, 2001)

Cualquier cosa era buena para zurrar a los enemigos en este juego. ¡Incluso sus propios miembros mutilados!

Resulta frustrante que de los 1.001 mejores videojuegos en toda la historia según Tony Mott, tan solo uno, Commandos 2, sea español. Puede que por ser el autor inglés se haya fijado más en los juegos anglosajones, pero sería justo recordar a grandes éxitos internacionales patrios como La pulga, Navy moves, La abadía del crimen, Runaway o Castlevania: lord of shadows (aunque este último seguramente apareció después de publicar el libro). Pero sin duda, Blade: the edge of darkness tiene el dudoso honor de ser uno de los videojuegos españoles mejores y más infravalorado de todos los tiempos.

Puede que el problema estuviese en la ambición con la que se inició el proyecto, ya que los programadores -Rebel act studios- decían a los cuatro vientos que su criatura iba a dejar en evidencia a los por entonces innovadores Quake y Unreal (¡nada menos!). Las primeras imágenes invitaban al optimismo, con unos gráficos impresionantes y unos efectos de luces y sombras que quitaban el hipo. Pero los meses pasaban y los retrasos se acumulaban. Sus propios creadores aseguraban que se querían incluir tantas cosas y tan novedosas que el tiempo se les echaba encima. Cuando tras 5 años de desarrollo por fin el juego apareció a la venta en 2001, resultó no ser tan innovador ni tan llamativo como sin duda lo habría sido si hubiese aparecido un par de años antes.

Pero analizando el juego en sí y no su problemática concepción, hay que quitarse el sombrero ante la envergadura del mismo. Épico es la palabra que mejor lo define, ya que épicas son las dimensiones de los escenarios a recorrer, épica es su inmejorable ambientación fantástico-medieval, y sobre todo, épicos son sus combates, que exigían de toda la concentración y habilidad del jugador. Si no éramos lo suficientemente buenos en el manejo de las distintas armas, el escenario acababa indefectiblemente empapado con nuestra sangre. Desde luego la palabra ‘gore’ se le quedaba corta.

Solo esta excesiva dificultad y perderse sin saber qué hacer por los vastos escenarios le restaban algún punto. Pero eso poco importaba, cuando era -y sigue siendo- una gozada recorrer esos fantásticos parajes espada en mano para repartir mandobles a los cientos de enemigos que nos salían al paso. Una mezcla perfecta entre Golden axe, Hexen y las pelis de Conan el bárbaro. Todo un ‘must have’ medieval.

3. Star Wars: Dark Forces (PC, 1995)

Tras la aparición de Doom a finales de 1993, todas las compañías ansiaban tener un ‘shooter’ rompedor y superventas en su catálogo, lo que provocó una avalancha de títulos que, en el mejor de los casos, se limitaban a copiar descaradamente lo mostrado en el juego de Id. Pocos se salvaron del olvido, destacando entre ellos al gamberro Duke Nukem 3D y al ya mencionado Hexen. Aunque para mí, uno de los mejores siempre fue este Star Wars: Dark Forces

Se pueden contar muchas cosas buenas de este juego, como que su motor gráfico (llamado Jedi por alguna extraña razón…) era de los más potentes de la época, lo que permitía entornos enteramente tridimensionales -aunque los enemigos y objetos eran ‘sprites’ en 2D-, o que su acción era excepcional y frenética, pero lo mejor de todo era que por primera vez en un videojuego tenías la inigualable sensación de estar protagonizando en primera persona una de las películas de la famosa primera trilogía galáctica. Y eso lo conseguía con un guión y una historia tan cuidados que hacían que te identificases plenamente con Kyle Katarn, el mercenario protagonista de la historia, una especie de Han Solo pixelado. Un ejemplo como muestra; ya en la primera misión del juego debíamos infiltrarnos en una base imperial para robar los planos de una nueva arma secreta, que era ni más ni menos que ¡la Estrella de la Muerte! Y el resto de escenarios eran igual de originales y espectaculares, incluyendo visitas al planeta Hoth, a Coruscant o a la mismísima guarida de Jabba el Hutt. Solo por pisar esos míticos lugares disparando nuestro laser a ritmo de la música de John Williams, el juego ya merecía la pena, pero es que además era divertidísimo, y no podías dejarlo hasta completar la siguiente misión. Solo se echaba de menos que nuestro protagonista no manejara el sable laser, pero eso ya se vería en continuaciones posteriores.

En definitiva, un juego atemporal, que aunque hoy luzca un tanto anticuado en cuanto a tecnología, nunca ha perdido ese halo de perfección que solo LucasArts sabía imprimir a sus creaciones de la década de los 90. Desde luego la Fuerza era poderosa en este juego…

2. Golden Axe (Arcade, 1989)

El deseado dragón rojo solo aparecía una vez en todo el juego, así que había que conservarlo a toda costa.

Que este clásico imperecedero no apareciese en un libro que presume de hablar de los mejores 1.001 juegos de la historia, me hizo sospechar que el tal Tony Mott no tuvo infancia. Me explico. Cualquier chaval que en 1990 tuviese más o menos la edad de Bart Simpson, ha jugado a esta mítica recreativa. De hecho, casi toda la muchachada se conocía de memoria hasta los trucos. Por eso me resulta extraña esta flagrante omisión. Y en los siguientes párrafos intentaré hacer justicia a este ‘olvido’.

En mi caso particular, siempre me habían gustado los juegos de peleas callejeras tipo Double dragon, así que cuando descubrí alborozado que habían puesto esta recreativa en el bar del pueblo, me pasé medio verano de puntillas jugando sin parar a la maquinita. Supongo que gracias a mis monedas -y a las del resto de la pandilla- el dueño del bar sacó dinero suficiente para pagar la universidad de sus hijas, pero desde luego mereció la pena.

Y es que Sega consiguió crear un juego prácticamente perfecto; tres personajes a elegir, un entorno místico-medieval muy logrado, gráficos espectaculares, y sobre todo, unas partidas vibrantes y adictivas para dos jugadores. Y como novedad en este tipo de juegos, al agredir a unos simpáticos duendecillos, estos soltaban unas codiciadas pociones azules que, tras almacenarlas y pulsar el tercer botón, desataban unas magias demoledoras que arrasaban con todo a su paso. Era -y sigue siendo- el juego perfecto para pasar una tarde de diversión en compañía. Hubo varias continuaciones destacadas, como Golden Axe 2 (Mega Drive) y Golden axe: the revenge of Death Adder (arcade), pero las sensaciones que transmitía el original eran irrepetibles.

Pocos títulos como Golden axe consiguen transmitir tan clara y directamente lo que significa disfrutar de un videojuego; pasar un rato divertido en un mundo de fantasía. Por eso nunca pasará de moda. Ax, Tyris y Gilius ya forman parte de la leyenda del videojuego.

1. Probotector (NES, 1990)

Contra era el nombre del juego fuera de Europa, y salvo el diseño de los personajes y algunos enemigos, eran prácticamente idénticos.

Quién me iba a decir a mí que el primer juego que adquirí junto con la NES iba a ser el mejor de todos. No lo conocía -en aquellos años no había apenas información sobre la mayoría de los juegos- y me dejé guiar por una carátula que prometía acción y disparos a cascoporro. Y no me engañó, pero lo que ya no esperaba es que el juego fuese genial. Y es que la Konami de aquellos años estaba francamente inspirada, aportando a la industria del videojuego clásicos instantáneos con cada lanzamiento (Gradius-Nemesis, Castlevania, Metal gear…). Pero por alguna razón, este Probotector siempre ha sido mi preferido. No destacaba especialmente en nada, pero todo lo que tenía era bueno; gráficos nítidos y sin ninguna ralentización -una de las lacras de la época, y si no que le pregunten a Megaman-, melodías pegadizas, acción sin tregua, escenarios variados, y sobre todo, DIVERSIÓN por los cuatro costados, y para dos jugadores además. Y es que todavía a día de hoy sigue siendo una gozada coger un rato el mando de la NES para pegar unos tiros y poner a prueba los reflejos, y de esto muy pocos juegos de casi 25 años pueden presumir.

Más tarde apareció una segunda parte para NES también muy buena, y tanto Super Probotector (Super Nintendo) como Contra: shattered soldier (Playstation 2) son apoteósicos, pero para mí el Probotector original siempre será el mejor. Y tengo bastante claro que si el destino hubiese hecho que yo eligiera cualquier otro juego en aquella ya lejana Navidad de 1991 para acompañar a mi recién adquirida NES, ahora mismo no estaría escribiendo este artículo porque mi afición a los videojuegos jamás habría existido.

Termino ya con mi particular lista de juegos que deberían estar incluidos entre los mejores de la historia. Aunque incluso 1.011 puede ser una cantidad insuficiente, si entre Tony Mott y yo no hemos encontrado sitio para grandes clásicos como Alien Storm, Blaster Master, X-Wing, Journey to Silius, Sengoku 2, Blood Bros, Gabriel Knight, Carmageddon TDR 2000, Simon the sorcerer, Hexen, Metal slug 3, PC futbol, Darkstalkers, System Shock, ICO, Vietcong, NBA live, Unreal, Mad World, Mirror´s Edge, New Super Mario Vros… Muchos echaréis en falta otros títulos inolvidables, pero reconozco que soy humano; no he jugado a todos los videojuegos ni he tenido todas las consolas, ordenadores o recreativas del mundo (que más hubiera querido yo). Además, lo de disfrutar -o no- de un buen juego siempre ha sido muy subjetivo, y estoy seguro que cada uno de vosotros, pacientes lectores, tendría su propia lista de videojuegos imprescindibles…

53 comentarios
  1. Doble R
    Doble R Dice:

    El gran problema del Blade, es que tuvo una distribución penosa, lo que sin duda mermó su éxito internacional

    Responder
  2. maudigenius
    maudigenius Dice:

    El Snow Bros nosale en ese libro, segun creo recordar… A mi me sigue faltando ese juego que marcó mi infancia en la lista D:

    Responder
  3. Lchiremsap
    Lchiremsap Dice:

    Joder que no pusieran al legendario wolfenstein 3D. Nch nch nch.

    Pero joder ya si me dices que no ha puesto el ICO y tu tampoco lo has incluido, Ay madre

    Responder
  4. Razor
    Razor Dice:

    Dark Forces, sin duda mi saga videojueguil de SW favorita. El Dark Forces II: Jedi Night está muy arriba de mi lista de videojuegos que más horas les he echado.

    Responder
  5. Skapokon
    Skapokon Dice:

    Dudo mucho que Joy Mech Fight salga en el libro. Pero es uno de los juegos de NES que recomendaría a cualquiera

    Responder
  6. Uro
    Uro Dice:

    Todavía sigue estando bien el Blade. A pesar de los años, la tensión constante y la habilidad necesaria para que no te mataran de dos espadazos es algo que no he vuelto a ver en un hack & slash.

    Por no hablar de la ausencia del Golden Axe, tal vez uno de mis diez favoritos.

    En fin, que me parece muy bien tu selección. Ya le echaré un vistazo al libro.

    Responder
  7. El_WaKa69
    El_WaKa69 Dice:

    Un minuto, un libro de 1001 juegos que debes jugar, y no aparece Contra? Ni ghosts n goblins? Ni wolfenstein 3d?

    Ya me imagino la calidad de ese libro…

    Responder
  8. Pedri
    Pedri Dice:

    Que no aparezca un juego como el Golden Axe, hace pensar en la subjetividad del autor a la hora de seleccionar más que en una lista objetiva.

    Responder
  9. KMetalMind
    KMetalMind Dice:

    El libro está muy bien e incluye la mayoría de juegazos que merece la pena jugar. Incluye joyas no tan conocidas como The Neverhood o Gradius V, aunque en mi modesta opinión, peca de mencionar muchos juegos recientes que no deberían estar (meter la trilogía Halo, ODST y Wars por ejemplo me parece excesivo, o ambos Gears of War, a pesar de ser fan de ambas franquicias).

    Personalmente, la mayor omisión que encuentro tanto en el libro como en esta entrada es el Dynamite Headdy. Dejarse en el tintero uno de los mejores juegos de plataformas, y uno de los pocos que tienen tantos jefazos finales memorables me parece una gran omisión.

    No obstante, coincido con los 10 juegos que comentas, se les echa en falta en el libro.

    Responder
  10. usako_proudstar
    usako_proudstar Dice:

    se me hace un timo de libro digo, revisando la lista no hay clasicos como china gate (arcade) kageki (arcade) final fantasy (el primero en casi cualquiera de sus presentaciones, aunque recomendable el original de NES) y se puso final fantasy tactics A2 siendo que es el peor de la serie (el de PSone y PSP excelentes y el primero del advance lo hizo agil y divertido) y world heroes? en fin es una estafa de libro y hay muchos grandes clasicos que no estan ni remotamente incluidos

    Responder
  11. millus
    millus Dice:

    He hojeado ese libro, y para ser sincero no me gustó mucho la selección de los juegos q hay…. por ejemplo los zeldas y marios aparecen practicamente todos, ya sé q son juegazos, pero hay algunos q no merecen estar en la lista y podrian dar espacio a otras franquicias
    O pokémon, aparecen perla/diamante, sabiendo que la versión extendida de platinum es mucho mejor (y si se siente como un juego terminado)

    Responder
  12. Dotsuke
    Dotsuke Dice:

    Otro juego olvidado es el gran Crash Bandicoot y el Syphon Filter, ambos de la PlayStation. Seguro que hay más, pero a mi estos dos me parecen imprescindibles en un libro así.

    Responder
  13. Andy Alvein
    Andy Alvein Dice:

    ¡Vaya! Me gustaría pillar ese libro, varias horas de nostalgia tendría aseguradas con él. Eso sí… jamás le perdonaré que no haya incluído los “Heroes” en la lista.

    Aparte, eso de dedicarle muchas más páginas a los juegos recientes que a los antiguos… En fin, ese señor y yo tendríamos sin duda opiniones opuestas en la discusión “juegos antiguos vs. juegos actuales”

    Responder
  14. peto84
    peto84 Dice:

    @nandouale: Notable. Mal yo en la lectura entre lineas.

    De paso: Como van a dejar el Contra afuera!!! Comparto con el articulo.

    Responder
  15. BoitanO
    BoitanO Dice:

    La parienta me regaló este libro y no está mal, me lo pasé bien, pero hay que decir qua hay algún que otro truñaco como el “Zelda Spirit Tracks” y falta alguno bueno, como por ejemplo no hay ningún Kirby y si no me equivoco, de Game Boy clásica casi no hay ninguno.

    Responder
  16. Javier
    Javier Dice:

    Valla, en serio no aparece Contra en el libro?… eso es una caída, pues es uno de los clásicos que mas recuerdo de mi infancia. En cualquier caso debe estar muy bueno darle una hojeada a ese libro, seguro hay juegos de los que no tengo idea de su existencia.

    Responder
  17. RpgLavitZ
    RpgLavitZ Dice:

    Pues la verdad…… es que vamos!! se a dejado en el tintero montón de juegos, ¿luego? ¿la saga de Megaman de Nes y Snes los tiene entre los mil y pico esos ¿?

    Responder
  18. Polemen
    Polemen Dice:

    Todos juegos de violencia… que pasa, que no hay juegos sin violencia que sean divertidos? Para mi Rez es muchisimo mejor que todos esos

    Responder
  19. v.t
    v.t Dice:

    Yo lo cogí, no ví Snatcher o su vertiente SD y lo dejé en la estantería. Menos mal que no ví que estaban to los Halo y Gears que habría sacao el mechero y se liaba.

    Responder
  20. Hiyoga
    Hiyoga Dice:

    Sin duda con 1001 titulos existe variedad suficiente para que todos queden conforme pero para mi sin duda hay uno que me marco y lo sigue haciendo cada vez que enciendo mi queridisima Dreamcast -SHENMUE-

    Responder
  21. aki
    aki Dice:

    Es que incluso aún metiendo 1001 juegos en una lista resulta imposible crear una que contente a todos ya que cada persona tiene sus propios juegos favoritos.

    Responder
  22. Juanlo
    Juanlo Dice:

    que no hayan metido esos 10 juegos es de traca… si me compro el libro es para quemarlo, y más a gusto que un arbusto…

    Responder
  23. Dotsuke
    Dotsuke Dice:

    Otro grande que no esta de la PlayStation es el Medievil un clásico!!. También hecho de menos Bishi Bashi Special y Tombi!, dos grandes juegos aunque menos conocidos, como también The Bouncer, gran beat ‘em up de PlayStation2.

    Pero me gusta que a la Dreamcast la tratan bastante bien, no se olvidaron de Shenmue, Skies of Arcadia, Sonic Adventure, Soul Calibur, Crazy Taxi,…

    Responder
  24. M3nd3z-Sama
    M3nd3z-Sama Dice:

    New Super Mario Vros? xD

    Como sea, saltearse Golden Axe ya es para abofetear al autor, y… espera, tampoco está Metal Slug 3? Apaga y vámonos.

    Responder
  25. Teporocho Borracho
    Teporocho Borracho Dice:

    Excelente artículo, es la mejor antipublicidad que he leído en Pixfans.

    Obviamente no aparecen muchos juegazos y a cambio aparecen varios fiascos, debido a que el autor no es videojugador, sino editor de una publicación de videojuegos (que no necesariamente son cosas relacionadas). Probablemente los juegos que seleccionaron fueron en base a los títulos que las propias empresas les enviaron en su tiempo para sus reviews.

    Viendo la lista completa, se quedaron en el tintero demasiados títulos. Sin Sakura Wars, ni Valkyrie Profile, ni Star Ocean, ni los de la lista de este artículo, es evidente que este libro no vale ni el papel en el que está impreso.

    Responder
  26. karlotisam
    karlotisam Dice:

    El libro estará interesante pero q falten golden axe y wolfestein es imperdonable…
    Personalmente coincido tb en el Street of Rage, pero mas x ser mi primer juego de megadrive y el Heroes tb me parece un juegazo.
    Le echaré una ojeada al libro….

    Responder
  27. Yu-chan
    Yu-chan Dice:

    Es que uno recuerda especialmente bien los primeros juegos que ha tenido. Me pregunto si habrá metido algún Jak (para mi el mejor es el 3), el Wonder Boy III: The Dragon’s Trap, Dynamite Headdy…

    Por cierto… yo no conozco a nadie que tengo camisetas (o cosas) de los Angry Birds, a excepción de mi misma, que me hago pendientes a mano… o__O

    Responder
  28. Yu-chan
    Yu-chan Dice:

    Espera… @BoitanO… ¿Dices que aparece el Spirit Tracks? ¿¿¿¿¿¿Ese pedazo de ojete??????? Me da entonces que el autor no tiene mucho criterio…

    Responder
  29. Kurux-Man
    Kurux-Man Dice:

    @KMetalMind: fue emocionante cuando leí el nombre “The NeverHood”, una verdadera joya.

    La lista de los juegos es de carácter subjetivo, en listas como estas, nunca es posible coincidir por la diversidad de gustos que existen.
    Aunque…
    Es imperdonable no poner el Contra, un Juegazo que debe ser obligatorio jugar para quienes se denominan “Gamer”.
    También creo que se paso de largo la saga Megaman de Nes y Snes, que son las mejores.

    Aunque también aparecen Joyas como Rogue Galaxy, The Neverhood, Disgaea:HoD o Mother 3 que merecen la pena Jugar.

    En fin, si tengo la oportunidad de echarle una ojeada al libro, lo haré.

    Responder
  30. unilhexio
    unilhexio Dice:

    Vi este libro en Fnac y sólo al ojearlo ya se me quitaron las ganas de comprarlo. Son casi todo juegos relativamente recientes. Poca historia del auténtico vicio, jaja.

    Responder
  31. Pip68
    Pip68 Dice:

    el blade me trae malos recuerdos ya que la mayoria de las veces que lo jugaba terminaba atravesando el suelo, las pocas veces que lo pude jugar sin problemas estube tardes enteras pegado al pc.

    Responder
  32. ICEC00L
    ICEC00L Dice:

    Que gran entrada @Alberto, realmente me apetece mucho poder leerme ese libro algún día (espero poder conseguirlo por envío aéreo). La propuesta que has hecho sobre un listado con diez juegos que no están incluidos me parece de lo más acertada, pues abarcaste los géneros beat em ups, strategia, plataformas y 3D tanto de consolas como de arcades.

    Como bien apunta @BrawlerFan ya habían hablado sobre este libro y @Diego había colgado la lista con los 1.001 juegos (entrada que había leído y que ya no me acordaba por culpa del viejo alemán). Y me encuentro completamente asombrado como bien dice @The Awesome Racoon pues Mega Man solamente aparece en su entrega número 8, siendo que no es de las más queridas por los fanáticos (se ve que el autor es un tipo jodido que nunca se pasó alguno de los clásicos, es entendible).

    PD: no te perdono @Alberto que hayas hablado de las ralentizaciones que tenían los primeros Mega Man de NES… en mi post sobre Mega Man me voy a acordar te vos y un comentario te vas a comer :D. Saludos bro.

    Responder
  33. Reptilier
    Reptilier Dice:

    Un dato: El rondo of Blood también se puede jugar en la PSP. El Castlevania Dracula X chronicles es un remake que además incluye el original y el Simphony of the night. Precisamente lo compré en amazon uk el otro día por 10 u 11 libras, y está de puta madre, tal como esperaba.

    Responder
  34. Rockman 2.0
    Rockman 2.0 Dice:

    Son 1011 porque le suma los 10 de él, bueno creo que ya lo aclararon por ahí.

    Sobre el libro, he visto algunos del mismo estilo y siempre me parecieron demasiado subjetivos. Me regalaron hace algunos años uno que se enfoca a la música (1001 discos que debes escuchar antes de morir), y sentí que faltaban discos, incluso bandas, y algunas reviews dejaban mucho que desear. Mi primo tiene su símil enfocado al cine y me hizo el mismo comentario, que faltaban películas y las reseñas se quedaban cortas a veces.

    Ya hablando de la lista en sí, la verdad decepciona un poco, que no haya ningún Kirby y un solo Megaman (que más encima no es ni clásico) ofende, y que no estén clásicos como el Sunset Riders es casi imperdonable. La lista del artículo sí me gustó aunque sacaría el Angry Birds, pero ya es opinión mía.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *