, , ,

Las artes marciales y los videojuegos

Se denominan artes marciales al conjunto de técnicas que permiten la defenderse o derrotar físicamente a un enemigo, siguiendo una codificación del movimiento del cuerpo para ser ejecutadas que define el perfil del estilo utilizado (no necesariamente de origen asiático, aunque sean los más extendidos). Hacen en su nombre alusión a Marte, dios de la guerra y nombre del planeta rojo, color que se asociaba inconfundiblemente con la sangre. Hoy en día más un deporte que una disciplina para el combate real (pues vivimos en un mundo en que la palabra es más fuerte que los puños… y éstos más débiles que los rifles de asalto), lo cierto es que las artes marciales han marcado la cultura pop desde los 70 (época dorada del cine de artes marciales), y su presencia en los videojuegos, por tanto, era una apuesta sobre seguro para la industria.

Un espejo entre 2 mundos

El paralelismo entre el cine y los videojuegos no es ninguna casualidad, todos lo sabemos, y el caso de las artes marciales es quizá uno de los más acusados. Durante muchos años, el cine nos proporcionó una visión de las artes marciales que definían al argumento de la película, no eran el medio de contar una historia. Las sobredosis de tortas eran de por sí una buena excusa para lanzar la enésima película oriental de artes marciales, y resultaba más importante un buen coreógrafo que un buen director y un actor que supiera más de artes marciales que de interpretación. Tal fue el caso, por ejemplo, de Érase una vez en China, donde trabajó un jovencísimo Jet Li en el papel del célebre Wong Fei Hung (gran maestro de Kung Fu y héroe del folclore Chino de la segunda mitad del siglo XIX), donde tardaron 8 semanas en filmar el combate final.

En los videojuegos se concibió una visión muy parecida en sus inicios, a nivel de su simplicidad conceptual. En 1984 llegaba a los salones recreativos el juego que, sin ser el primero, impulsó el género de la lucha a como se concibe hoy en día: Karate Champ.

La idea, que permanece intacta a día de hoy para la mayoría de los juegos de este género, consiste en pegarle tortas al contrincante hasta tumbarlo. Tú a él más que él a ti. Los juegos que derivaron de esta fórmula (que, sobra decir, fue todo un éxito) añadían algunas novedades, como fue el caso de la inclusión de múltiples enemigos con un camino por recorrer a base de zurrar matones, dando lugar a los primeros Beat’em Up, como Kung-Fu Master, que era quizá el que más bebía del cine de artes marciales de Hong Kong. Pero si queremos ser justos, la verdadera revolución en el terreno de los juegos de lucha llegó de la mano de Capcom, en forma de una de las sagas más importantes de la historia de los videojuegos.

Street Fighter (1987) y sobre todo su secuela, Street Fighter II (1991), incluyeron el tipo de novedades que hacían también mejor a una película de artes marciales: la variedad en estilos de lucha y técnicas de combate. Fue además el primero en dar un perfil a cada personaje, una historia, una motivación para convertirse en El Mejor Luchador. Este hecho fue el que catapultó todo un mercado de merchandising a su alrededor, dio un paso adelante en la fórmula y fue copiado hasta la saciedad por sus rivales contemporaneos. De un modo parecido, Bruce Lee sirvió de modelo para toda una legión de actores clonados por romper moldes con su estilo, carente de florituras y extremadamente directo, lo cual contrastaba con las sobredimensionadas coreografías de Kung Fu contemporáneas. Y como no podía ser de otra forma, tuvo una enorme influencia en el mundo de los videojuegos.

Ya en la etapa de los 32 bits se empezó a trabajar en otro elemento que había sido un éxito en el mundo del cine: la espectacularidad visual. El paso a las 3D y a la captura de movimientos, técnicamente supuso un antes y un después en el género. Sin embargo, algo estaba haciendo que las ventas de juegos de lucha fueran decayendo a pesar del gran paso dado.

El problema, como en el mundo del cine, estaba en la fórmula original: definían al juego, no era sólo un elemento de éste. Lo cual no es nada reprochable en realidad, pero es la repetición título tras título de la misma fórmula la que cansa. Igual que en el cine.

La reformulación y la ruptura del espejo

El cambio en el cine ya se había producido antes incluso de que se dinamitara el género. Otros directores, más avispados y con mejor visión de negocio, empezaron a filmar historias que iban más allá de la típica venganza entre dojos rivales, y que ofrecían las artes marciales sólo como el camino del protagonista hacia un objetivo diferente al de ser el mejor. Quizá simpelemente era su forma de resolver conflictos en los que las palabras no eran suficientes. Pero las artes marciales ya no definían a la película. Este nuevo concepto se maduró a lo largo de los años (en paralelo con la agonía del género de las artes marciales orientales), y se alcanza el máximo exponente en The Matrix (la primera). Sin duda nadie olvidará las tortas que se dieron Neo y el agente Smith, pero por encima de todo se recordará la complejidad de su trama, la distopía del mundo gobernado por las máquinas, y lo mucho que nos hizo pensar para ser básicamente una película de acción.

Sin embargo, el género de la lucha en los videojuegos no termina de avanzar en esa dirección. Es extrañamente incomprensible que muy pocos títulos se atrevan a ofrecer una buena historia que utilice las artes marciales como canalización hacia el objetivo de la misma. Se usa principalmente en RPG’s japoneses y muy rara vez se nos permite “luchar” a nosotros, sino que se usa una interfaz por turnos o una secuencia cinemática para ello. Parece como si, al igual que en el mundo real, fuese mejor utilizar un rifle de asalto en los juegos de acción que un buen 10-hits combo. ¿Se imaginan un sandbox tipo GTA pero en el que la interfaz de lucha sea como Tekken o Virtua Fighter?

Aún así, parece que no está todo perdido. Hubo un título que se atrevió a contarnos una historia rebostante de artes marciales, de su cultura y su filosofía, además de ser un juego genial a todos los niveles y contarnos una historia propia. Por supuesto, me refiero a Shenmue. El regalo de Yu Suzuki a la humanidad es casi una enciclopedia interactiva del mundo de las artes marciales que conserva el espíritu de las películas de antaño (¿venganza por la muerte de nuestro padre, y maestro de nuestro dojo, por parte del máximo líder de la mafia china y maestro supremo del Kung Fu más poderoso del mundo? ¡Toma ya pistoletazo de salida clásico!), y todo sin desestimar un buen guión.

Se traza así una historia que parece tender a la autodestrucción del protagonista, Ryo Hazuki, por su sed de venganza, a la cual aspira mediante el aprendizaje de un arte marcial más poderoso que el de Lan Di, el verdugo de su padre. Sin embargo, el juego va educando tanto al jugador como al propio Ryo en el mundo de las artes marciales, cuya filosofía va absolutamente en contra de la de Ryo. Se empieza a vislumbrar una línea cada vez más borrosa entre el bien y el mal, y cada maestro en el juego plantea a Ryo la disyuntiva de utilizar las artes marciales como canalización de su odio o como un método de comprensión del mundo y de sus enemigos (sobre todo en el segundo juego de la saga). Y todo ello en un marco de combates como el planteado por los juegos de lucha clásicos. Es decir, la fusión perfecta que el mundo del cine ya había estado experimentando en su momento.

A continuación, dejo un vídeo en el que Ryo aprende una lección de humildad, a la par que un nuevo movimiento, y que, creo, ilustra perfectamente lo que quiero decir. ¡CUIDADO, SPOILERS DE SHENMUE 2!

El futuro

Tampoco sería justo decir que el género de la lucha clásica está condenada por completo. Los títulos como Tekken o Soul Calibur (en otra visión de las artes marciales) han sabido renovarse con novedades suficientes para ser sus secuelas mundialmente esperadas cada E3 por millones de fans. No se apartan del camino iniciado años atrás por Karate Champ, pero de momento mantienen el ritmo de esta generación de consolas… pero ¿hasta cuándo?. Me pregunto si el uso de los sensores de movimientos dará un aire fresco al género suficiente como para no necesitar una reformulación como la que sufrió el mundo del cine. ¿Se imaginan un Fight Night con el mando de Wii o un Tekken con el nuevo juguetito de la Xbox 360?

Referencias

36 comentarios
  1. RED-LENIN
    RED-LENIN Dice:

    Sin duda Operacion Dragon y Karated Kid fueron las que mas influenciaron el mundo de las artes marciales tanto en el cine como en los videojuegos, y Yier Kung Fu el primer gran exponente de este genero enocio elactronico.

    Responder
  2. Nox
    Nox Dice:

    Podria decirse que los videojuegos de lucha se podrian clasificar mediante modo de juego en los de:
    -Combos de media luna+boton
    -Combos de arriba-abajo-derecha o izquierda+boton
    -Combos de sucesion de botones de ataque.
    -Y como lugar especial, juegos que tienen algun ataque que necesita cargar barra , es extremadamente dificil encajarlo y acaba de un golpe con el enemigo.

    Responder
  3. MD
    MD Dice:

    Los sensores de movimiento…uff no se…ninguno estamos fibrado y mazado como Bruce Lee, así que no se como harán para solucionarlo y que sigan siendo espectaculares.

    Responder
  4. Juanka
    Juanka Dice:

    @RED-LENIN:

    Estoy totalmente de acuerdo con Operación Dragón, pero yo creo que Karate Kid es una americanada: el niño bueno para nada con quien todos se meten y que termina siendo el mejor a través de un anciano que le enseña el verdadero “camino”. En ese sentido, veo mucho más claro el cine de Hong Kong de la época de los 70 como referente, tanto para las películas modernas de artes marciales como para los videojuegos, por sus tramas pobremente dramatizadas y la continua puesta en escena de coreografías imposibles.

    Saludos!

    Responder
  5. Dynamite Duke
    Dynamite Duke Dice:

    No es para tanto, la crisis en el mundo de los juegos de lucha, cierto que estan un tanto repetidos (como la saga de KOF o los SF y sus versiones 2.0, 2.1, 2.2 etc) pero tambien se ha mejorado la tecnica y calidad de las peleas, dando a combates espectaculares como los de Tekken (al cual casi ni le hace falta un modo historia, los manporros, las variadas técnicas de sus personajes, los personajes en si, los escenarios, la musica….) o buena renovaciones como SF IV o Kof Maximun Impact.
    ¿La wii o cualquier otro sistema “real” de artes marciales? mmmmh bueno, puede conseguirse algo interesante, pero se que por general el usuario medio de los videojuegos prefieres no cansarse fisicamente jugando (mira el fracaso que fue el juego de kun fu del Eye Toy de PS2) asi que no creo que triunfe la idea….

    Responder
  6. Juanka
    Juanka Dice:

    @Dynamite Duke:

    Bueno, ya digo que las sagas modernas intentan renovarse, pero creo yo que “con cuentagotas”. El SF IV me parece el mejor juego de lucha de esta generación, por lo sensible que soy al olorcillo a retro y (aunque me cueste admitirlo) a la espectacularidad actual.

    En cuanto a los sistemas con sensor de movimiento, piensa un momento en el juego de boxeo del Wii Sports. Es divertidísimo, tú apenas mueves el mando un poquito y el muñeco ya interpreta y pega un directo, un gancho, un golpe bajo… lo que quiero decir es que no hace falta que se recojan todos los movimientos y pongan en pantalla a un pobre jugador raquítico para que Forest Law nos meta una paliza en el juego, sino que se interpreten movimientos y el juego haga algo más guay que la vergonzosa patada alta (a la rodilla) que te haya salido en el salón xD. Es por dar una idea, vaya.

    Responder
  7. RED-LENIN
    RED-LENIN Dice:

    Precisamente para el cine americano Karated Kid fue un referente, se copio hasta la saciedad esa mecanica en multitud de pelis como Karate Kimura, 3 ninjas contraatacan…incluso matrix trata de un pringao que al seguir las enseñas de maestr y amigos se convierte en invencible, amen de que el exito de KK le valieron varias secuelas e impulso las artes marciales en yankilandias en esa epoca (asi son los americanos).

    Pero desde luego llevas razon en que los mejores referentes son las pelis hong konesas y chinas de los 70, mas que ninguna las de Bruce Lee ( del que soy fanatico) y Jackie Chan, dnde en asia son el referente.
    Saludos a ti tambien @Juanka y a seguir escribiendo tan buenos articulos como estos.

    Responder
  8. anonimo
    anonimo Dice:

    Se debería haber mencionado más la saga Virtua Fighter. A diferencia de otras sagas de lucha que había cuando apareció se buscaba más el realismo en los combates, con técnicas y estilos de combate reales, nada de bolas de fuego o técnicas que permitían volar al otro lado de la pantalla. Más que una serie de juegos de lucha se la podría calificar como simuladores de artes marciales.

    Responder
  9. _UruMax_
    _UruMax_ Dice:

    Excelente, Juanka. Se me ocurre que si los sensores de movimiento logran captar exactamente lo que se hace, podría hacerse un “juego” para aprender un arte marcial.

    Los personajes de Mortal Kombat (en los últimos juegos) pelean con estilos reales, aunque la saga siga decayendo =(. Es hora de evolucionar, o volver a los 2D con gráficos digitalizados que tanto me gustan.

    Y Fight Night, estoy de acuerdo, sería una gran experiencia (sobre todo porque estoy en ese deporte).

    Responder
  10. David Saltares
    David Saltares Dice:

    Menudo post más currado. La verdad es que las artes marciales cobran mucha importancia en el mundo de los videojuegos donde la acción está a la orden del día. Hay algunos títulos que denotan un gran estudio de movimientos y técnicas de artes marciales para su ambientación.

    ¡Saludos!

    Responder
  11. barney stinson
    barney stinson Dice:

    Lo de los sensores movimientos no creó que vaya a funcionar con las artes marciales, más que nada porque la tecnología es muy impresisa para una experiencia real e intensa de las artes marciales.

    Responder
  12. allfonso
    allfonso Dice:

    si hace mucho tiempo mortal kombat tenia fotorrealismo deberian hacer otro juego asi.
    con la tecnologia actual deberia ser un gran juego

    Responder
  13. José And. Cardona
    José And. Cardona Dice:

    A mi el que me influenció para practicar un sistema de autodefensa (no digo nunca arte marcial porque pegarle a una persona no es ningún arte) fue sin duda Shenmue. Empecé con el Jeet Kune Do de Bruce Lee y ahora estoy con el Wing Tsun.

    A ver cuando llega el dia de una makina a lo matrix donde nos podemos golpear en un videojuego sin hacernos daño. XD

    Responder
  14. varlek
    varlek Dice:

    Creo Que Otro que pudiera entrar en est categoria seria el Samurai Shodown donde representaban muy ien logrado combates de diferentes estilo aunque despues de 3 medio bajo el standar aunque como me encantaba jugar los de la versiones de neo geo 64 los mas nuevo no me han tocado me muero por tan solo verlos

    Responder
  15. Kinsak
    Kinsak Dice:

    Estoy de acuerdo con Miguel A. Ortiz – shin,Yie ar kung fu era un juegazo que precedio a Street fighter y nos dio horas de peleas a todos.
    Por cierto en la pelicula Bloodsport de Jean C. Van Damme hay una parte donde juegan el arcade de Karate champ.

    Responder
  16. Juanka
    Juanka Dice:

    Cuestión de edad, al elaborar el artículo me guié por las referencias más que por la experiencia en la etapa retro, ya que yo nací en el 85. Al contrario que las películas, los videojuegos retro son mucho más difíciles de jugar una vez pasan de su época gloriosa, y se vuelve más bien un tema de coleccionismo (caro). Al guiarme por referencias, no encontré una mención especial al Yie ar Kung-Fu, a pesar de ser innovador en lo que comentan. Y además, el artículo tampoco trata de hacer un seguimiento exhaustivo en la historia, sino más bien la influencia de las artes marciales en el videojuego.

    Siento que te haya parecido un artículo “regulero”, supongo que no se puede contentar a todo el mundo.

    Saludos.

    Responder
  17. Jessé
    Jessé Dice:

    Muy buen articulo y siento que las compañias siguen el dicho de que si no esta roto no lo repares, pero si creo que deberian darle una variacion a los juegos de pelea, y en cierta forma yo siento que algunos juegos al traer peleadores con diferentes tecnicas digamos SFII que trae un peleador de sumo, de lucha libre, karateka, pues da un pokito de variedad.

    Responder
  18. Juanka
    Juanka Dice:

    @Jessé:

    Precisamente los juegos de lucha modernos juegan muchísimo con este tema. Los Tekken y Virtua Fighter (por nombrar a los que, siendo distintos, siguen siendo referentes) tienen como mejor baza, no su calidad técnica (que también!), sino sobre todo la variedad de estilos (como cuando en Tekken 3 metieron la Capoeira, una jugada MAESTRA por parte de Namco). El problema es que esta fórmula la llevan usando todos los juegos de lucha desde Street Fighter, y sí, entran luchadores nuevos con diferentes estilos de lucha… pero si te digo la verdad, yo siempre cojo a Brian Fury, Akira Yuki y Cervantes de Leon, entrega tras entrega de las sagas (conocí Tekken con Tekken 3). Entonces yo, como jugador que conoce las entregas anteriores, estas sagas sólo me aportan mejores gráficos y 10 movimientos nuevos por personaje en cada entrega.

    Shenmue es otro rollo. Te enseña de qué van las artes marciales (no sólo de pegarle al otro más que él a ti, como comento en el artículo), y lo peligroso del mal camino (como les pasó a Lan Di, Ziming o incluso Chunyan). Todo en un marco de combates a lo Virtua Fighter, pero contándote una historia fascinante por su filosofía, más que por la espectacularidad o variedad de estilos (¡que… también, pero es que no es el objetivo!). Ah… ojalá existieran más juegos como éste, lástima que haya sido un fracaso de ventas comparado a su exagerado presupuesto, y Yu Suzuki tiemble al pensar en una tercera parte. En fin, a disfrutar de lo que existe y es una excepción maravillosa en el mundillo 🙂

    Saludos!

    Responder
  19. Pateasuelos
    Pateasuelos Dice:

    Este tema es infinito, si uno se pusiera a contar los juegos donde hay artes marciales nunca acaba.

    Y sobre los sensores de movimiento no creo que alguien se ponga a hacer los combos de 20 golpes por segundo del kof o los capcom-VS-quiensea

    Responder
  20. Killua
    Killua Dice:

    gracias a shenmue me he motivado en aprender jujitsu

    y gracias a shenmue e visto lo que es la verdadera filosofia de las artes marciales

    en espera del shenmue 3 aunke puede ke nunka vea la luz =(

    Responder
  21. seburo
    seburo Dice:

    Los comentarios más pertinentes me parecen los que cuestionan las capacidades reales de los jugadores. Es evidente que un aficionado a los videojuegos es capaz de entender un interfaz que necesita una serie de “inputs” sincronizados pero ¿artes marciales? Para que fuera real, el jugador debería hacer calentamiento y tener un cierto nivel en un arte marcial y que el juego estuviera adaptado a esas capacidades. De hecho, ya estamos habituados a los casos de tendinitis por uso excesivo de Wii sin supervisión (o conocimiento).

    A ver, que yo soy usuario de Wii Fit y hace 10 años que hago artes marciales. No pretendo criticarlo, lo que digo es que el interfaz no es el único problema. Que el Natal (si de verdad es lo que promete) no será la panacea, ya que los personajes de tekken son más ágiles, fuertes y preparados que la mayoría de jugones.

    No sé, creo que está todo muy verde y la gente espera cosas que no puede realizar…Quizá sólo se me va la pinza. 🙂

    Responder
  22. Juanka
    Juanka Dice:

    @seburo:

    Repito que el uso de detectores de movimiento no tiene por qué reflejar fielmente la mierda de patada lateral que te sale en el salón de tu casa, sino que, al igual que con el Wii Sports, se haga una interpretación de la patadita y se reproduzca en pantalla algo más espectacular.

    De todos modos, era una idea y que seguramente con el Natal se irá tendiendo hacia este tipo de cosas, les guste o no a algunos. Personalmente, preferiría un Shenmue 3.

    Responder
  23. Juanka
    Juanka Dice:

    Pues en el mismo sitio que el Yie ar Kung-Fu, fuera de este post. Mortal Kombat no creo que aportara absolutamente nada a la fórmula Street Fighter, aparte del gore brutal y los actores digitalizados. Eso sí, era un cachondeo que no veas, pero no iban por ahí los tiros de este post.

    Responder
  24. Dotsuke
    Dotsuke Dice:

    Sin duda Shenmue es el mejor juego de artes marciales. Aunque también deberíamos citar las cinco entregas de la saga Yakuza (Ryu ga Gotoku) para PS2 y PS3, basado en la mecánica de juego de GTA y ambientado en el universo Shenmue. Otro que promete es el Ryu Ga Gotoku Kenzan, que sólo ha sido publicado en Japón, en el que se desarrolla en Japón al principio de la era Edo, ¡espectacular!

    http://www.youtube.com/results?search_query=ryu+ga+gotoku&aq=0

    Responder
  25. Juan Carpintero
    Juan Carpintero Dice:

    Yo creo que Mortal Kombat sí ha aportado a la evolución de las artes marciales en los videojuegos. La digitalización de sus personajes imprimía mayor realismo, digamos que los anteriores videojuegos de lucha serían dibujos animados, mientras que Mortal Kombat sería una película “live-action”. En Street Fighter II se jugaba machacando botones y veías al personaje repitiendo una y otra vez el mismo golpe, por ejemplo cuando le dabas al puñetazo con Ryu, siempre daba puñetazos con la misma mano, eso es completamente irreal. En Mortal Kombat sin embargo se encadenan puñetazos. Detalles como éste aportaron mayor realismo a la representación de las artes marciales en los videojuegos.

    También están los videojuegos de artes marciales deportivas, como los de boxeo u, hoy día, los de artes marciales mixtas. Juegos en donde no hay poderes de energía, saltos estratosféricos ni nada así. Personalmente, creo que el problema de estos juegos es la jugabilidad, muy de simulador. A mí me gustaría que se conseguiera hacer un juego con combates realistas pero jugabilidad intuitiva. Virtua Fighter fue un pequeño paso hacia esto, lástima que los juegos de lucha 3D de ese estilo no hayan evolucionado en su concepto, sólo lo han hecho en gráficos.

    Pero la verdad es que las artes marciales están bastante integradas en los videojuegos, aunque sea mayoritariamente de manera fantasiosa, y es que hasta los personajes de Super Smash Bros tienen movimientos inspirados en las artes marciales, ¡Mario te puede hacer una técnica de kárate!

    Responder
  26. MARIO
    MARIO Dice:

    ESTO DE ACUER EN CASI TODO, LO UNICO ES QUE EL DEPORTE NO TE CREA DISIPLINA Y TAMPOCO MARCIALIDAD, LA PRACTICA TE CREA CONCIENCIA DE QUE TAN FUERTES SON TUS GOLPES, TE AYUD A MANTENER UN CONTROL, LA PALABRA NO ES MAS FUERTE QUE EL PUÑO, ES MUCHO MAS FUERTE LA MANO QUE ES CAPAS DE ABRIR OTRA PARA SALUDAR, ESE ES EL VERDADER SENTIDO.

    Responder
  27. TITO
    TITO Dice:

    HOLA,NO ESTA MAL TU ARTICULO.SOLO UNA COSA,EN CHINA NO SE LE LLAMA KUNG FU,SINO WUSHU.EL KUNG FU PARA ELLOS ES LA PERFECCION EN HACER CUALKIER TIPO DE COSA,SEA MARCIAL O SIMPLEMENTE COTIDIANA.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *